Versión desktop Versión móvil

¿Cuánto se puede ganar en la franquicia?

L.M.

La previsión de beneficios es uno de los puntos más importantes para un emprendedor a la hora de decidirse por una franquicia u otra. En Infofranquicias, hacemos una aproximación a qué se puede ganar en cada sector.

¿Cuánto se puede ganar con una franquicia?

Las cifras cambian mucho de un sector a otro.

La rentabilidad de las franquicias de un sector se suele parecer entre ellas, sobre todo con las que siguen una misma estrategia.

Por otro lado, dentro de un mismo sector, las empresas más competitivas pueden ganar más.

 

A la hora de entrar en una franquicia e invertir en ella, todos los emprendedores deben conocer la cuenta de explotación de la marca en cuestión. Es normal querer saber cuánto voy a vender, qué gastos voy a tener y qué cantidad voy a ganar. Todas las franquicias ofrecen sus cuentas de explotación, pero  hay que tener en cuenta que son cifras orientativas. Dos franquicias de la misma marca no ganarán siempre lo mismo. Son muchos los factores que influyen en ello, más allá del sector y de la enseña de la que se trate. La gestión que el franquiciado haga en el negocio, la ubicación del mismo, el tamaño del local… son sólo algunos de los aspectos que harán variar estas cifras.
Aún así, se pueden establecer de manera orientativa las cuentas de explotación de un negocio en función del sector en el que se enmarque.

Ganar con mi franquicia
¿Qué sector suele ganar más? ¿Qué gastos hay que tener en cuenta? ¿Qué porcentaje de las ventas serán beneficios? A continuación, arrojamos luz a estas dudas, estableciendo cifras tipo por sector.
A nivel general, es más fácil obtener éxito empresarial de manos de una franquicia. La central proporciona un Know How que permite a los franquiciados tener una serie de parámetros a los que ajustarse para conseguir el máximo provecho del negocio. Se trata de una especie de guía sobre cómo crear la empresa y cómo conseguir que funcione.

En restauración
El sector de restauración es el que obtiene un mayor porcentaje de beneficio operativo teórico: el 15% de sus ventas. De media, es el que más gana, como también es el que mayor inversión requiere. De media, los restaurantes obtienen unas ventas anuales por metro cuadrado de 2.500 euros, aunque la cifra puede oscilar entre los 1.500 y los 4.000 euros. El gasto que más peso tiene en un restaurante es el coste de producto, para el que se requiere en torno al 30% del total de la facturación. La segunda partida de gastos más costosa es el personal, para el que suele requerirse en 15% de la facturación. El alquiler supone sobe el 11% del total, entre otros gastos.
Así, si establecemos que un restaurante tipo tiene unos 150 metros cuadrados y factura 2.500 euros/m2, éste obtendrá unas ventas anuales de 375.000 euros, dedicando unos 112.000 euros al coste de producto, 56.250 euros para gastos de personal, 41.250 euros al alquiler, obteniendo unos 56.250 euros de beneficio final.
Se trata de cifras teóricas, que podemos observar en casos reales: las marcas de Comess Group (Lizarran, Cantina Mariachi, Pasta City, Rock & Ribs y China Boom) cifran su EBITDA anual en el 20% del total de las ventas. Por ejemplo, Lizarran, su cadena especialista en tapeo, obtiene unas ventas netas anuales de 432.000 euros por restaurante. Los gastos suponen el 80% de las ventas y el 20% se convierten en beneficios: 86.400 euros. En su enseña de comida americana Rock & Ribs, las ventas anuales ascienden a 576.000 euros y los beneficios son 115.000 euros.

Cifras en retail
El tipo de producto que venda el comercio en cuestión determinará en gran parte el beneficio operativo de la franquicia. No será la misma la facturación de una tienda de moda femenina que de una tienda de caramelos o decoración, por ejemplo.
De media, podemos establecer las ventas anuales en 2.500 euros por metro cuadrado, aunque en este caso la cifra puede oscilar entre los 1.000 a los 6.000 euros.
El coste de producto, el que mayor peso tiene, supone el 50% de la facturación anual, seguido del personal, que se lleva el 25% de las ventas. El beneficio operativo teórico suele ser del 5% del total de las ventas.
Estableciendo una cuenta de explotación tipo, si de media el local tiene 100m2 y las ventas son de 2.500 euros por metro cuadrado, al año, este comercio obtendrá una facturación de 250.000 euros: de esto, el coste de producto supondrá sobre 125.000 euros, el personal 37.500 euros y el alquiler (la tercera partida de gastos más costosa) supondrá 30.000 euros. De esta manera, esta tienda tipo ganaría al año unos 12.500 euros.
Si vemos algunos ejemplos en este sector, Aïta, cadena de complementos y accesorios de moda, obtiene un beneficio anual del 10% sobre ventas; y la red de papelerías Folder registra un beneficio del 8% sobre ventas.
 
Servicios
El sector de servicios está formado por negocios de autoocupación, lo que significa una mayor facturación, con lo que se cubre más fácilmente el punto muerto, obteniendo beneficios en un menor plazo de tiempo.
Aunque se pueden establecer una serie de gastos fijos, de personal y alquiler, la gran variedad de actividades que engloba este sector hace más difícil establecer cifras medias, ya que la variación es importante en función del negocio.
Influye mucho si el negocio ofrece un servicio central, como es el caso de las agencias de viajes o mensajerías, o si los servicios se consumen en el propio local, como en estética, clínicas odontológicas, tintorerías, inmobiliarias… En el primer caso, el beneficio viene determinado por las comisiones de producto, que varían según el sector. En el segundo caso, los precios del servicio hacen variar mucho las ventas, con lo que determinará en gran parte el nivel de beneficios.
Pongamos por ejemplo el caso de una agencia de viajes tipo. De media, puede obtener unas ventas anuales de unos 6.000 euros por metro cuadrado, lo que en el caso de tener unos 100 m2, ascendería a 600.000 euros. El margen bruto es del 25%, lo que supondría unos 450.000 euros. A este importe habría que restarle el personal se llevaría el 10% de las ventas, el alquiler el 3% y, teniendo en cuenta otros gastos varios, el beneficio operativo teórica se cifra sobre el 5% del total de ventas, que en este ejemplo, supone 30.000 euros.
Estas cifras, como hemos dicho, variarán en función del tipo de servicios que se ofrezca. Por ejemplo, la cadena especialista en manicuras y pedicuras d-uñas cifra su beneficio anual alrededor del 25% de las ventas.
Son cifras orientativas, a tener en cuenta entre otros muchos factores a la hora de decidir qué franquicia es la que más encaja con lo que buscamos. El mayor o menor nivel de beneficios responde a una gran cantidad de factores, y también hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en general, un restaurante obtiene más beneficios anuales, pero supone una mayor inversión inicial, con lo que la cantidad que hay que amortizar es mayor.
La Central debe mostrar al futuro franquiciado las cuentas de explotación para que éste pueda valorar todas las partidas y decidir si el negocio responde a sus posibilidades y expectativas.

Sabiendo cuáles pueden ser, a nivel general, las cifras de ventas, gastos y beneficios por sector, en el siguiente número de la revista abordaremos qué cuesta montar una franquicia y qué hay que tener en cuenta a la hora de calcular la inversión que se tendrá que realizar.  
 

Antes de abrir un local, nunca se puede saber realmente cuánto va a ganar.

Todas las franquicias tienen grandes variaciones de rentabilidad entre unas y otras ubicaciones.

En una misma ciudad, dos locales iguales de la misma marca, pueden llegar a tener beneficios distintos.

 

 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com