Versión desktop Versión móvil

El Desván Holandés, más fuerte que un roble

Franquicias y Negocios

Se basa en la comercialización de muebles y complementos restaurados o nuevos, importados del Norte de Europa con una excelente relación calidad – precio y de gran prestigio. Así se lanza al mercado la cadena de decoración El Desván Holandés, una firma que tras dos años en el mercado con una tienda piloto expande su concepto de negocio cargado de originalidad.

Hay que dar la bienvenida al sector de la decoración al mobiliario más original del mercado: de estilo rústico en muebles usados bien conservados, nuevos o restaurados que se importan desde Holanda u otros países del Norte de Europa. Es El Desván Holandés. ¿Novedad? Toda la que se quiera. Hablamos de una enseña innovadora con dos años en el mercado, que oferta un mobiliario novedoso, difícil de encontrar en nuestro país pero de mucho prestigio en Europa.

Los responsables de la firma se apoyaron en un exhaustivo estudio de mercado y tras ver los resultados, optaron por introducir este tipo de muebles en el sector español de la decoración. Son ya cientos de clientes los que se han definido como adeptos a sus artículos, básicamente por un motivo: la saturación de la oferta  existente en el sector del mueble. Ahí estaba El Desván.

Producto exclusivo

"Es fruto de una amplia experiencia internacional, tanto profesional como personal, por parte de los socios fundadores de 'El Desván Holandés'. Así surgió el desafío de traer hasta el mercado español este producto, tan desconocido entre nosotros como de gran prestigio en otros países como Alemania, Francia o incluso EEUU y Australia", explica uno de los responsables de la firma Germán Martínez. La clave del éxito de esta enseña reside en la exclusividad de sus productos: muebles de roble holandés, nuevos o recuperados, importados en su mayoría de Holanda y de otros países con una larga historia en el tratamiento de maderas, lo que da como resultados productos con una excelente relación de calidad – precio. Algunos de ellos son auténticas antigüedades que se comercializan a precios de ocasión y con importantes salidas en el mercado español.

Negocio innovador

La primera tienda piloto abrió sus puertas en Burgos ya con una buena base a sus espaldas. Este establecimiento sirvió para afianzar los cimientos de toda una red en expansión y para poner en práctica algunas estrategias comerciales innovadoras, así como aprender el día a día de un negocio en el que aún quedaba mucho por hacer.

"Teníamos identificado el producto y la necesidad del consumidor ya sólo nos quedaba llevar a la práctica lo que la teoría parecía confirmar: comercializar este tipo de muebles podría ser un excelente negocio. Y lo está siendo", subraya el responsable de la cadena.

En este punto, sólo quedaba probarlo y lo cierto es que los resultados llegaron rápido y avalados por una sólida estructura empresarial, el apoyo de sendos equipos profesionales repartidos en tres países distintos y un perfecto conocimiento del mercado que dejó el camino abierto para que El Desván se instalara a sus anchas en el sector del mobiliario español, o al menos, se pusiera a ello.

"Dos años después de la inauguración de nuestra primera tienda piloto y con un importante volumen de clientes satisfechos, no sólo hemos recuperado la inversión inicial, sino que hemos invertido con fuerza en la expansión del concepto tanto en la flota de vehículos como en el almacén y estamos a puntos de abrir una segunda unidad propia de mayores dimensiones, así como en fase de negociación para inaugurar nuestras primeras tiendas franquiciadas", apunta convencido Germán Martínez.

Inversión recuperada

El objetivo del grupo en estos momentos es concretar su expansión nacional con establecimientos propios y franquiciados. Busca emprendedores, futuros franquiciados a quienes les apasione este estilo de muebles y que entiendan esta actividad como una forma muy rentable de trabajar para sí mismos. Germán Martínez puntualiza: " Deben tener conciencia de que ponemos en sus manos un concepto válido y eficaz pero que también exigimos trabajo y dedicación para crecer juntos".

El Desván Holandés ya ha irrumpido en el mercado eso es un hecho. El público ha respondido, buscaban opciones más atractivas, innovadoras y económicas para decorar y las han encontrado. Ahora son los emprendedores quienes deciden. La decoración ya tiene otro matiz.

¿Por qué destaca El Desván?

• Producto excepcional por calidad, diseño y precio.
• Inversión reducida: por menos de 30.000 euros se puede abrir una tienda de 60m2 de El Desván.
• Ausencia de royalties de mantenimiento; aumentan la rentabilidad del concepto a través de la reducción de costes fijos o variables.
• Márgenes comerciales superiores a la media del sector.
• Política de Reducción de Riesgo: garantía de recompra del material adquirido si durante el primer año de operación se vieran obligados a cerrar por inviabilidad del concepto.
• Cuentan con un equipo de profesionales altamente cualificados repartidos por los tres países donde El Desván Holandés está instalado: Holanda, España y Portugal.
• Ofrecen un producto excepcional en calidad, precio, estética y exclusividad, esta es la clave de su concepto.
• Desde el año 2002 disponen de un establecimiento comercial propio en Burgos y una segunda unidad de mayores dimensiones en preparación, así como un almacén central desde donde serán distribuidos todos los pedidos de los diferentes establecimientos.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com