Versión desktop Versión móvil

Sector fotografía: La era digital

Franquicias y Negocios

Abandonar los carretes fotográficos en el baúl de los recuerdos. Esto, que hace una década era un sueño, hoy es una realidad gracias a los avances tecnológicos. La era digital ha alcanzado también al tradicional arte de la fotografía; las películas de haluro sensibles a la luz han dejado paso al píxel y el carrete a las tarjetas de memoria. La fotografía, alcanzado un punto en el que la evolución de las imágenes químicas era casi imposible, ha dado un vuelco espectacular y las empresas del sector han tenido que adaptar a él recursos y actividades.

Uno de los ámbitos tecnológicos que más cambios ha experimentado en los últimos 10 años ha sido el de la fotografía. Estas variaciones han afectado tanto al sector empresarial como a los profesionales que se dedican al arte de la imagen. Por un lado, la forma de entender la fotografía ha dado un vuelco, que también ha arrastrado con él a empresas y franquicias del sector, que se han visto en la obligación de adecuar sus servicios a las novedades que presenta el mercado y la demanda.

Con un siglo a las espaldas, los cambios en este arte se limitaban a mejoras en el consumo o en los materiales. Pero llegó un momento en el que la tecnología brindó la solución en bandeja de plata; la informática permitió que las imágenes pudieran verse al momento de capturarlas, retocarlas, etc. Y todo esto sin necesidad de laboratorios especializados, que han tenido que ajustar su oferta a la nueva realidad.

"La cámara digital lo ha cambiado todo, desde la máquina hasta la forma de entender la fotografía", afirma Francisco Calzada, director de franquicias de Foto Sistema, firma que franquicia desde 1989. "Hemos tenido que reciclarnos, ponernos al día, cambiar de hábitos", añade. Para Jesús Fernández, gerente de Foticos, enseña que inició su actividad en 1984 y que tres años después apostó por desarrollarse mediante franquicias, los cambios más importantes que ha sufrido el sector atañen al concepto de negocio: "hoy el mercado requiere una anticipación que antes no era necesaria porque el cliente actual solicita servicios antes de que estén previstos". Las cámaras digitales han impuesto, de este modo, una nueva forma de entender el negocio de la fotografía.

Emilio Álvarez, presidente de Interfilm, una de las principales franquicias que operan en el sector fotográfico, así lo afirma: "Es evidente que el sistema digital aporta ventajas indiscutibles a la imagen fotográfica". "Además –añade– el sector fotográfico está en el mejor momento de su historia".

Nos encontramos en la era de la imagen. Fotógrafos, profesionales y aficionados han tenido que incorporar las nuevas técnicas a su actividad, y empresas y franquicias del sector se han visto obligadas a modificar sus prestaciones, ofrecer al personal formación en las nuevas tecnologías, incorporar nuevos equipos que permitan el revelado digital, etc. Y, para hacer frente a todos estos cambios, las empresas han de tener presente su capacidad de inversión.

Según cifras del sector, hasta un 30% de las tiendas de fotografía actuales podría desaparecer ya que no pueden financiar la maquinaria específica que impone la tecnología digital. "Desde que empezamos la transformación del negocio, en 1999, hemos invertido más de 1.000.000 de euros en maquinaria, formación, I+D y servicios externos", explica Francisco Calzada. El gerente de Foticos califica el proceso de adaptación como "total": "estamos en un momento en el que no podemos parar y hemos de estar informados de lo que ocurre en el mundo digital para ofrecer lo mejor a nuestros clientes".

Cambios en el sector

Durante el año 2002 el sector de la fotografía facturó en España algo más de 81 millones de euros (55,5 millones pertenecían a los franquiciados) y ahora la sociedad de la imagen digital abre al comercio fotográfico unas posibilidades ilimitadas para que el negocio siga su crecimiento. Pero para que el eje del cambio digital no pase de largo por la tienda de fotografía, el comerciante debe estar preparado para identificar los cambios, diseñar las estrategias, asumir los desafíos y afrontar los nuevos retos que la sociedad digital exige a quienes pretenden liderarla.

Hoy la fotografía digital ha llegado al gran consumo. En la última campaña de Navidad, por ejemplo, en España se vendieron más de 121.000 cámaras digitales, cifra que triplica  las ventas del mismo período del año anterior (cerca de 34.000 unidades). Y las previsiones para los próximos años auguran un mayor crecimiento. El avance en las prestaciones y el descenso de los precios de las cámaras ha animado a muchos aficionados a decantarse por el formato digital. Cada vez llegan más CD's y tarjetas de imagen a las tiendas y hasta el 40% de los revelados que se realizan provienen de archivos digitales.

Otro cambio en el sector es que ha pasado de contar con un gran número de establecimientos con gran tradición familiar, a otro más concentrado, en el que grandes cadenas se han ido introduciendo paulatinamente. Las ventajas que ofrecen este tipo de empresas son decisivas: costes operativos más bajos  derivados de un mayor poder de negociación, que tiene su reflejo en el precio final ofertado al consumidor; introducción periódica de nuevas tecnologías, servicios más rápidos, mayor variedad de productos; acciones de publicidad más potentes y efectivas, etc.

Además, algunas compañías con poca experiencia en el sector fotográfico, como fabricantes de ordenadores o de electrónica, se han "subido al carro" gracias a la revolución digital. El gerente de Foticos ve este fenómeno como uno de los problemas más importantes: "antes el sector movía el 85% del mercado y ahora luchamos por no bajar del 40%".

Concepto de negocio

Como norma general, los conceptos de negocio de las tiendas de fotografía funcionan en localidades con una población mínima de entre 10.000 y 30.000 habitantes, dependiendo de la enseña. Por lo que se refiere a las dimensiones del establecimiento, requieren un local con una superficie mínima de entre 40 y 60 m2. La inversión inicial necesaria para montar un negocio fotográfico oscila entre 9.000 y 100.000 euros. En España funcionan 542 establecimientos fotográficos, 158 propios y 384 franquiciados.

El negocio de imprimir

¿Qué futuro le depara la fotografía digital al negocio de la impresión? Aunque las copias en papel que se realizan son cada vez de mayor tamaño, también son menos los que imprimen las imágenes capturadas con una cámara digital en centros especializados. Y es que, además de las impresiones que se realizan desde casa, también han cambiado los soportes en los que se visualizan las fotografías. Si hace unos años enseñábamos nuestro álbum de fotos, hoy mostramos las imágenes directamente en la pantalla del ordenador o las compartimos a través del correo electrónico. Estos nuevos métodos para compartir las capturas no son sino un palo en la rueda de los comercios que se dedican a la impresión fotográfica. No obstante, el presidente de Interfilm afirma que los clientes empiezan a comprender que, para obtener buenas imágenes, han de imprimir en establecimientos especializados: "en nuestras tiendas digitalizadas el negocio ha crecido un 45% en los últimos 120 días, frente a una caída del 33% en las no digitalizadas".

A dónde nos dirigimos

La irrupción de las técnicas digitales en el mundo fotográfico supuso toda una innovación difícil de superar. Aunque el sector se encuentra ante un futuro impreciso, algunos aventuran sus presentimientos:

"En el mercado se posicionarán grandes firmas y desaparecerán empresas tradicionales de varias generaciones". Emilio Álvarez, presidente de Interfilm.

"En dos o tres años el porcentaje del digital y del analógico se habrá invertido y será 70% de digital frente a un 30% analógico". Jesús Fernández, gerente de Foticos.

"La fotografía digital se separa cada vez más de los PC's y así aumentarán nuestros servicios". Francisco Calzada, director de franquicias de Foto Sistema.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com