Versión desktop Versión móvil

El mobiliario que lo dice todo

FDS Consulting

Vestir el local con los muebles adecuados es clave para la imagen del establecimiento.

El efecto del mobiliario en un punto de venta

En un punto de venta, los muebles deben estar pensados considerando los siguientes criterios:

1. Funcionalidad:

Los muebles de un establecimiento deben facilitar la compra del cliente y el trabajo del empleado.

  • Exposición: El mueble debe estar pensado para que el producto se venda. Debe ser coherente con el producto, con el target de cliente y con el sistema de compra. Cuando el producto necesite valorizarse, el mueble debe potenciar su imagen pero, cuando el producto necesita transmitir sensación de oportunidad, debe ayudar a provocar dicha sensación.
  • Almacenamiento: El mobiliario de un establecimiento también debe facilitar el almacenamiento y la reposición de mercancías en la cantidad y en la frecuencia adecuada. Se debe pensar en minimizar distancias, facilitar movimientos, esconder los elementos de desorden y facilitar la operaciones de recepción de mercancía.
  • Cobro: La zona de cobro suele ser una parte crítica de la tienda. Debe potenciar la velocidad de trabajo, la disponibilidad de materiales y herramientas de soporte.
  • Entretenimiento: Es habitual introducir muebles de entretenimiento para acompañantes con el objetivo de aumentar el plazo de permanencia en tienda.

2. Imagen:

Los muebles de un punto de venta contribuyen a la construcción global de la imagen. Hay formatos y negocios en los que el mueble es parte fundamental en esta tarea y se busca que sean diferenciales. Sin embargo, hay formatos en los que el mobiliario debe pasar totalmente desapercibido, construyendo la imagen a través de otros elementos.

3. Flexibilidad:

El mobiliario debe permitir la implantación de diferentes campañas y productos. El punto de venta debe posibilitar la flexibilidad y el dinamismo para tener un establecimiento más dinámico.

4. Coste:

El coste del mobiliario de un punto de venta varía mucho en función de las calidades, acabados, tipologías y fórmulas de producción y montaje. Los gastos suelen ser muy variables y pueden oscilar entre 300 y 600 euros por m² según las soluciones que se decidan. 

¿Qué tipos de muebles hay?

Los muebles comerciales por familias funcionales
En su mayoría, los muebles de los locales comerciales se pueden clasificar según cuatro familias que responden a su funcionalidad:

1.-Muebles de escaparate.
El objetivo del escaparate es llamar la atención desde la calle y atraer al público para que entre. En el escaparate el producto se suele valorizar mas con respecto al resto de zonas de la tienda. Por estas razones, se suele montar pequeños escenarios (escaparatismo). Los clientes no pueden acceder al escaparate, por ello los muebles tienen la función de soporte o apoyo de los escenarios montados por el escaparatista (podium o peanas). También son importantes las soluciones especializadas en exponer un producto de dimensión reducida valorizándolo (joyerías, accesorios de alto standing, etc.).

2. Muebles de mostrador:
Hay varios tipos de mostradores:

  • Mostrador de exposición y cobro: donde se expone y se vende a la vez el producto (si sus dimensiones lo permiten). Es una zona de relación entre consumidor y vendedor. Este tipo de mostrador se utiliza en tiendas donde quien vende enseña el producto explicando sus características al consumidor (joyerías, relojerías, ópticas, farmacias, etc.).
    En panaderías, pastelerías o heladerías la exposición es la principal tarea del mostrador.
    La barra de cafeterías o bares también se utiliza para exponer productos a través de vitrinas  refrigeradas, pero en el caso de las barras, el límite entre mueble y artefacto de obra es poco definido.
  • Mostradores de cobro: Los mostradores donde únicamente se cobra se encuentran localizados en establecimientos de gran metraje, donde el personal que atiende al consumidor está próximo a los muebles para exposición lineal o central. Sin embargo, al ser zonas muy calientes por las que pasan todos los clientes en ellas se ubican artículos de venta por impulso.
  • Mostradores de pedido: Finalmente, mencionamos los mostradores para venta de servicios o productos no transportables por el mismo consumidor (concesionarios de coches, agencias de viajes, tiendas de interiorismo, etc.), donde el mostrador suele tener dos niveles, uno inferior como zona de despacho y uno superior de atención al publico (mostradores tipo recepción). Esta tipología responde a una venta que necesita tiempo, provisión de información, confección de presupuestos y una cierta privacidad.


Esta gran variedad de mostradores dificulta una producción en serie de este tipo de muebles, siendo más difícil la obtención de precio.

3. Muebles de Lineal:
Se entiende por lineal todo tipo de mueble que se expone a lo largo del perímetro de la tienda. Bajo esta definición podemos encontrar tipologías muy diferentes:

  • La más común es el sistema de cremallera con estanterías y accesorios.
  • La pared de lamas.
  • Vitrinas.
  • Nichos en las  paredes.
  • Paneles con agujeros para tubos frontales.
  • Estanterías fijas que no utilizan el sistema de cremallera.

Los sistemas de paredes a lamas o estantes con cremalleras tienen la capacidad de exponer varios productos con un único sistema de base, por esta razón, su estandarización es eficaz.
La imagen de los muebles estándar se puede llevar a buenos niveles personalizándolos con elementos gráficos y de merchandising a bajo coste y fácilmente renovables.

4. Muebles centrales:

  • Góndolas: Consiste en utilizar  el mismo tipo de exposición que hay en pared pero de forma ‘freestanding’ en medio de la tienda, aprovechando espacios útiles.
  • Mesas:
    - De apoyo: Se usan por el personal de tienda para mostrar el producto al consumidor.
    - Las mesas de exposición de producto:
    I. Sistema de cristal tipo mostrador. En tiendas de pequeños productos  no accesibles al publico  (joyerías, relojerías y ,en general, accesorios de valor) el mostrador y el mueble central se funden  en un único bloque de planta cuadrada o rectangular definiendo un espacio  en cuyo interior se ubica el vendedor.
    II. Sistema con barras para perchas en su parte inferior para textil.

Los muebles comerciales por sistema de fabricación

Hay dos grupos de muebles según el tipo de fabricación, que además son combinables para un mismo punto de venta:

1. Los muebles estándar:

Son muebles de alta funcionalidad, bajo coste y mínimo nivel de   construcción de imagen. Son muebles que ya están fabricados, luego el coste es bajo. No hay   diseño y están industrializados. Suelen funcionar para todo tipo de lineal y de góndolas gracias a su buena relación entre la  calidad y precio.
Son ejemplos típicos las paredes a lamas o los estantes con cremalleras en las que exponemos con un único sistema, desde electrodomésticos de gran tamaño hasta camisetas de textiles.
Sin embargo, para mesas centrales, muebles especiales de escaparate o mostradores, el mercado estándar no ofrece a día de hoy y a paridad de precio, un buen nivel de calidad e imagen.

2. Los muebles a medida:

Son caros, deben construir imagen y su funcionalidad debería ser alta pero no siempre se consigue debido a que el coste de diseño para una unidad nunca puede ser muy elevado.
Son aquellos que no existen antes del diseño ni, por supuesto, están fabricados, y requiere la puesta en marcha de una producción a partir de cero. Suelen usarse en casos en los que se necesitan distintos muebles para distintas funciones: esta diferenciación impide la existencia de un único modelo y, por tanto, de su producción industrial a gran escala, también para casos en los que no hay diferencia de coste elevada entre el modelo estándar o a medida (mostradores).
Fabricar todos los muebles nuevos expresamente para un local es la opción mas cara y es     recomendable en aquellos casos cuyo branding exige una imagen muy exclusiva.
La puesta en marcha de una nueva producción también se justifica si existe la certeza desde un principio, de la apertura de cierto numero de locales con la misma marca.

Combinación de elementos

La combinación de mueble patrón y a medida permite tener una inversión global contenida, un buen nivel de funcionalidad y centrar la construcción de la imagen de la tienda a través algunos muebles y de los elementos de merchandising. Normalmente, la gran mayoría de los muebles de un local comercial pueden estandarizarse: el lineal y las góndolas. Sin embargo, se pueden encargar algunos muebles a medida  para aquellas zonas donde es más importante valorizar la marca (escaparate o mostrador). Si no utilizamos piezas con materiales nobles o con formas complicadas a realizar, la diferencia de coste entre un mueble artesanal y uno industrial puede ser menos importante.

Conclusión

A la hora de escoger cual será el mejor equipamiento para nuestro local tenemos que tener en cuenta varios conceptos de base: La principal función de los muebles de pared y de las góndolas centrales es la exposición de la mercancía: el producto es el protagonista lo que nos permite escoger un  mobiliario estándar que reduzca la inversión. Los muebles que exponen producto pero a la vez son instrumentos para la promoción de la marca (mostradores o muebles especiales para escaparate) no tienen un modelo único repetido en gran escala como las paredes en lamas y por lo tanto no hay una  diferencia de coste relevante entre su encargo a medida y su compra en grandes empresas de producción industrial. La personalización de los muebles con elementos de merchandising nos permite elevar el nivel de imagen manteniendo los costes reducidos y variando con frecuencia  su aspecto.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com