Versión desktop Versión móvil

Cartridge World, tinta de líder

Franquicias y Negocios

La marca expande con fuerza su concepto de reciclaje de cartuchos de tinta y toners en España, tras alcanzar el éxito en países de todo el mundo.

El éxito alcanzado en sus más de 760 centros, ubicados en países de todo el mundo, es la principal garantía de Cartridge World, enseña que ahora apuesta por desarrollarse en nuestro país. Locales a pie de calle, un sistema propio de reciclaje y una sólida expansión internacional son sus armas más poderosas.

Nació en Australia en 1988, país en el que lanzó su concepto de negocio basado en el reciclaje de cartuchos de tinta y toners. Cartridge World decidió iniciar su desarrollo en España mediante franquicias hace poco más de un año y, desde entonces, no ha parado de crecer en el mercado. En la actualidad cuenta con 760 centros operativos repartidos por todo el mundo (ocho en nuestro país). Además de reciclarlos, la enseña vende cartuchos de tinta y toners nuevos para impresoras láser y de inyección de tinta, papel, impresoras... Un negocio que ha implantado con resultados óptimos en países como Estados Unidos o Francia, entre muchos otros. Ahora, como atestigua Craig Mather, director general de la firma, apuestan por nuestro país: “tras la instalación de franquicias piloto en España, hemos emprendido una fase de expansión agresiva y ofrecemos las bases para desarrollar con éxito el negocio en este país”.  

Método exclusivo

“Rellenamos los cartuchos de los clientes en el propio centro”, explica Craig. Esta es una de las principales diferencias que Cartridge World presenta frente a sus competidores. El usuario se dirige a una tienda Cartridge World y, tras esperar entre cinco y 15 minutos, retira su cartucho rellenado. En cambio, el resto de empresas que operan en el sector suelen realizar el servicio por correo. Con locales ubicados a pie de calle, la enseña enfoca su negocio a un segmento de clientes amplio: empresas, pymes y particulares. Craig declara que la enseña ha conseguido probar y consolidar su modelo y convertirse en “líder a nivel mundial dentro del sector”. Cartridge World emplea un sistema propio para las recargas, que le permite rellenar, como sostiene el director general, “el 95% de los formatos de cartucho que existan o aparezcan en el mercado”. Es su principal ventaja competitiva. 

Mercado en crecimiento

Reciclando un cartucho, el usuario puede ahorrarse hasta un 60% del coste que supone uno nuevo y, además, contribuye a preservar el Medio Ambiente, como señala Craig: “con el reciclado se evita que 40 millones de cartuchos de tinta y siete millones de láser se desechen cada año”. Un cartucho puede llegar a necesitar 450 años para degradarse completamente. Y, la conciencia que existe sobre el tema medioambiental es cada vez mayor; la Unión Europea, comprometida con el concepto, prevé regular la legislación para prohibir, el próximo año, la protección de cartuchos y animar, de este modo, a su reciclaje. Un negocio que pasa por su mayor momento de crecimiento apoyado, además, en las nuevas tecnologías. “Cada vez se venden más cámaras digitales y los usuarios demandan una mayor calidad para las impresiones que realizan en casa”, sostiene el director de Cartridge World.

Productos de máxima calidad

La base sobre la que la firma apoya su desarrollo en nuestro país es el potencial que representa el mercado español, en el que existen 9,2 millones de usuarios de ordenadores, cifra que aumenta un 20% anualmente. Uno de los principales propósitos de Cartridge World es complacer a todos estos clientes: “utilizamos materiales de alta calidad para satisfacer plenamente a la clientela y ofrecer el 100% de garantía”, apunta Craig, quien asegura que tanto las tintas que utilizan como los productos con los que sustituyen las partes gastadas “no presentan ninguna diferencia con los originales”.

Innovaciones mundiales

Una de las ventajas que Craig subraya de cara a los franquiciados de Cartridge World es que “disponen de acceso exclusivo a los mejores productos e innovaciones del sector procedentes de todo el mundo”. La capacidad económica con la que ha de contar un emprendedor para abrir una franquicia de Cartridge World es de unos 60.000 euros. Con este dinero y un local de 55 m²  el franquiciado accede “a todo el conocimiento y habilidades que el grupo se ha forjado en los últimos 15 años a nivel mundial”. Para conocer cómo trabaja la enseña, el franquiciado pasa dos semanas en el centro de formación de la empresa, donde recibe todos los conocimientos necesarios para iniciar el negocio. Además de la formación inicial, la Central apoya de forma constante a sus asociados para, como sostiene Craig, desarrollar una red fuerte “trabajando junto a ellos codo con codo”.

Cartridge te apoya para que crezcas

La Central de Cartridge World afirma trabajar codo a codo con sus franquiciados para potenciar el desarrollo de la red. Por eso les ofrece su apoyo:   

  • Programa de formación durante dos semanas en su oficina central.
  • Existencias de tinta y toner para iniciar el negocio.
  • Apoyo constante durante la construcción de la tienda y una vez puesta en marcha la actividad.
  • Reuniones y seminarios donde se informa de los avances del sector.
  • Todo el soporte necesario a través de un departamento técnico especializado.

Un sector en auge

Cartridge World alía dos sectores en boga y con buenas perspectivas de futuro: el de las nuevas tecnologías y el Medio Ambiente.

  • Beneficio para el consumidor: el cliente ahorra hasta un 60% recargando los cartuchos de su impresora.
  • Negocio en crecimiento: los cartuchos que se desechan originan muchos residuos y cada vez existe más conciencia de que el reciclaje ayuda a preservar el Medio Ambiente.
  • Nuevas tecnologías: cada vez existen más ordenadores, más impresoras, más cartuchos para rellenar y, por lo tanto, más clientes potenciales. Además, se estima que las ventas de  cámaras fotográficas digitales aumentarán y, con ellas, el usuario buscará impresiones de calidad.
  • Legislación: La UE está comprometida con el concepto y legislación de reciclaje para prohibir la protección de cartuchos y, de esta manera, animar a más personas a reciclarlos.

Haciendo cálculos

  • Local: 55 m², ubicado en una zona comercial, residencial o de negocios.
  • Inversión: 60.000 euros, incluido el canon de entrada, la formación de dos semanas y todo lo necesario para iniciar el negocio. Se recupera en un año aproximadamente.
  • Royalties: 6% sobre los ingresos
    derivados de la recarga de cartuchos y la venta de cartuchos nuevos, y el 3% sobre las ventas de artículos informáticos e impresoras.
Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com