Versión desktop Versión móvil

Cómo elegir una constructora para un local comercial

Franquicias & Negocios

En este artículo reflexionamos sobre los aspectos que debemos considerar al elegir a un proveedor.

El acondicionamiento de  un local para su uso comercial, requiere la ejecución de una obra y por lo tanto la contratación de una constructora. La elección de la mejor constructora es imprescindible para mantener plazos y costes dentro de las   previsiones y para enfrentarnos de la mejor forma a todas las problemáticas que suelen surgir durante la fase de ejecución de una obra.
En este artículo les ofrecemos unos criterios para la elección de la constructora más adecuada.

Las variables que marcarán el éxito de una empresa en una reforma son:

  1. La capacidad de presupuestación: El método, velocidad, concreción y acierto son claves ya que sitúan qué se hará, cuánto costará, cuánto puede durar y cómo se hará. 
  2. El cumplimiento de un plazo bueno: Mantener la ejecución en plazos razonables, posibles y contenidos es un aspecto importante.
  3. La ejecución con una calidad correcta: En la ejecución de una obra siempre salen incidencias y problemas de calidad. Es importante que el nivel sea bueno y los fallos mínimos. La capacidad de corrección también es importante.
  4. El precio dentro de márgenes de mercado: El precio no es el único indicador. Sin embargo sí es importante que sea acertado, ni demasiado alto ni demasiado bajo.
  5. La transparencia en la comunicación de las incidencias: Dado que siempre salen problemas es clave que exista transparencia para conocer las incidencias y poder ponerles remedio.
  6. La capacidad de resolver las incidencias que seguro irán saliendo es también muy importante.

La elección de la empresa constructora se realiza durante el análisis de presupuestos. Hay 6 puntos dónde podemos analizar el grado de encaje con el proyecto:

1. Especialidad:
Existen varios tipos de constructoras: generalistas, de viviendas, de fachadas, de  prefabricados , de locales comerciales, etc.
Lo primero que tenemos que comprobar es que estemos eligiendo una constructora de locales comerciales o de espacios interiores. La tipología de problemáticas es diferente y la especialización es muy importante para ser eficiente. Una constructora que gestiona obras complejas es perfectamente capaz de gestionar una reforma simple pero no tendrá interés ni será eficiente en su ejecución. Por otro lado, un equipo que trabaja diferentes tipos de obra no estará organizado para atacar locales ni estará acostumbrada a sacar los problemas típicos que salen.

2. Motivación:
La capacidad es importante, pero no lo es menos la motivación que tiene la compañía en ejecutar ese tipo de trabajo.
Debemos valorar su grado de motivación para ejecutar la obra. Si percibimos que empezar los trabajos supone un enorme esfuerzo para la constructora y todo nos indica que no tiene disponibilidad en aquel momento, entonces es mejor dirigirse a otra empresa, que en este momento tenga mas facilidad para empezar el trabajo. Hay que pensar que muy difícilmente nos dirán que no lo pueden hacer, pero es muy problemático averiguarlo cuando sea demasiado tarde.

3. Actitud durante la ejecución de un presupuesto:
Durante el análisis que la constructora hace de los planos y de la memoria constructiva, podemos entender el grado de preparación técnica  y de profesionalidad. Un muy mal indicio  sería que no nos hiciera ninguna pregunta y preparara un precio sin comentario alguno: será indicador de que no tiene interés ni capacidad de prevenir las posibles problemáticas.

 

4. El plazo de redacción del presupuesto:
El plazo de ejecución del presupuesto es una buena ocasión para valorar la seriedad de una  constructora. Más que la rapidez en la redacción del presupuesto, el valor estará en la capacidad de cumplir el compromiso sobre una fecha pactada anteriormente.
La velocidad indicará el grado de conocimiento de la especialidad. Cosa que se deberá matizar junto con el grado de detalle, precisión y acierto en los trabajos presupuestados.

5. Análisis del presupuesto:
El constructor tiene mayor o menor trabajo en la redacción del presupuesto en función del grado de detalle del proyecto ejecutivo del que se disponga. El constructor debe saber interpretar el proyecto ejecutivo y complementar aquellos detalles de ejecución que no se lleguen a concretar en el mismo. Uno de los mayores valores que puede tener un constructor es de  justamente suplir las faltas de un proyecto durante la realización de su presupuesto.

6. La valoración económica:
Es muy fácil decidirse por el presupuesto más barato.
El presupuesto más barato no asegura el precio final más bajo.
No hay que caer en la tentación de escoger la más económica entre todas las propuestas solicitadas.
El valor legal de un presupuesto es muy limitado y el coste real de una obra son las facturas, no el presupuesto. Tengamos por lo tanto en cuenta nuestra valoración objetiva sobre la seriedad de la constructora, sobre su experiencia previa, y los demás valores anteriormente mencionados. 
La valoración de una constructora requiere cierta experiencia en el sector. Es aconsejable que quien no haya nunca tenido experiencia y se enfrente por primera vez a una obra lo haga bajo asesoramiento de un técnico competente.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com