Versión desktop Versión móvil

Entrevista al creador y director general de idelialista.com

Jesús Encinar: “Emprender fue un deseo irrefrenable de ser mi propio jefe y tener libertad”

Leticia Medina | 28/04/2014 | 10:07

Jesús Encinar: “Emprender fue un deseo irrefrenable de ser mi propio jefe y tener libertad”

Jesús Encinar se ha convertido, con menos de 40 años, en uno de los líderes empresariales españoles con mejor reputación. Es una de las personalidades más respetadas del panorama digital y se ha ganado estos reconocimientos con su trayectoria de emprendedor. Jesús es el creador y director general del portal inmobiliario líder en España idealista.com. Lo creó en 2000, hace ya 14 años, y ha conseguido llevar esta web hasta los primeros puestos en los rankings de empresas españolas exitosas en internet.

Antes de crear idealista.com, Jesús trabajó como director de consultoría de Wolf olins y fue consultor de diseño y estrategia en Silicon Valley. Tiene un MBA de Harvard Business School y ha sido nombrado Young Global Leader por el World Economic Forum. Con este currículum, en 2000, decidió dejarlo todo para emprender  y crear en España una web que ayudara a la gente a encontrar casa.

Cuando creaste idealista.com, contabas con una buena posición profesional. ¿Por qué decides dejarlo todo y crear tu propia empresa?
J. E:
Este tipo de decisiones se toman más con el estómago que con la cabeza. Emprender, para mí, fue una corazonada, un deseo irrefrenable de ser mi propio jefe y tener libertad, basada más en las ganas de cambio en un momento de mi vida que en un análisis racional. Supongo que entendía que había llegado mi momento. Me apetecía emprender, poner en marcha mi propia empresa, tenía las ganas. El día en que decidí dejarlo todo para montar idealista.com fue probablemente el momento más duro que he tenido en mi vida como emprendedor. No fue un momento fácil. Fue una decisión en completa soledad. Sentí un enorme peso en el estómago, incluso me temblaban las manos al darme cuenta del riesgo que iba a correr. sin dinero, sin socios, sin una idea clara y con mucho que perder. Hoy creo que si me hubiese parado a tomar la decisión fríamente, considerando los pros y los contras, los costes y el sufrimiento, la decisión más racional, aquella como resultado de un desapasionado análisis de posibilidades, riesgos y beneficios, habría sido continuar mi carrera como consultor.

Menos mal entonces que no lo pensaste fríamente… Tras la costosa decisión, ¿fueron difíciles los inicios de idealista.com?
J. E:
Los primeros años de idealista.com fueron apasionantes, pero llenos de incertidumbre. Tras volver de Estados Unidos y descubrir que en España no había una página web que resolviera la necesidad de información inmobiliaria (y que yo había probado con éxito en mis mudanzas entre la costa este y oeste americanas) decidí montar algo para ayudar a la gente a encontrar casa sin pasar por el proceso casi traumático que viví a mi vuelta. En ese momento busqué compañeros de viaje con los que montar la empresa –algunos siguen conmigo en idealista catorce años después-. En aquel momento, los socios tuvimos que reducir nuestro nivel de vida al máximo y vivir por y para la compañía. Fueron años duros hasta convertirnos en líderes de mercado, pero hoy día es una enorme satisfacción ver cómo el modelo no solo funciona en España, el primer país donde surgió idealista.com, sino también en otros mercados donde hemos exportado nuestra experiencia: Italia y Portugal.

¿Cuál fue la inversión inicial para crear idealista.com?
J. E:
La inversión inicial que puse de mi bolsillo para que idealista.com echara a andar fueron todos mis ahorros: 60.000 euros. Con ese dinero podía haber pedido una hipoteca para comprar una vivienda en el año 2000, pero preferí invertirlos en montar mi empresa. La inversión total fue de 600.000 euros.

¿Con cuántos trabajadores cuenta idealista actualmente?
J. E:
En idealista.com seguimos buscando talento y el número de personas que forman parte del proyecto crece cada semana. De hecho en los últimos años, a pesar de la crisis, no hemos dejado de crear empleo cualificado y aumentar el equipo hasta los más de 250 profesionales que hacen hoy idealista sea una realidad cada día en los tres mercados donde está presente.

¿Cómo explicas su gran éxito como web de búsqueda inmobiliaria?
J. E:
En el caso de idealista.com siempre tuvimos claro que la base de nuestro trabajo debía estar en el respeto: respeto a los usuarios, respeto a los integrantes del equipo, respeto a los profesionales, respeto por los medios de comunicación y por los mercados. Respetar a todos es la única manera de ganarse su respeto y eso es lo que hace que los proyectos tengan éxito.

¿Y qué planes de crecimiento tenéis para este 2014?
J. E:
En idealista 2014 se nos presenta apasionante. Además de trabajar para mantener el liderazgo en España de idealista.com y rentalia.com, seguiremos creciendo en idealista.it. Acabamos de lanzar también idealista.pt para Portugal y creemos que el crecimiento internacional será clave éste y los próximos años.

Además tenemos mucha ilusión con nuestro bróker hipotecario, idealista.com/hipotecas, que hoy día es la mejor manera de buscar una hipoteca online y que a poco que los bancos abran el crédito se convertirá en el mejor aliado para los compradores. A nivel técnico, estamos teniendo un importante crecimiento en dispositivos móviles y estamos ya planeando nuevas utilidades para los usuarios de ios y android. El objetivo, 14 años después, sigue siendo el mismo: ayudar a la gente a encontrar casa de la manera más sencilla y rápida posible, independientemente del dispositivo con el que acceda el usuario a nuestro contenido.

11870.com es otra empresa creada por ti y que ha alcanzado el éxito en Internet. Cuéntanos, ¿por qué la creaste?
J. E:
A mediados de 2003 no conseguía entender el bajo nivel de muchos de los 118 que se crearon al liberalizar el servicio 1003. Ningún 118 utilizaba internet como canal. Se dedicaban a invertir en publicidad y contratar gente joven para responder al teléfono. Empecé a darle vueltas a la idea de lanzar un servicio de información sobre empresas por internet. Así nació 11870.com y desde entonces se ha convertido en un referente  en España, con una inmensa comunidad de usuarios que suben contenido, lo comparten y aportan su experiencia. Es una gozada ver cómo cada mes crece todo: usuarios, tráfico, uso, ingresos…

Eres también inversor en otros proyectos de internet, como Rentalia.com o Toprural. ¿Te dedicas a invertir en start-ups tecnológicas que te resultan interesantes o sólo han sido casos puntuales?
J. E:
Vendí mi participación en Toprural hace tres años. Y en el caso de rentalia, fue idealista.com quien adquirió en 2012 el 100% de la compañía. A la hora de invertir siempre busco proyectos interesantes, pero lo que me hace decantarme por uno u otro son siempre las personas que hay detrás. Las sensaciones con ellas son siempre la clave.

¿Dónde recomiendas buscar financiación a la hora de crear una nueva empresa?
J. E:
Por mi experiencia, la mejor opción es comenzar buscando capital en tu entorno más cercano, el llamado friends and family. Que la gente que mejor te conoce apueste por tu proyecto y tu implicación en el mismo es un mensaje muy importante para todos a los que pedirás financiación después. Si los tuyos no creen en ti, ¿por qué iba a hacerlo otro? Y para mí es muy relevante cómo se plantea el emprendedor el proyecto: si se dedica a tiempo parcial no suelo estar interesado: si el propulsor de la idea no invierte su tiempo, para qué voy a invertir mi dinero? Solo cuando un emprendedor “quema sus naves” y se dedica en tiempo y alma hay alguna opción para el proyecto. Hay tanta gente montando proyectos buenos a los que dedican su vida que cuando me encuentro una persona que solo se ve como emprendedor a tiempo parcial no creo que tenga muchas opciones.

¿Cómo crees que debe presentarse una start-up ante los posibles inversores?
J. E:
Después de haber visto muchas presentaciones de emprendedores buscando financiación para startups veo un fallo común de fácil solución: al hablar de tu negocio hay que hablar en presente.
No digas "seremos". Di "somos". Cada vez que un inversor en una presentación escucha "queremos llegar a ser", "vamos a ser", "seríamos", "nos convertiremos en", etc., lo que está escuchando son dudas, riesgos, incertidumbres. Hablar en futuro resta credibilidad.

No digas "proyecto". Di "empresa". Al hablar de tu "proyecto" hace que tu negocio parezca un experimento, un trabajo de fin de carrera o un deseo. Los inversores quieren invertir en empresas, no en "proyectos". Un proyecto es algo temporal, de poca dedicación, experimental. Cuando buscas financiación quieres parecer algo serio, de dedicación plena. reducir la impresión de riesgo.

No digas "año 1, año 2". Di "2012, 2013". De nuevo, esos planes de negocio donde las proyecciones se hacen sobre año 1, 2, 3, etc., parecen ejercicios mentales con pocas bases de realidad. Hacen que parezca que la empresa es teórica. Todos los materiales que presentas tienen que ser, o al menos parecer, reales.

Te has convertido en un líder empresarial de referencia, una figura dentro del mundo de Internet. ¿Cómo sienta eso de recibir estos reconocimientos, además siendo tan joven? 
J. E:
Todos los premios y reconocimientos que he tenido los tomo con una pizca de sal. Hoy estás arriba y mañana, abajo, y lo peor que puedes hacer es creerte todo lo que te dicen. Soy un poco desconfiado y aunque es bonito que te reconozcan el trabajo lo tomo con cierta distancia. Más que a mí, soy consciente que se premia el trabajo del equipo, de toda la gente que lleva conmigo tantos años dando lo mejor de si mismos. Para mí lo más importante es haber sido capaz de liderar un grupo de personas que han creado un sitio donde se trabaja a gusto, de manera muy intensa pero desde el respeto por la diversidad, donde se valora por encima de todo el talento, aunque seas todo lo raro que quieras, y se cuida la carrera profesional de cada uno.

¿Cómo te definirías como emprendedor?
J. E:
En mi caso, creo que emprendí porque lo llevaba en los genes. Siempre he sido consciente del sufrimiento y el sacrificio que supone tener un negocio propio, lo he visto en casa desde que era pequeño. Además, en España los empresarios no gozan del mismo respeto y ayudas que en otros países de nuestro entorno. Provengo de una familia de pequeños empresarios. Mis padres siempre han sido emprendedores autónomos y desde siempre nos han inculcado a mis hermanos y a mi la capacidad de trabajo y la disciplina. En casa todos hemos participado de una u otra manera en los negocios de mis padres. Supongo que todo eso va dejando su poso y en un momento determinado, cuando la vida te plantea las circunstancias adecuadas, te lanzas a emprender y te conviertes en tu propio jefe.

A la hora de crear un negocio en Internet ( y ante el gran número de negocios que se crean en la red), ¿qué hay que tener en cuenta para que sea exitoso y logre destacar?
J. E:
En un proyecto lo más importante no es la idea sino el equipo que está detrás. Rodéate del mejor equipo del mundo y todo saldrá mejor. La mejor idea del mundo con un equipo mediocre no llega a ningún sitio, pero un equipo brillante puede hacer un gran negocio hasta de una idea mediocre.

¿En qué sectores dirías que existen hoy día oportunidades de negocio?
J. E:
Si quisiera montar una startup lo haría con unos gastos ligerísimos, la mínima infraestructura, recortando al máximo mis gastos y preparándome para 2-3 años duros. En cuanto a los sectores, creo que las recomendaciones de usuarios son una gran cantera de buenos proyectos en los próximos meses y años.

De toda la situación de crisis económica y social que vivimos, ¿qué es lo que más te preocupa?
J. E:
Hemos vivido unos años que no eran reales y nos hemos llegado a creer que sí, que eso era “lo normal, lo habitual”. La vuelta a la normalidad está siendo dura, con ajustes muy severos, necesarios pero que nos ha roto el sueño que vivimos hace 6-8 años. Y el resultado es que las diferencias se van agrandando, y me preocupa la desigualdad que el ajuste está creando en nuestra sociedad, no solo en la española. Cuando salgamos de la crisis deberemos buscar las fórmulas para poder crecer intentando que la desigualdad no aumente, pero si la única opción es mirar a los que más ganan y penalizarles, creo que será una mala idea. Los países con rentas per capita más altos son también los que cuidan más a las empresas, la flexibilidad laboral, la creación de riqueza.

¿Crees que habría que incentivar de alguna manera la creación de empresas?
J. E:
En un momento como el actual es necesario que desde la administración central se tomen medidas para fomentar el emprendimiento y la creación de empleo privada. La legislación española pone las cosas muy cuesta arriba para las start-ups. Con sólo tres cambios se haría la vida más fácil para todos los emprendedores, pero muy especialmente para los emprendedores de internet y tecnología: un esquema fiscal que permita planes de opciones; contratos laborales que puedan deshacerse en el caso de que el negocio no salga; y devolver el IVA mensualmente a las empresas sus primeros años de vida.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com