Versión desktop Versión móvil

Aplicación de la tecnología en el sector de la tintorería

Lavalocker, una nueva generación de tintoterías

Leticia Medina | 30/05/2014 | 10:30

Lavalocker, una nueva generación de tintoterías

Lavalocker ha aplicado la tecnología y ha apostado por la flexibilidad de horarios en un sector tan tradicional como el de la tintorería y la lavandería. El creador es Edward Hamilton, un consultor inglés que vive en Barcelona desde hace cuatro años y que, ahora, con esta start-up, quiere facilitar y promover el uso de estos servicios. La tecnología es su aliada.

Cómo innovar en un sector tan tradicional como el de la tintorería? Edward Hamilton lo ha hecho. Este emprendedor inglés, consultor profesional afincado en Barcelona desde hace cuatro años, ha dado una vuelta de tuerca al sector de la tintorería y la lavandería creando Lavalocker. Con este proyecto empresarial, recién lanzado al mercado en Barcelona, Edward ha querido incorporar dos factores que, según su experiencia, eran necesarios en este sector: horarios más flexibles y aplicación de nuevas tecnologías.

Con estas dos premisas como base, Lavalocker ofrece servicio 24 horas de limpieza de ropa, sin necesidad de que el cliente se tenga que desplazar para llevar sus prendas. El negocio funciona de la siguiente manera: Lavalocker coloca taquillas en edificios de viviendas o de oficinas donde el cliente deja sus prendas sucias. Al dejarlas y cerrar la taquilla con un código, el cliente envía un sms gratuito a Lavalocker, que se encarga de recoger la ropa, realizar el servicio de limpieza y, en un máximo de 48 horas, devolvérsela al cliente en la misma taquilla donde éste la dejó. Sin esperas, sin moverse hasta la tintorería o la lavandería. Y además, con un precio asequible y razonable. "Queremos que sea una opción accesible para todos los públicos, desde profesionales que necesitan lavar sus camisas, a aquellos que quieran lavar toda su ropa de cama, o estudiantes que quieren hacer sus coladas porque no tienen lavadora...", explica Edward.

El origen
Nacido en Inglaterra, Edward ha trabajado en el sector de la consultoría y las finanzas en Londres y Nueva York hasta hace cuatro años y medio, cuando se trasladó a Barcelona y creó la empresa Green Bean, una consultora que apoya el desarrollo de pymes y emprendedores. Ahora, ha lanzado este nuevo proyecto, Lavalocker, una start-up que incorpora un novedoso e innovador sistema al sector de la lavandería y tintorería.

Todo surgió por una necesidad personal: Edward llevaba cada semana sus camisas a la tintorería. Le costaba encontrar el momento de llevarlas, esperar las colas, volver a recogerlas... Y todo dentro de unos horarios comerciales muy marcados. "Para mí, era una tarea aburrida y que me quitaba mucho tiempo, que no tenía", detalla. Fui ahí cuando pensó que era necesaria más conveniencia en este sector: horarios más flexibles y hacer uso de las tecnologías. "Con Lavalocker, tienes la tintorería en el móvil", destaca. "Dejando tus prendas en las taquillas, sólo tienes que enviar un mensaje gratuito y en un máximo de 48 horas tienes tus prendas lavadas y planchadas".

Lavalocker tiene un local que actúa como base central de la empresa y en el que también hay habilitadas taquillas para que el cliente deje sus prendas a cualquier hora.

Su objetivo principal es instalar sus taquillas (con un sistema de cierre de alta calidad) en toda Barcelona. Desde su lanzamiento, en septiembre, sus ubicaciones crecen día a día. "Tenemos unas rutas de recogida marcadas, que nos permiten pasar a diario por todos los puntos en los que tenemos taquillas, con lo que establecemos un sistema de trabajo altamente eficaz, tanto para los clientes como para nosotros mismos", explica Hamilton.

Los clientes pueden acceder al servicio de Lavalocker y registrarse a través de su web y, si aún no tienen una taquilla en su edificio, se puede solicitar de manera gratuita.

Con la ayuda de un Business Angel
La empresa, que cuenta con cuatro empleados, se hizo posible gracias a la inversión de 120.000 euros por parte de un inversor privado. "Así pudimos comprar las taquillas, el software y tener flujo de caja, básico para desarrollar el día a día", destaca Edward.

Localización y atención al cliente
Lavalocker apuesta por ofrecer un servicio altamente personalizado: sus clientes regulares reciben ofertas y promociones especiales. Con esto, Edward quiere fomentar la utilización de este tipo de servicio y que los usuarios hagan un uso regular. "Tenemos acuerdos con varias tintorerías y lavanderías a las que llevamos las prendas de nuestros clientes. Dado el volumen de pedidos que hacemos, obtenemos precios especiales, por lo que nosotros podemos ofrecer a nuestros clientes precios también muy atractivos".

Y aunque los precios son muy atractivos, en Lavalocker no es esto lo que destaca, sino otros dos factores altamente importantes: por un lado, la localización, "estamos dentro del bolsillo de nuestros clientes, en su móvil", y por otro, la atención al cliente: precios especiales, atención personalizada, contacto permanente, servicio 24 horas, 365 días al año... "Siempre ofrecemos soluciones", dice su creador. "Hoy, la gente tiene menos capacidad adquisitiva y por ello hay que 'pelear' por el cliente. Hay que ofrecer algo diferente para ser el elegido".

Las dificultades del emprendedor
Terminamos la entrevista preguntando a Edward por las dificultades que encontró a la hora de crear su negocio, y lo tiene claro. Coincide con muchos de los emprendedores que entrevistamos: el acceso a la financiación bancaria. "Es frustrante, muchos bancos hablan de sus ayudas a las pymes pero en realidad no ayudan hasta que la empresa tiene resultados. Y eso, al principio es complicado"

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com