Versión desktop Versión móvil

El franquiciador debe ejercer de líder estratégico

Franquicias & Negocios

En una relación de franquicia, el franquiciado es el responsable de que su negocio vaya bien en el día de hoy, pero el franquiciador es el responsable de que el negocio vaya bien el día de mañana.
En este artículo reflexionamos sobre el papel de franquiciador y franquiciado.

¿Cuál es el papel de un franquiciado?
El franquiciado debe aplicar la marca y el know how del franquiciador para hacer negocio. Por lo tanto si la marca y el know how son valiosos, depende fundamentalmente de él mismo que el negocio sea rentable, pues es quien ejecuta el servicio y administra su negocio.
El franquiciado es el responsable operativo descentralizado de que su propio centro sea viable.
Una franquicia ayuda, pero no es una inversión en bolsa ni supone garantía de rentabilidad.

¿Cuál es el papel del fraquiciador?
Si el mercado cambia y el know how o la marca dejan de ser valiosos aunque el franquiciado los aplique correctamente, no podrá ganar dinero.
La función y la responsabilidad más importante de un franquiciador es hacer que la marca y el know how sigan siendo competitivos sosteniblemente a largo plazo.
El franquiciado gestiona el día a día del negocio, pero el franquiciador debe cuidar de que la estrategia de ese negocio sea la mejor posible en cada momento.
Los negocios que hoy son rentables, mañana no lo serán si no se realizan reorientaciones estratégicas continuas para afinar las variables que la maduración del mercado nos obliga a cambiar.
Esta función estratégica no puede hacerla el franquiciado pues ha renunciado a ella en el contrato, así que recae exclusivamente en el franquiciador.
Por lo tanto cuidar la estrategia de negocio debe ser la principal preocupación de todo franquiciador, pues de su acierto dependerán la rentabilidad de la cadena y la propia autoridad del franquiciador delante de la red.
Si la estrategia es errónea o percibida como errónea por la red, el franquiciador dejará de ser el líder estratégico de la misma y perderá el control, aunque tenga un contrato fuerte.

El otro papel clave del franquiciador es el liderazgo de la red.
El franquiciador, debe ser capaz de que los franquiciados implementen las mejoras que vaya poniendo en marcha, y estas mejoras no va a llevarlas a cabo de manera judicial, sino que deberá llevarlo a cabo mediante el liderazgo directivo como sucede en toda organización humana.
La autoridad frente a la red no la da un contrato sino el trabajar bien.
Por ello, el franquiciador debe cuidar con excelencia de su estrategia, pues es su mayor fuente de autoridad.
 
Conclusión:
El franquiciador debe ocuparse en tener la mejor estrategia posible para su negocio, ya que explota la comercialización de un formato de negocio, debe cuidar en extremo la competitividad del formato para evitar que el producto que hoy tiene entre manos deje de ser atractivo el día de mañana.
Solamente de esta manera podrá seguir explotando el negocio de la franquicia y asegurarse de que la oportunidad que está ofreciendo sigue siendo un producto competitivo y valioso, a la vez que mantiene la rentabilidad de los establecimientos de su red y la autoridad frente a ellos.
Hay una pregunta que permite autoevaluar lo bien que desempeñamos esta función crítica: ¿Cuánto invertimos al año en mejorar la estrategia de nuestro negocio?
Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com