Versión desktop Versión móvil

Know how para el franquiciador

Cómo controlar mi red de franquicias

Salvador Bascompte, Director de FDS Consulting | 18/07/2016 | 14:07

Cómo controlar mi red de franquicias

¿Qué sistemas de control existen sobre una red de franquicias?

La franquicia se basa en el uso común de una marca por parte de un grupo de operadores independientes. Asegurarnos de que el nivel de servicio va a ser consistente en todos los puntos es una de las claves en el éxito a largo plazo de una cadena. Para que la franquicia funcione bien la homogeneidad de servicio debe ser exigente y para conseguirlo, el control es fundamental.

El control de una red de franquicias es uno de los problemas que más se sobrevaloran por parte de los franquiciadores. Los contratos de franquicias establecen unos marcos dentro de los cuales se deben mover los franquiciados, pero la aplicación del contrato no es más que una amenaza latente que no se puede usar en el día a día, pues nos deterioraría la relación personal.

El control práctico en el día a día depende de varios factores:

  • De la relación de valor franquiciador – franquiciado.
  • De las barreras de salida y coste de cambio del franquiciado.
  • De la capacidad directiva del franquiciador.
  • De las herramientas y sistemas de control.
  • Del sistema de selección de franquiciados.

Las franquicias basan su marca en proveer de un servicio homogéneo en todos sus puntos de venta: la consistencia es la clave.

Para obtener un servicio consistente, se deben definir claramente los estándares, se deben objetivizar y explicitar para poder controlar su cumplimiento. Si los estándares de operaciones no están bien definidos, no podremos controlar su ejecución.  La capacidad de control de una cadena vendrá determinada por el cumplimiento de estos criterios y de las herramientas utilizadas.

Cuanto mayor sea la relación entre el valor que el franquiciador aporta y el coste que le carga al franquiciado por pertenecer a la cadena, mayor será su capacidad de control.

Cuanto mayores sean las barreras de salida de la red menor será la resistencia al control que nos opondrá el franquiciado. Al contrario, cuanto menos necesario sea el franquiciador, más fácilmente se cerrará el franquiciado y mayores problemas tendremos para liderar la red. Algunas medidas que se suelen usar para poner barreras de salida a una red son: comprar o contratar el local y subarrendarlo al franquiciado, mantener centralizadas algunas de las funciones claves del modelo de negocio, disponer de un buen contrato de franquicias, etc.

La autoridad del franquiciador es una herramienta muy importante a la hora de controlar a los franquiciados. Cuanto mayor es el conocimiento del negocio y la experiencia que tiene mayor es la capacidad de control sobre los franquiciados por autoridad.

Una central franquiciadora debe asegurarse de que el servicio que se provee en las unidades franquiciadas corresponde a los niveles definidos por ella en su Manual de Operaciones.

En una franquicia hay varios niveles de control, el que ejerce el franquiciador y el que ejerce el franquiciado dentro de su negocio. De modo que parte del control está centralizado en el franquiciador y parte se descentraliza en el propio franquiciado. Es importante establecer qué parte del control se centraliza y qué parte se descentraliza.

Conclusión

Gestionar y saber controlar una red de franquicias no es una tarea fácil, requiere tener un conocimiento y una metodología contrastada que, sobre todo, hay que saber aplicar y transmitir a tus franquiciados. 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com