Versión desktop Versión móvil

Inditex desembarca en Shanghái para captar a los 60 millones de chinos ricos

La Voz de Galicia | 23/02/2006 | 9:48

Inditex desembarcará hoy con la marca Zara, su buque insignia, en el centro de Shanghái, la ciudad más capitalista de la China continental, excluida Hong Kong.

La multinacional ha elegido una de las calles más transitadas del mundo tras la Quinta Avenida de Nueva York, la avenida Nanjing. Desde este establecimiento, que mañana abrirá sus puertas al público, se expandirá a las principales ciudades del país, desde las que se abrirá a un mercado potencial de 1.300 millones de clientes, según los datos oficiales, a los que habría que sumar otros 200 millones de personas que no figuran en los registros.

El grupo textil gallego se posicionará en China dentro del segmento de las marcas de lujo, compitiendo con firmas como Loewe, Louis Vuitton, Versace o Gucci. Así, su público potencial rondará los 60 millones de millonarios que hay en todo el país, según la oficina económica y comercial de España en Shanghái. --«El chino que tiene dinero es un consumidor compulsivo. Le gusta comprar moda y que ésta sea extranjera, en tiendas de lujo»--, argumenta Jorge Dajani, consejero jefe de la oficina económica española en China. Además, dice,--«un chino con dinero nunca compra copias. Para él sería una especie de humillación»--. De acuerdo a este nuevo posicionamiento, el lema de --«La democratización de la moda»--, que presidió los orígenes de la compañía textil, cobra ahora un nuevo significado.

Expertos en comercio exterior descartan que Zara sea carne de cañón de las falsificaciones. Y es que la compañía venderá sus prendas en torno a un 10% más caras que en España, por lo que su precio seguirá siendo altamente competitivo y los «falsificadores» no encontrarán rentabilidad en su trabajo. Además de que los chinos ricos sólo compran prendas originales, la capacidad de Inditex de dar una respuesta al mercado de las prendas de última moda se convierte en una coraza protectora frente a las copias, señalan.

El almacén de Zara en Shanghái, capaz de distribuir 28.000 prendas diarias a siete tiendas, se divide en dos plantas de un gran edificio en la zona industrial de esta ciudad china. Comparte espacio con marcas como Gas, Hugo Boss y Calvin Klein. Inditex realiza a esta ciudad dos envíos semanales con 8.000 prendas de ropa. Se remiten desde el centro logístico de Zaragoza por avión y, en sólo dos días, llega la mercancía tras superar todo el proceso de control impuesto por las autoridades chinas. Ya en el inmueble, un grupo de entre 12 y 15 personas comienza un proceso de etiquetado, que terminan en siete horas tras haber marcado 4.000 prendas. En nueve segundos, cada trabajador es capaz de acabar con el proceso de manipulación de una prenda. Inditex tiene previsto abrir un almacén similar en Pekín.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com