Versión desktop Versión móvil

Como evaluar la decisión de montar una franquicia

FDS Consulting

Muchos de los problemas que aparecen al frente de un negocio tienen una raíz profunda: la falta de un estudio pormenorizado por parte del emprendedor antes de convertirse en franquiciado es, en muchos casos, una de las causas principales.

Este es un trabajo recomendable, casi imprescindible, ya que el encontrar la franquicia que más se ajuste al perfil de cada uno y con la que se busca alcanzar el éxito, depende de muchos factores: el perfil profesional y personal del inversor, sus posibilidades económicas, el entorno en el que implantará el negocio y, entre otros, el concepto de cadena a la que se unirá.

Para seleccionar una franquicia con ciertas garantías, el potencial franquiciado debería seguir algunos pasos:

• Autoanálisis: ¿Qué perfil de emprendedor tengo? Esta es una de las cuestiones que debería plantearse antes de iniciar una aventura empresarial, además de conocer cuales son sus aptitudes y determinar si la función que desempeñará en adelante le motiva realmente. Un franquiciado ha de autoevaluarse para comprobar si sus características personales y profesionales se adaptan a las que el concepto de franquicia requiere. Gestionará un negocio propio, sí, pero a la vez estará sujeto a las normas del franquiciador.

• Estudio del mercado: ¿Por qué sector apostaré?, ¿qué enseña me ofrece más ventajas?… No debemos fijarnos en un sólo criterio cuando escojamos una franquicia, se ha de valorar el servicio que ofrece la central, saber por qué cobra unos royalties, la inversión que se debe acometer y qué aspectos recoge, el número de franquiciados con los que cuenta, etc. Con esta información conoceremos la oferta que hay en el mercado y podremos hacer una primera selección.

Llegados a este punto, además de tener en cuenta las habilidades y preferencias personales, debemos plantearnos algunas preguntas sobre los sectores seleccionados. ¿Se trata de un sector en expansión?, ¿existe suficiente demanda en el mercado para la oferta existente?, ¿qué enseñas operan en el sector?, ¿qué ventajas competitivas presentan?, etc.

• Analizar al franquiciador: para estudiar las garantías que nos ofrece la empresa franquiciadora nos debemos fijar en datos como los años que la compañía lleva en funcionamiento y su evolución hasta la fecha, la experiencia que tiene franquiciando, el número de establecimientos propios y franquiciados, el posicionamiento de la marca frente a la competencia, la calidad de los productos o servicios que oferta, que cuente con material de transmisión del Know-how correctamente ejecutado, cuales son las obligaciones que presenta el contrato, etc. Todo ello sin pasar por alto los aspectos económicos: qué inversión inicial necesitaremos, cuánto tardaremos en recuperarla, qué royalties y cánones habrá que pagar al franquiciador, etc. Una vez tenemos toda la información facilitada por el franquiciador, es recomendable contrastarla con otros franquiciados de la cadena para que nos cuenten su experiencia.

Además de las fuentes de información propias de la cadena, el departamento de franquicias de las Cámaras de Comercio o de las entidades bancarias y las consultoras especializadas en franquicias, pueden facilitar esta tarea de análisis el emprendedor, enriqueciéndola. Una vez analizados los rasgos propios y las posibilidades que nos abre el mercado de la franquicia, el emprendedor estará en condiciones de evaluar si es o no la fórmula comercial que le interesa y con la que espera alcanzar el tan anhelado éxito.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com