Versión desktop Versión móvil

La importancia del proyecto para un local comercial

Franquicias & Negocios

¿Cuáles son los elementos que nos indican el valor de un proyecto de interiorismo para retail?, ¿Qué puede aportar el interiorismo al éxito de un local comercial? Estas son las preguntas a las que responde este artículo.

La marca: DNI del local
El éxito de un punto de venta se basa en muchos componentes que, unidos, contribuyen a un buen resultado final: ubicación del local, capacidad de gestión de la actividad, fuerza de la marca y competitividad de sus productos o servicios son algunos de los factores clave.
La arquitectura de interior o lo que es lo mismo, cómo se presenta el local a su  público, es la cara del negocio y, por lo tanto, si está bien gestionada contribuye al éxito de la actividad.

¿Cómo podemos juzgar el interiorismo de un local comercial?
La coherencia entre el enfoque del negocio y el aspecto del local es el punto de partida.
Gracias a esta regla podemos valorar actividades con un interiorismo espontáneo, de pocos recursos económicos, pero correctamente enfocado; pensamos en el gran atractivo de los quioscos de revistas o de los restaurantes o bares fieles a las tradiciones de su territorio.
Cuando el interiorismo está en sintonía con la estrategia de una marca presenciamos los mejores resultados. Es el caso, por ejemplo, de los puntos de venta de las principales marcas deportivas o aquellas marcas que dedican parte de su actividad a la búsqueda de productos innovadores.
En estos casos se utiliza el espacio del local como medio para comunicar al público los valores de una marca. Este es  el reto de la arquitectura de interior para locales comerciales.

Para conseguir este objetivo es indispensable:

  1. Tener claros los valores de la marca: salud, economía, prestigio, ocio, tradición, innovación, ecología, modernidad, elegancia, cultura, seguridad, etc., pueden ser algunos ejemplos de valores intrínsecos de una marca.
  2. Tener la capacidad de interpretarlos. Es importante que se verifique a fondo que el ‘brieffing’ se haya comunicado y entendido bien por las dos partes: empresario y arquitecto.
  3. Tener la capacidad de traducirlos dentro del espacio del local: asumir algo abstracto como es un valor, y traducirlo en algo material como el local, es una de las más destacadas capacidades profesionales de un arquitecto.
    En los locales donde se haya conseguido una sintonía entre ambiente-espacio y marca, la percepción de calidad de los productos expuestos es más alta porque el entorno realza su personalidad.

Funcionalidad del local: la tienda como mecanismo
El local comercial funciona como una unidad formada por partes relacionadas entre sí.
En el proyecto se tienen en cuenta todas las actividades de la tienda, asignando a cada una los metros cuadrados necesarios, uniendo y separando las áreas y, teniendo en cuenta la compatibilidad de los resultados con la normativa local.
Acceso - recepción, escaparate, lineal de exposición central y perimetral, mostrador de caja, zonas de espera, probadores, barras de bar, cocinas, almacenes, baños, zonas de carga y descarga, office del personal, áreas de ubicación y mantenimiento de maquinaria, salidas de emergencia: estas son algunas de las áreas más comunes en los locales.
El primer paso consiste en definir las áreas y los metros cuadrados que se les asignan.
Se ubica cada área en los metros cuadrados totales disponibles, teniendo en cuenta, a la vez, los requisitos de la actividad comercial, la normativa, el estado actual del local, las necesidades de las instalaciones y las peticiones del promotor.
Durante la toma de estas decisiones, la mejor actitud que podemos tener es estar abiertos a todas las opciones de distribución: optar demasiado pronto por una solución cierra el paso a posibles mejoras.
Exposición de los artículos, zonas pago de mercancía, mantenimiento, reposición de artículos, recorridos del público, preparación o elaboración de producto; las funciones básicas se tienen que desarrollar ágilmente y su correcta coordinación es garantía de la buena funcionalidad del local.

Economía: la  gestión del recurso
Para gestionar sin imprevistos la parte económica del proyecto y de la reforma es aconsejable que el arquitecto conozca, desde un principio, el importe que el promotor pone a su disposición. Este importe se tiene que repartir entre varios componentes: honorarios, un arquitecto e /o ingeniero, la constructora, el equipamiento comercial, la legalización de la actividad, la dirección de obra, impuestos y previsión de extras.
Si el arquitecto reparte el recurso siempre con el mismo criterio y sin tener en cuenta, caso por caso, cuales son las prioridades de cada promotor, puede que surjan malentendidos en la fase de trabajo: una marca que lanza al mercado colecciones de moda o en general productos innovadores tendrá interés en invertir en imagen;  actividades como restauración tendrán un especial cuidado en las instalaciones. Locales pequeños y sencillos exigen una mas rápida ejecución de la reforma mientras que, actividades clasificadas como molestas o insalubres o que se desarrollen en locales que pertenecen a fincas catalogadas, se verán obligados a poner especial atención en la fase de legalización de la actividad.
La correcta gestión de los recursos es parte integrante del proyecto: las prioridades de cada actividad comercial marcan la repartición de la inversión. Gestionando un proyecto se asumen estas prioridades y se les asigna el presupuesto correspondiente.


Conclusión
• Reflejar y realzar la marca y el producto en el local.
• Entender el local como un mecanismo donde se desarrolla una actividad laboral y pública a la vez.
• Gestionar los recursos económicos de forma adecuada al tipo de actividad.
Estos son algunos de los retos de un proyecto de interiorismo para retail: su alcance incide en el éxito de la actividad.
Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com