Franquicias, oportunidades por sectores de negocio, por inversión, las franquicias top y toda la información para montar una franquicia rentable. Tu canal de franquicias
Versión desktop Versión móvil
FRANCHISE MATCHING
Franquicia compatible
¿Cuál es la mejor franquicia?

Encuentra las franquicias de mejor encaje para ti en 7 pasos

  1. Crea tu perfil privado
  2. Marca tus preferencias
  3. Filtra las franquicias
  4. Valora las franquicias
  5. Compara proyectos
  6. Negocia
  7. Decide

¿Cómo funciona el matching?

Empieza ya!

ENTRAR REGISTRATE


¿Qué riesgo se tiene al invertir en una franquicia?

El riesgo de invertir en una franquicia


¿Qué riesgo se tiene al invertir en una franquicia?

Montar un negocio de cero tiene un riesgo del 80% de haber cerrado a los 5 años. Montar una franquicia tiene un riesgo de cerrar de entre el 40% en las franquicias menos profesionalizadas y un 5% en las mejores franquicias.

Una franquicia puede cerrar.

¿Por qué baja el riesgo en una franquicia?


En primer lugar, conseguir hacer funcionar un negocio es difícil. Requiere de una conjunción de realidades y capacidades poco frecuentes.

Se necesita una persona con una buena idea, pero sobretodo con una gran capacidad para ponerla en marcha y modificar durante tiempo el modelo de negocio mediante la prueba y error.

Cuando se abre un negocio, lo normal es que no funcione. Solamente al cabo de varios meses de afinar productos, precios, sistema de venta, plantilla, precios de compra, márgenes y demás variables se llega a tener éxito. Además, para poder aguantar este proceso durante el cual se pierde dinero todos los meses hace falta capacidad financiera para aguantar.

Muchos negocios fracasan por una idea de negocio que no lo es, pero la mayoría fracasan por falta de capacidad de adaptación y de financiación durante este proceso.

En una franquicia, este camino ya está hecho.

En una franquicia se monta un negocio que ha tenido éxito al menos una vez.

Cuando un negocio ya ha funcionado, es más probable de que vuelva a funcionar.

Si el negocio se ha probado rentable en varias ubicaciones todavía será más probable de que funcione en una nueva ubicación.

A medida que una franquicia crece el riesgo de fracaso va bajando, por que la propia compañía aprende de sus errores y sabe dónde no debe abrir y con qué tipo de emprendedores no les va a funcionar. Este mayor conocimiento, se suma a que el concepto está más probado y adaptado a diferentes mercados.

Sin embargo, a medida que una marca satura sus ubicaciones posibles, llega un momento  en el que empieza a tener menos ubicaciones viables disponibles. Esto pasa porque los mejores mercados, las mejores ubicaciones ya están abiertas. En el afán de crecer las marcas maduras empiezan a probar ubicaciones que al principio no se consideraban. En las fases de más madurez puede volver a repuntar el riesgo en una franquicia.

 

¿Por qué no es cero el riesgo de abrir una franquicia?


Aunque el negocio se haya probado una o mil veces, cada vez que se abre una nueva unidad hay un  riesgo, que viene determinado por:

·       Riesgo de ubicación: cada ubicación es diferente, tiene unos clientes potenciales determinados, con un paso de gente determinado. Una competencia determinada y un precio único. La combinación de los tres factores: clientes, competencia y coste harán que la franquicia funcione mucho, normal, poco o que pierda. He visto cuentas de resultados de redes con centenares de locales en España y en una misma ciudad, tener un local que gana 1.5 millones de € al año y otro local que pierde 5.000 € al mes, con la misma marca, los mismos productos y el mismo método.  Cada vez que alguien sube una persiana no se sabe cuánto va a facturar. Lo que está muy claro es que el mercado concreto pesa mucho en la rentabilidad potencial de un proyecto.

·       Riesgo de gestión: Un negocio necesita gestión. Aunque esté bien ubicado en un buen mercado hará falta dedicación suficiente y gestión acertada. Una franquicia no es como la Bolsa dónde se invierte en una empresa que tiene un equipo que lo lleva. Una franquicia es un negocio propio con clientes, proveedores, trabajadores relaciones con hacienda, la Seguridad Social, etc. Si el franquiciado es capaz de vender, de dirigir bien a su equipo de resolver las incidencias que le salgan con clientes, proveedores y demás, podrá funcionar el negocio. Si por lo contrario el franquiciado no se dedica lo suficiente o no tiene habilidades suficientes, el negocio no funcionará. Cada vez que alguien monta un negocio hay un riesgo de que no tenga las capacidades personales para tirarlo adelante. El mismo negocio llevado a cabo por personas diferentes funciona de maneras diferentes. La gestión es otro de los factores de gran peso en el funcionamiento de una franquicia. Un buen gestor con una franquicia mediocre puede sacar más rendimiento que un gestor mediocre de una franquicia mejor.

·       Riesgo de entrada de competencia: una buena ubicación siempre está sujeta a que abran competidores cerca. Cuando esto ocurre pueden bajar las ventas y la franquicia puede entrar en pérdidas. Nadie tiene la garantía de que un negocio irá siempre bien, es imposible.

·       Riesgo de cambios en el mercado: El mercado cambia de manera constante.  Hay momentos en los que la economía va mejor, otros en los que va peor y eso afecta a  la gran mayoría de negocios. Los negocios no ganan lo mismo todos los años ni en todas las ubicaciones. Cuando hay campañas muy malas, las franquicias que tienen una rentabilidad más baja entran en pérdidas y pueden tener que cerrar. Por otro lado, los consumidores cambian, las tendencias cambian y una marca puede tener que adaptar sus productos a los cambios del mercado. También ocurren cambios regulatorios o fiscales como pasó con los cigarrillos electrónicos que pasaron de ser un negocio de alta rentabilidad a uno de rentabilidad más justa debido a que se introdujo una fiscalidad muy importante sobre la facturación. Muchas tiendas que ganaban 15.000 € o incluso 30.000 € al mes pasaron a ganar muy poco o incluso perder si la ubicación era cara.

·       Riesgo de mal servicio del franquiciador: Algunas franquicias, consiguen abrir unas cuantas franquicias pero no consiguen dar un buen servicio a sus franquiciados. Estas marcas dejan de crecer y sus franquicias se estancan. No pueden dar un buen servicio ya que no tienen la dimensión suficiente para poder ponerlo en marcha y se quedan atrapados en una situación de mal servicio. Cuando dan un mal servicio, hay franquiciados que pueden no tener autonomía suficiente para salir adelante.

·       Riesgo de pérdida de competitividad del modelo de negocio de la franquicia en cuestión: Ya hemos comentado que el mercado cambia. Pero también pasa que los competidores copian, mejoran e innovan. Lo que hoy da dinero, mañana no lo dará si no se invierte en investigación y desarrollo para que siga siendo competitivo el negocio el día de mañana. Solo basta ver el caso de McDonalds, hace años, los locales eran rojos y vendían hamburguesas, hoy son verdes, con un tono más natural y han ampliado mucho la carta con ensaladas, pollo, etc. Si no hay adaptación al mercado, el concepto pierde su competitividad, su capacidad de satisfacer clientes y de generar rentabilidad al franquiciado.

 

¿De qué depende el riesgo de abrir una franquicia?


1.       De la propia marca de franquicia, de sus productos.

2.       De las condiciones de la oferta de franquicia.

3.       Del servicio del franquiciador.

4.       Del local o ubicación dónde se monte la franquicia.

5.       De la gestión que haga el franquiciado.

6.       De la evolución que haya en el mercado.


 

Ver sobre franquicias en España

Ver cómo comprar una franquicia

Ver qué es una franquicia

Ver cómo franquiciar un negocio

 


 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina Franquicias Chile
© Infofranquicias - 2017
Diseño web disgrafic.com