Versión desktop Versión móvil

La franquicia que llama al timbre

Franquicias & Negocios

En conjunto, las enseñas de servicios a domicilio han duplicado sus establecimientos en dos años.

La esperanza de vida aumenta y el tiempo libre para dedicar a las tareas domésticas disminuye. Ante estas premisas, las enseñas que prestan servicios asistenciales y domésticos viven uno de sus momentos de mayor desarrollo. La última tendencia: empresas de otros sectores que adaptan sus conceptos y los llevan a casa del cliente.

El ritmo de vida actual y el envejecimiento de la población son sus detonantes. Y, aunque son pocas las redes que por el momento operan en este sector, sus perspectivas de negocio son prometedoras. La escasez de tiempo incita a que cada vez más clientes recurran a empresas para que atiendan parcelas de su vida de las que ellos no pueden encargarse. Para cubrir esta demanda creciente, hace unos años empezaron a operar algunas enseñas dedicadas a servicios asistenciales y domésticos. Se ocupan de atender a personas dependientes; de los niños, desde su cuidado hasta darles clases particulares; de realizar las tareas domésticas, desde la plancha hasta la limpieza del coche. Este tipo de servicios, a día de hoy, en plena expansión, integran el sector de los servicios a domicilio. Además de estas empresas existen otras que, recientemente, han apostado por trasladar sus variados conceptos de negocio hasta los hogares, proporcionando al cliente la comodidad de facilitarle en su propia casa los productos o servicios que hasta ahora tenía que salir a buscar.

Nuevos conceptos a domicilio
Alquilar una película o tomar una sesión de rayos UVA sin moverse de casa ya es posible gracias a algunas enseñas que, en busca de una mayor cuota de mercado, han adaptado sus conceptos para ofrecérselos al cliente en su propia casa, vendiéndole también, de este modo, comodidad, sin duda un importante valor añadido.
Es el caso de Big Orange, cadena de videoclubes que vio una oportunidad rentable en el servicio a domicilio casi por casualidad. “La iniciativa surgió para paliar un problema que teníamos en nuestra primera tienda”, explica Alfredo Vallo, director de Expansión de la firma. El acceso a la tienda estaba limitado por unas obras de remodelación de la fachada por lo que la clientela fue mermando poco a poco. Entonces decidieron apostar por la venta activa con unos resultados que “sobrepasaron las expectativas iniciales”.
Algo más planificada fue la estrategia de Tododol Telesolarium, enseña de alquiler de Solariums que vio en el ritmo de vida a contra reloj de la gente una oportunidad para desarrollar su negocio. Comodidad e higiene son los valores añadidos que esta empresa ofrece a sus clientes. El negocio consiste en alquilar, a domicilio, solariums de cuerpo entero, fáciles de guardar y de bajo consumo. No es necesario tener un local para gestionar la actividad, con una línea telefónica y conexión a Internet es suficiente. Todosol Telesolarium facilita a sus franquiciados la posibilidad de trabajar desde casa.

Profesionalización
Sin local y sin desplazarse. Otra de las opciones de negocio para aquellos que quieran trabajar por su cuenta sin salir de casa es la que propone Teletécnicos, empresa dedicada a los servicios de reparación a domicilio. Hablamos, en palabras de Iván Fernández, gerente de Teletécnicos, de un mercado robusto y en alza en España, que factura más de 12.000 millones de euros: el de las reparaciones domésticas. En este contexto, la enseña nace para dar respuesta a un cliente que demandaba profesionalización en los servicios de cerrajería, fontanería, electricidad, etc. Las principales funciones de sus franquiciados son las de organizar el trabajo, asignando cada servicio al profesional adecuado; y los recursos humanos, seleccionando y contratando al personal.

A cambio de tiempo libre
Junto a estos nuevos conceptos que apuestan por la venta activa, los tradicionales del sector servicios a domicilio no paran de crecer. En un contexto social que los requiere cada vez más, los servicios asistenciales y domésticos se encuentran en pleno desarrollo. Para los responsables de Asfa 21, empresa de servicios sociales de ámbito nacional, el futuro del sector es proporcional al aumento de la esperanza de vida de los españoles y, por lo tanto, hablamos de un mercado en franco proceso de expansión. “Los servicios a domicilio, tanto los de consumo rápido (pizzas, etc.), como los servicios de atención personal (limpieza, ayuda a las familias, etc.) están en pleno auge”. Así lo ve Paqui Ibáñez, directora de Clean & Iron, empresa de servicios de limpieza y plancha a domicilio.
Aunque los emprendedores se han percatado de esta posibilidad económica y apuestan por ella cada vez con más confianza y seguridad, no todos los conceptos se pueden adaptar para ofrecerse en la casa del cliente. Como señala Ramón Martínez, director general de Home Personal Services, organización especializada en la gestión del personal de servicios domésticos y atención a la tercera edad, “aunque se han incorporado empresas generalistas que no viniendo del sector ven en la venta a domicilio un amplio mercado, principalmente se están desarrollando servicios personales, como formación a domicilio, mantenimiento... servicios integrales que el cliente no tiene tiempo de realizar”.


Fidelizar al cliente
La gran baza de este negocio es el personal contratado ya que es quien realizará el ‘producto’ final. Es muy importante apostar y ser constante en su formación para asegurarnos de que el cliente recibe la calidad que a priori se le ofrece. Para Pepe Martínez, director de Edades, el objetivo es claro: “la finalidad es prestar un servicio de calidad al usuario”. La misión de esta enseña se basa en gestionar recursos humanos en los sectores de servicios personales y domésticos, así como en la adaptación del entorno para personas que padecen algún nivel de dependencia. Además de ser necesaria una exhaustiva selección del personal, otra de las dificultades que presenta operar a domicilio es la posibilidad de dispersión del cliente final, lo que obliga a trabajar con zonas concéntricas para ser operativo, y esto encarece los costes.
Frente a estos impedimentos, las ventajas son múltiples. La inversión que se necesita para iniciar la actividad es asequible; ronda, como media, los 36.000 euros y se recupera en un plazo inferior a dos años. Además, siempre que el servicio que se presta cumpla las expectativas generadas, se logra fidelizar con bastante facilidad al cliente lo que, a medio plazo, provoca que aumente su gasto.

En auge
Limpieza, colada y plancha, teleasistencia, infancia, geriatría, cuidado de enfermos y acompañamiento en hospitales son los servicios que ofrece Serhogar System. Como valor añadido, la enseña promete calidad, flexibilidad, garantía y seguridad. Con esta apuesta, Miren Begoña Muñagorri, Directora de la empresa, ve el futuro del sector muy prometedor, ante el vertiginoso proceso de evolución social, industrial y tecnológica que estamos viviendo y que está cambiando los hábitos de las personas: “cada vez se demandan más momentos de ocio y de conciliación con la vida laboral, por lo que nuestros servicios se convierten en auténticos aliados”.
La opinión de los profesionales del sector es unánime; en el mercado de los servicios a domicilio todavía existe muy poca competencia por lo que aún tienen cabida muchos conceptos de negocio. El sector, además, se irá consolidando en los próximos años, siempre que exista un público dispuesto a pagar los servicios que estas empresas proponen, a cambio de tener más tiempo libre.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com