Versión desktop Versión móvil

franquiciar el negocio por mi cuenta o con un consultor de franquicias

Quiero franquiciar y hacer crecer mi negocio pero... Lo hago yo sólo o le pido ayuda a un consultor...

FDS Consulting

Esta es la pregunta que se hacen cada año más de 100 empresas que están considerando expandirse mediante franquicias. En este artículo ayudamos a reflefionar sobre cómo hacerlo.

¿Pedimos ayuda a una consultora de franquicias para franquiciar?

Muchas de éstas acaban haciéndolo por su cuenta, no siempre con resultados afortunados. Este artículo resalta 5 buenas razones para utilizar los servicios de un consultor o asesor especializado.

Es interesante observar que son precisamente las grandes empresas, con las estructuras más profesionalizadas, equipos humanos con gente muy preparada y muchos recursos, las que más utilizan servicios de asesoramiento y consultoría especializada, mientras que las pequeñas y medianas empresas suelen ser más reacias a contratar a profesionales externos para que les ayuden.

Con lo que se produce la paradoja de que las empresas mejor preparadas son las que reclaman nutrirse de más conocimientos y experiencias de personas especializadas en franquicias, mientras que las empresas menos preparadas o inexpertas insisten en encerrarse en sus creencias y percepciones.

El coste del servicio no es un factor que explique tal paradoja, pues las consultoras de franquicias no actúan como las grandes consultoras estratégicas, que manejan grandes presupuestos para sus análisis y estudios, sino que son empresas que ofrecen servicios de valor en la medida de las necesidades y los recursos de los clientes.

Probablemente se explica más desde el punto de vista que tienen estas empresas, con el que  sobrevaloran sus propias capacidades; en confiar a ciegas en la intuición de uno mismo, el pensar que todas las consultoras trabajan igual o no ver lo que le pueden aportarnos. En cualquier caso no estará de más revisar algunas de las ventajas importantes que tiene trabajar con asesores externos pertenecientes a una empresa consultora especializada.

Los árboles no dejan ver el bosque
Desde fuera las cosas se pueden ver con más objetividad que desde dentro. Una persona externa siempre podrá aportar una visión más fresca, objetiva e independiente que las personas de dentro de la empresa que llevan años trabajando y han adquirido creencias, paradigmas y hábitos que les dificulta y, a veces, impide crear nuevas maneras de trabajar y mejorar.

Esta limitación es el impedimento principal que tiene una empresa para crecer más allá de lo que la actividad normal le lleva. Y el problema básico de crecer únicamente por la propia dinámica de la actividad es que no se puede controlar ni su ritmo ni acelerar cuando interesa. La empresa queda a merced de la providencia en vez de dominar su rumbo.
Una persona que llega con una visión externa puede aportar un nuevo punto de vista no “condicionado” y aportar nuevas soluciones.

Los equipos humanos de las empresas que se definen como el mejor valor que posee una empresa junto a sus activos intangibles, suelen ser incluso inconscientes y reacios para cambiar las cosas o hasta para crecer.

En este entorno es bastante habitual construir sobre una base errónea que se da por aceptada e intocable en el seno de la empresa la cual es casi imposible de detectar desde dentro, por lo que será preciso una persona externa. Ésta podrá cuestionar hasta los mismísimos cimientos de la compañía y si detecta que no son sólidos o que pueden acabar desestabilizando el negocio, asesorar cómo corregirlo con toda naturalidad, además de aportar puntos de vista imposibles de encontrar dentro de la propia organización.

Nunca se sabe lo suficiente
Lo que suele pasar con la experiencia y los conocimientos es que a menudo uno los adquiere tras haberse equivocado, perdiendo por el camino oportunidades y recursos, excepto que se cuente con un asesor externo que aporte este conocimiento anticipándose a los acontecimientos.

Franquiciar es un negocio nuevo y distinto completamente a lo que es la actividad propia del negocio que ejerce la empresa (ya sea fabricar, distribuir, preparar comida, ofrecer servicios o cualquier otro). Si no se sabe como franquiciar un negocio, como expandirlo o como se deben tratar cada una de las áreas de una empresa franquiciadora que está creciendo, por mucho que sepamos como desarrollar la actividad con éxito, no conseguiremos los objetivos que nos hemos propuesto.

Contar con la dilatada experiencia, conocimientos y habilidades de asesores externos que han vivido y practicado en situaciones similares es la diferencia entre aprovechar poco o mucho las oportunidades que se suceden. Es la diferencia entre afrontar los retos de éxito con preparación o esperar que el fracaso en estos nos prepare para un hipotético futuro.

Las consultoras cuentan con estos conocimientos y estas habilidades específicas que pondrán al servicio de la empresa para la definición de una estrategia de crecimiento estable y de futuro, el análisis de la estructura de costes e ingresos adecuada, el establecimiento de métodos de fidelización de franquiciados, la optimización del punto de venta, el análisis y solución a aspectos legales, el análisis y organización de los recursos de la empresa y un largo etcétera.

Dejar de andar con pies de barro
Contar con la ayuda de expertos con larga experiencia en temas prácticos es una manera de reducir el riesgo de fracaso de un proyecto nuevo o de crecimiento.

Entrar en una actividad nueva implica correr riesgos originados por el desconocimiento de las particularidades de la misma. La probabilidad de fracaso es muy grande si no se hacen las cosas de forma correcta y se controlan todos los aspectos necesarios. Contar con asesoramiento especializado de profesionales que sí conocen estas particularidades ayuda a reducir estos riesgos.

Incluso si las cosas están yendo bien dentro de una organización contándose con conocimientos y recursos necesarios, nunca estará de más contar con la opinión de un experto que pueda ratificar que se va por el buen camino o que por el contrario, a pesar de seguir una buena línea, se están omitiendo detalles de presente que pueden ser frenos en el futuro.

Ser visto como uno es
Contar con el asesoramiento de expertos profesionales en cada una de las materias es muestra de que se quieren hacer las cosas de forma profesional, lo que generará mayor credibilidad a los inversores, proveedores y clientes.

A los franquiciados potenciales siempre les aportará una mayor seguridad un proyecto avalado por una empresa consultora especializada. Ya de antemano se supondrá que es un negocio serio, bien diseñado y en el que se hacen las cosas de forma correcta y una vez firmado el contrato, el nuevo franquiciado corroborará así lo que será la base de su fidelización interna.

Y esta credibilidad no se dará sólo entre los inversores, sino también entre las entidades financieras, asociaciones, medios y el mercado en general, lo que facilitará el acceso a financiación, la negociación con proveedores, la atención de los medios, ventas, etc.

¡Ahorro de tiempo y dinero!
Seguramente es la ventaja más valorada por las empresas que eligen ser asesoradas externamente y en la que más se confunden las empresas que eligen no estar asesoradas.
Dicho ahorro se sustenta en dos grandes realidades:

  1. Si no se hacen las cosas correctamente, a medio y largo plazo acabará siendo mucho mayor el coste de los cambios y rectificaciones que se deberán hacer que el precio a pagar para hacer las cosas bien desde el inicio.
  2. El camino de aprendizaje de todo negocio es largo y costoso, un consultor que ya cuenta con esa experiencia y conocimientos puede reducir ostensiblemente esa curva.

Quizá sin asesoramiento las empresas pueden llegar al mismo sitio, pero llevará mucho más tiempo, se producirán más errores y todo puede acabar siendo mucho más costoso. Todo lo mencionado en los puntos anteriores lo podría conseguir una firma a base de contratar recursos humanos con la experiencia y las habilidades requeridas, formar al personal interno, adquirir los recursos necesarios. Pero seguramente resultaría mucho más costoso y lento que contratar las tareas específicas y los conocimientos a una empresa externa especializada.

No utilizar consultores por lo que cuestan es una falsa excusa o un error, ya que a medio plazo las equivocaciones que podían haberse previsto, las rectificaciones generadas por mala planificación o los retrasos que se produzcan generarán unos costes reales o de oportunidad que superarán con creces las minutas que puedan ser cobradas por asesores externos.

Contratar a una consultora especializada puede ser el mayor ahorro que puede tener una empresa. La manera de crear una franquicia y de expandirla lo más competitivamente posible se encuentra  en combinar la experiencia y los recursos propios de cada empresa en su campo de actividad con la experiencia y los recursos en el campo de las franquicias que posee la consultora.

Existen muchas maneras de realizar las cosas, pero consideramos que hay que hacerlas bien y con estabilidad de futuro desde el inicio.

Si quiere saber cómo la consultora de franquicias FDS  puede ayudarle a franquiciar su negocio puede ponerse en contacto en fds@fdsconsulting.net visitar la web www.fdsgroup.es o o llamar al 902 40 11 22

VOLVER A CÓMO FRANQUICIAR MI NEGOCIO

 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com