Versión desktop Versión móvil

Garantía de calidad para la franquicia

Franquicias & Negocios

Ya son cerca de 100 la empresas franquiciadoras que se han interesado.

Incrementar la calidad de la relación entre los franquiciadores y sus franquiciados y asegurar que las empresas franquiciadoras cumplan lo que prometen son los dos principios que sustentan la creación de un Sello de Calidad para la Franquicia.
Hasta ahora, algunas empresas no franquiciadoras se beneficiaban del término ‘franquicia’ para desarrollar sus conceptos bajo fórmulas que no se ajustaban al sistema comercial que la expresión acuña. Ante esta realidad y para evitar el intrusismo, la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) vio la necesidad de crear un certificado que garantizase los valores que la franquicia sostiene.

Voluntario y abierto
El Sello de Calidad de la Franquicia, creado por la AEF, tiene un carácter voluntario y abierto. Por un lado, las empresas que se desarrollen mediante esta fórmula comercial no están obligadas a contar con el Sello y, por otro, cualquier empresa franquiciadora sea cuál sea su condición puede solicitar su dispocición. Es la AEF quien tiene la última potestad sobre el Sello y quien decide si se otorga o no a una empresa que lo solicite. Por el camino, hay muchos otros actores implicados en la ejecución de todo el proceso de certificación.
Es la AEF quien se encarga de homologar a unas entidades certificadoras, entidades por su parte certificadas por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC). Éstas cuentan con auditores que serán los encargados de visitar a las empresas franquiciadoras que optan a obtener el Sello de Calidad. Los auditores seleccionados han de cumplir distintos requisitos, entre ellos, y uno de los más importantes, es haber superado un curso de formación especializado en franquicias, que está organizado por la AEF. Asimismo, las franquiciadoras pueden pedir asesoramiento a las consultoras que presten servicios de implantación. 

Mayor calidad en la franquicia
El Sello de Calidad de la Franquicia supone un beneficio importante para el franquiciador, pero sobre todo para los franquiciados. El Sello será una herramienta para mejorar la relación entre franquiciador y franquiciado, y para que este último esté seguro de que la central le aportará todo lo que le ha asegurado. Lo que los creadores del Sello intentan evitar es que éste se utilice con una finalidad puramente comercial. El objetivo principal del Sello de Calidad de la Franquicia es aumentar la calidad de todo el sistema.
Las empresas interesadas en obtener el Sello de Calidad tienen dos vías para hacerlo: concertar la visita de un auditor directamente o acudir a un implantador, consultora que asesorará al franquiciador informándole de cómo puede cumplir los requisitos que le permitirán obtener el Sello.

Revisión anual
Siguiendo las conclusiones que alcance el auditor tras visitar la empresa, la certificadora enviará un informe a la AEF, con el que se determinará si tal empresa es apta o no para obtener el Sello.
El Sello de Calidad de la Franquicia tiene una validez de tres años y cada año la empresa ha de superar una auditoria de revisión. Una vez terminado este plazo, se vuelve a realizar una auditoría de certificación completa.


Cumplir lo prometido
Los requisitos que una empresa franquiciadora ha de cumplir para obtener el Sello de Calidad de la Franquicia son requerimientos que versan sobre la honestidad en el proceso de selección de franquiciados y sobre el soporte continuado prestado a la cadena de franquiciados. Es posible que más adelante, cuando el Sello de Calidad esté más desarrollado, se decida incluir algunas condiciones un tanto más exigentes. Sea como sea, la empresa que haya obtenido el Sello, no debería tener problemas para superar estos requisitos si va superando los controles anuales.

Es fundamental precisar que el hecho de que una empresa disponga del Sello de Calidad no garantiza que el concepto que ofrece funcione con éxito asegurado ni que se alcancen importantes beneficios. Lo que sí garantiza el Sello de Calidad es que esa empresa cumplirá todo lo que promete a sus franquiciados y que la relación con éstos será la adecuada. Del mismo modo, que una enseña no cuente con el Sello de Calidad, no determina rotundamente que la relación con sus franquiciados no sea la correcta o que no cumpla lo que dice, aunque no queda avalado por un ente externo. No hay que olvidar que el Sello de Calidad de la Franquicia es de carácter voluntario y, como este carácter indica, está en manos de cada empresa el solicitarlo o no.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com