Versión desktop Versión móvil

Tendencias de moda

Franquicias & Negocios

Descubre cómo se gestan las tendencias que marcan uno de los sectores más competitivos y rentables, el de la moda

La moda, aunque continúa siendo el arte de algunos maestros, ha dejado en parte de ser privilegio de unos cuantos afortunados. Las grandes cadenas acercan las tendencias más exclusivas al gran público que puede acceder, de este modo, a los modelos propuestos por los grandes diseñadores. La franquicia pasa a convertirse, en este contexto, en uno de los mejores aliados para las compañías que quieren desarrollarse a nivel internacional.

¿Quién marca las tendencias que se lucirán en las pasarelas la próxima temporada?, ¿y lo que llevaremos y veremos en la calle?
¿Es la moda un estilo que nace destinado a morir a los seis meses, olvidado en el armario? Para los profesionales del sector, nada más lejos de la realidad. El sistema de tendencias en el mundo de la moda cambió totalmente de sentido al inicio del siglo XXI. Si hace unos años, se llevaban estilos rígidos, impuestos por los grandes del mundo de la moda, en la actualidad las tendencias no son más que eso: directrices que nos marca el sector, pero que admiten distintas interpretaciones por parte de cada consumidor. La moda marca tendencias para cada temporada, que apuntan a aspectos sutiles de lo que luego veremos y cada uno interpretará a su gusto.  
 
-La moda de la calle
La influencia de la moda en la sociedad actual está fuera de toda discusión. En Italia, por ejemplo, la moda genera el 20% del PIB. En España, aunque no alcanzamos esos niveles, el interés por la moda crece año tras año y se puede comprobar, entre otros indicadores, porque las acreditaciones, tanto a la pasarela Cibeles como Gaudí, dos de los principales eventos del sector en nuestro país, aumentan cada edición. La moda impacta en la calle y está relación no es unidireccional: el poder de generar tendencias en la actualidad no lo tienen sólo los grandes diseñadores y las firmas de lujo; la calle y las marcas ‘Street Wear’ que ofrecen productos originales y funcionales, cada día tienen mayor protagonismo en este sentido. Cada vez son más las marcas que apuestan por este nicho de mercado, que absorben la exclusividad de las grandes firmas y se colocan en un camino intermedio para satisfacer a un cliente que busca prendas más asequibles y prácticas.

-Cadenas asequibles
La consolidación de cadenas de moda como Zara o H&M acercan la moda al gran público y facilitan que la mayor parte de la población pueda absorber las tendencias más punteras en moda. Estos grupos cuentan con una importante fuerza, tanto a nivel de producción como de distribución y, además, no están tan limitados como las grandes firmas en cuanto a niveles de calidad. Partiendo de estas premisas, las cadenas de moda son capaces de acelerar mucho los procesos productivos acercándose a las grandes marcas, ofreciendo modelos casi idénticos a los que ofrecen éstas, y en la misma temporada.  

-La franquicia y el diseño
Hablamos de un mercado sumamente competitivo, en el que los diseñadores están obligados a reinventarse o a morir, a pesar de que, como afirman los profesionales del sector, casi todo lo que surge en moda son ideas del pasado que se recuperan y se adaptan para el presente. Para marcar tendencia, la gran mayoría de diseñadores afirma inspirarse en lo que le gusta, más allá de lo que hacen los demás.
A nivel de negocio, las estrategias más recientes empleadas por los grandes diseñadores pasa por un control vertical estricto de toda la cadena de distribución, incluidos los locales comerciales. Una de las claves de las marcas de lujo es su voluntad de distinguirse con un sello de exclusividad, con colecciones especiales y limitadas.
Pero no siempre ha sido así. En la década de los años 90, las marcas de moda más prestigiosas se popularizaron y pusieron en marcha estrategias para acercarse a un público menos limitado: sacando segundas líneas, otorgando licencias, etcétera. El panorama cambió con el nuevo siglo; a partir del año 2.000, muchas firmas recompraron las licencias y retiraron algunas de las líneas de difusión que empleaban hasta el momento.
De todos modos, algunas marcas han optado por emplear estrategias algo más comerciales y se han planteado el sistema de franquicia como un modo de desarrollo eficaz para llegar a más mercados, sobre todo aquellas marcas que buscan implantarse en mercados internacionales. Como el propio Custo sostiene, la franquicia es una vía que se han planteado y sólo esperan el momento idóneo para ponerla en práctica. De forma paralela, Custo se dibuja como una firma de moda de ‘primera división’: desfila en las pasarelas más prestigiosas, hace publicidad en medios especializados, ubica sus tiendas en zonas de primer orden comercial, etcétera.

-Ventajas para todos
El sector de la moda se dibuja como uno de los más competitivos del mercado. Se requieren inversiones elevadas, los locales se sitúan en las zonas más comerciales de las principales ciudades y también es de los sectores que alcanza las facturaciones más altas. 
En este contexto, la franquicia se presenta como una vía tanto para las cadenas como para los emprendedores que quieren adentrarse en este sector.
De cara a las empresas, la franquicia es una opción más asequible para expandir sus conceptos que hacerlo con tiendas propias, tanto a nivel nacional como internacional. De cara al emprendedor, la franquicia le facilita la entrada en un sector muy competitivo con el respaldo de una marca conocida. En el sector de la moda femenina operan en franquicia aproximadamente 35 redes y entre ellas aúnan cerca de 1.900 establecimientos.

-Facturaciones elevadas
La franquicia es una opción de desarrollo para negocios de todos los sectores de actividad, pero en el de la moda, esta afirmación cobra especial importancia. Hablamos de un mercado en el que es muy difícil hacerse hueco como empresario independiente. Del mismo modo, el segmento de la moda en la franquicia ha adquirido especial protagonismo en los últimos años, alcanzando niveles de facturación elevados. Las enseñas de moda en franquicia facturaron, durante 2005, 1.430 millones de euros.
Para unirse a una cadena de moda en calidad de franquiciado se requiere una inversión media de algo más de 100.000 euros y el canon de entrada se sitúa alrededor de los 14.000 euros. Estas condiciones variarán en función de la marca. En cuanto al local comercial, la superficie media de las tiendas de moda es de unos 100m2 y suelen contar con ubicaciones privilegiadas; zonas de primer orden comercial, en poblaciones en las que haya, como mínimo, 75.000 habitantes. El perfil de franquiciado que la mayoría de cadenas busca para unirse a su marca es mujer en más del 60% de los casos con un marcado perfil comercial y don de gentes.  

-La moda española
Custo Barcelona o Victorio & Lucchino, por ejemplo, constituyen un claro paradigma de la dimensión que está alcanzando la proyección internacional de la moda española, hasta hace unos años limitado a unos pocos diseñadores.
Algunas de las enseñas que marcaron tendencia y allanaron el camino en este sentido, son Mango, que tiene presencia en 81 países con más de 868 tiendas, o las marcas del grupo Inditex; Zara, Stradivarius, etcétera, o Cortefiel, por ejemplo, también ha servido de modelo, con su presencia en países del todo el mundo.
En la actualidad, diseñadores españoles triunfan en las pasarelas internacionales más prestigiosas; se proyecta, de este modo, una nueva imagen de la moda española: madura y al nivel de otros países punteros en el sector.
La franquicia, por su parte, se está convirtiendo en una modalidad de desarrollo cada vez más frecuente entre las firmas de moda y cada día son más los diseñadores célebres que apuestan por esta fórmula de negocio para desarrollar sus conceptos, en busca de una expansión firme. Adolfo Domínguez, Roberto Verino o Antonio Pernas con precursores en este sentido.

-Entrevista Custo
Inspiradas en el estilo de los surferos del sur de California y la psicodelia del norte, las camisetas de los hermanos Dalmau, Custo y David, supusieron toda una innovación en España. Tras lanzar la marca bajo el nombre de Custo Line en la década de los años 80, no han parado de trabajar e investigar, sobre todo en el área del diseño. Todos los pasos que Custo ha ido dando han estado marcados por la innovación y la audacia.

FyN.- ¿Cuáles son las claves de su éxito?
C.D..- Creo que la clave ha sido trabajar mucho, rodearnos del mejor equipo y ser muy constantes.
FyN.- ¿Marcáis vosotros, junto a otros diseñadores, las tendencias de moda?
C.D.- Marcarlas no lo sé. Pero, en 25 años que llevamos trabajando, hemos conseguido tener un mercado, y lo que nos interesa es mantenerlo y seguir creciendo.
FyN.- ¿Cuál es su perfil de su clientela?
C.D.- En un 80% son mujeres y un 20% hombres.
FyN.- ¿Qué tendencias se imponen en la moda actual?
C.D.- Para nosotros las tendencias existen pero no las tenemos demasiado en cuenta. Llevamos mucho tiempo trabajando y creo que tenemos un ADN muy marcado. Lo que nos interesa es ser capaces de renovar y refrescar nuestro ADN en cada colección, pero sin cambiar su fondo. Las tendencias van cambiando cada temporada y a nosotros no nos interesa cambiar.
FyN.- Algunos de sus modelos son casi exlcusivos, poca gente los viste. ¿Cuántos piezas de un mismo modelo y talla reproduce Custo?
C.D.- Depende de cada modelo, en algunos casos hay series limitadas que pueden llegar a ser de tan sólo diez unidades. Tratamos muchas piezas con tratamientos manuales que tienen tiradas muy limitadas.
FyN.- Actualmente están desarrollando una política de expansión basada en tiendas propias, ¿por qué tomaron esta decisión?
C.D..- Porque en las tiendas propias podemos presentar las colecciones completas de las que disponemos y de forma coherente con la filosofía y el estilo de nuestra marca.
FyN.- Ha afirmado en varias ocasiones que la franquicia es una de las asignaturas pendientes de Custo. ¿Por qué le gustaría apostar por esta forma de desarrollo?
C.D.- Porque una franquicia no deja de ser un espacio propio para la marca y es una manera rápida de implantarse en el mercado. Es un tema de tenemos ahí, nos falta dar el paso. Sería una buena manera de crecer y lograr una mayor expansión. Aunque no lo hemos tirado aún para adelante, es una posibilidad de futuro para la marca.
FyN.- ¿Cuál sería el perfil de sus franquiciados?
C.D. Profesionales del comercio de moda.
FyN.- ¿Y los requerimientos?
C.D.- Tendrían que ser locales ubicados en calles muy comerciales, con una superficie de entre 60 y 100 m2.
FyN.- A nivel internacional, ¿qué planes de desarrollo siguen?
C.D.- En estos momentos, seguir abriendo tiendas, tanto en Europa como en Estados Unidos.
FyN.- ¿Cuál es la situación por la que pasa la moda española en la actualidad?
C.D.- Existe un buen nivel en cuanto a diseñadores, a creadores. Lo que falta es fuerza en cuanto a Marketing e infraestructuras para tener la capacidad necesaria para salir al exterior y crecer. Queda mucho mercado por explotar; la moda española tiene todavía una gran proyección. Falta un empujón para lograr una mayor expansión internacional.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com