Franquicias: Portal de todos los negocios en franquicia de España

lunes, 22 de diciembre de 2014

Cómo montar un parque infantil


La natalidad comienza a despuntar en España y con ella el filón de los negocios infantiles que explosionan en un mercado donde el ocio es el sector del futuro. Considerado como un negocio excéntrico abocado a no tener mucho éxito, eran pocos los que apostaban por los parques infantiles, considerados como: "una necesidad creada". ¿Por qué iban a acudir los niños a parques infantiles para jugar? Se preguntaban incrédulos empresarios y emprendedores.

Diez años después y 210 establecimientos más tarde han dado la respuesta a esta pregunta, y la razón a aquellos primeros visionarios seguros del triunfo del ocio.Más niños, más negocio
En el 2000, la cifra de nacimientos alcanzó los 9,91 por 1.000 habitantes, superando los 9,50 del año anterior. Unas cifras que ha supuesto un rápido efecto dominó, ya que por primera vez la natalidad española ha dado un salto.

Los negocios relacionados con el público infantil se encuentran en plena explosión comercial. No hay que olvidar que los niños representan uno de los segmentos de mercado más atractivos para el empresariado, ya que son los futuros consumidores del mañana.Cambios sociales igual a beneficios
El 85% de la población dedica parte de su renta a la diversión en familia, frente al 40% de hace diez años. Las fórmulas diseñadas por los parques infantiles han sido las mejor acogidas: la necesidad de buscar centros seguros donde los niños jueguen y el escaso tiempo de los padres para preparar fiestas en casa, como sucedía antaño, hacen de estos centros un recurso de primera necesidad.

El "boom" llegaría en 1996, fecha en que la mayor parte de las enseñas vigentes hoy ya estaban en el mercado, expandiéndose a través de franquicias. Lejos de encontrar el tope en un mercado nacional, que aún no está maduro, muchas de estas marcas ya han puesto sus pies en el exterior. Es el caso de Chiqui Park, Multiaventura o Indiana Bill.Empleo y facturación
Los parques infantiles facturan alrededor de 42 millones de euros y tienen un beneficio neto de 10 millones de euros, eso teniendo en cuenta que son casi 4 millones de niños los que visitan algunas de estas instalaciones al cabo del año. Cifras que se aunan para dar una perspectiva del negocio que representan estos centros y que emplean a unas 1.700 personas.

Todo esto en apenas diez años que han servido para calibrar el potencial de esta actividad, cuyo secreto es muy simple, como bien afirma el director de expansión de Planeta Mágic Carlos Durbán: "Si se montan bien, los parques infantiles están siempre llenos".Público constante
La afluencia anual de niños a un parque infantil de entre 600 y 800m2 es de 16.000 visitas, lo que suponen 1.400 entradas mensuales, que se complementan con la celebración de fiestas y cumpleaños, 1.500 al año, lo que nos pueda dar una idea aproximada del volumen de negocio que se mueve en estos centros.Parques urbanos o periféricos
Su principal motor es ofrecer un servicio completo de ocio para niños de entre 1 y 12 años y bebés, a través de actividades y juegos diversos para desarrollar sus capacidades psicomotrices, imaginativas y sociales; salas para la celebración de cumpleaños con capacidad para decenas de niños, servicio de cafetería y venta de "merchandising".

Acudir a un parque no es un acto impulsivo, "es una decisión meditada familiarmente", subraya el director de expansión de Planeta Mágic, lo que implica valorar ciertos aspectos del centro escogido: su ubicación, los servicios que ofrece para padres, el horario, etc. Es por esta razón, que la mayor parte de los parques infantiles han optado por alejarse de las grandes urbes y se han situado en las zonas del extraradio, aprovechando el tirón que proporcionan las grandes superficies comerciales, los centros de ocio, las grandes salas de cine.

Este ambiente asegura muchos más clientes y garantiza el lleno del establecimiento, sobre todo, durante los fines de semana, cuando es la familia al completo la que decide donde invertir su tiempo de ocio.Grandes espacios
El espacio en este negocio es fundamental. La cuota de entrada de niños es una de las vías de ingreso, la segunda en importancia por detrás de la celebración de cumpleaños y fiestas, qué suponen el 50% de la facturación, esto unido a la circunstancia de que este negocio funciona determinados días a la semana a horas muy concretas, hacen casi obligatorio disponer de grandes espacios que permitan admitir el mayor número de niños posibles, garantizando su seguridad y sin aglomeraciones.

Los parques infantiles empiezan a obtener resultados rápidos a partir de los 300 m2, aunque también los hay de 250m2, una superficie más o menos adecuada para poder distribuir todas las áreas de juegos y actividades. A partir de estas dimensiones no hay límite.

Lo normal es encontrar parques infantiles de 450 a 800 m2, aunque también existen superficies de más de 1.000 m2. Para los expertos del sector: "Los buenos negocios están en los parques de gran tamaño", asegura Carlos Durbán.Diáfanos y amplios
Independientemente de las dimensiones exigidas, los locales tienen que cumplir unos requisitos particulares: ser lo más diáfanos posibles, sin columnas, ni más tabiques de los necesarios, ya que de otra forma, incrementaría considerablemente el coste inicial para adecuar el local además, de disminuir la espectacularidad de algunos de los juegos instalados. La altura también es un factor fundamental, cuánto más, mejor, ya que también ayuda a aumentar el impacto de las atracciones.Negocio de pocos días y pocas horas
El mal tiempo es el mejor aliado de este negocio. No es por casualidad, que las cifras más atractivas, tanto de entrada de niños como de facturación, se produzcan durante los meses de invierno: de octubre a abril, donde la falta de otras actividades hace de estos parques la única opción factible.

La proporción es muy alta y mientras un mes de enero puede suponer una entrada del 11% de la facturación anual, el mes de agosto apenas representa el 3%. Los fines de semana representan casi la totalidad de la facturación mensual de un parque infantil (85%), con respecto a la entrada de niños durante los días laborables tan sólo un 15%.Recursos para las horas bajas
Esta es una fómula que comienza a extenderse entre los parques infantiles y que ayuda a aumentar la actividad de los centros durante los meses de verano con fiestas de disfracez, deportivas, excursiones, etc. Las asociaciones, colegios y clubes son buenos clientes de estas iniciativas.Idóneo para inversores
Para afrontar esta actividad se necesita una inversión de entre 120.202 euros y los 210.354 euros. Las características del franquiciado idóneo para este trabajo, más que ser de índole profesional están reñidas con su carácter: donde gentes, paciencia y gusto por el trato con el público en general y con los niños en particular.
Una vez en funcionamiento, el plazo de amortización de la actividad está en los tres años, con un beneficio neto en la facturación del 15%, ya que los franquiciados de esta actividad venden un intagible: tiempo de ocio, por lo que todo es margen. No existe el gasto variable.Qué les deperará el futuro
La combinación de factores sociales y empresariales señalan a los parques infantiles como el sector que más crecerá dentro del ámbito de la franquicia en los próximos años. Esto implicará una serie de connotaciones, como un considerable aumento de parques infantiles, en la actualidad son unos 210, a corto plazo.
La madurez de este negocio está por llegar.

B.R. Redacción FyN. Septiembre 2002

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2014
Diseño web disgrafic.com