Versión desktop Versión móvil

Preparados para el 'baby-boom'


Han innovado, impuesto tendencias, integrado conceptos y aumentado sus ventas en el último año. Las casi 20 marcas del sector de la moda infantil que existen en el mercado español están aprovechando el buen momento que vive el sector, convirtiéndose en un ámbito con un progresivo crecimiento. Aquí están las claves. La moda infantil atraviesa una fuerte etapa de desarrollo. En los últimos cinco años, el número de cadenas de moda infantil se ha ido incrementado en un 66%, ya son una veintena las que acaparan el mercado español. Todas ellas han visto como sus ventas han ido creciendo progresivamente y sus establecimientos, afianzándose en un país que no destaca precisamente por su elevado índice de natalidad. ¿Qué está pasando, entoncés? Los profesionales del sector son conscientes de que el mercado no es el mismo y tampoco los consumidores. Los hábitos de los clientes han cambiado, las estrategias desarrolladas las cadenas, también, así como los métodos de trabajo y los sistemas de captación de clientes. Todos estos aspectos forman parte de la cara de una misma moneda, ya que determinados elementos contribuyen al desarrollo del resto y viceversa. Así es como este sector, considerado en principio tradicionalista y estático se ha convertido en una oportunidad de futuro para invertir. En la actualidad, la moda infantil se posiciona como uno de los subsectores de más peso, justo detrás de la moda femenina. Y a ello han contribuído sobremanera, las nuevas tendencias del sector.Evolución de vértigo

A día de hoy, la moda infantil representa el 11% de la facturación total del sector textil. No se puede negar la evidencia: este ámbito de negocio se encuentra en un momento de auge económico. Bien es cierto, que en dinamizar esta situación han contribuído muchos aspectos sociales. Por primera vez en décadas, la tasa de natalidad española ha comenzado a resurgir mínimamente; aumenta el índice de hijos por mujer y también la llegada de población inmigrante con una natalidad más elevada. Por si fuera poco, las previsiones sitúan el 2006 como el año para el que se prevé un mayor número de niños en el tramo de o a 3 años. Con todos estos factores, es obvio que los ámbitos relacionados con la infancia experimenten un salto cuantitativo importante. Y la moda ha sido la primera en notar este tirón comercial, acrecentado por una serie de cambios que se han experimentado dentro del sector.Diseño y ventas

Y es que la ropa infantil ya no es lo que era. El diseño ha entrado de lleno en las colecciones para niños, convirtiéndolas en artículos de consumo para cada temporada; las cadenas han puesto en marcha fuertes planes de expansión, reforzando su presencia en el mercado nacional a través de tiendas integrales, capaces de albergar todo lo que un niño necesita para vestir, dormir o jugar; y, sobre todo, con el interés de captar nuevos clientes. Existe un 'boom' por todo lo que implique 'moda' y 'niños' y esa es una realidad para el sector. Una realidad, por cierto, que está reportando a la veintena de enseñas que operan en el mundo de la moda infantil cuantiosos beneficios. Y lo que es mejor, pocos de estos profesionales hubieran vaticinado hace cinco años esta explosión comercial que ahora les obliga a crecer.
La diseñadora Pili carrera ha sido una de las últimas firmas en sumarse al ámbito de la franquicia. Y lo ha hecho justo cuando el sector atraviesa su mejor momento. "Si analizamos este 'boom' nos encontramos con una estrategia basada en tres líneas de actuación: por una parte, la incorporación del diseño como sello de identidad; la segunda, la creación de canales de distribución propios y por último, la fórmula de la tienda global e integral donde se da cabida a todos los proyectos relacionados con los niños y su entorno", asegura la propia Pili Carrera. Estos tres conceptos han catapultado al éxito al sector de la moda infantil, creando nuevas necesidades e imponiendo nuevos sistemas de compra, pero, sobre todo, han ayudado a convertir este ámbito en un segmento muy competitivo. Es más, como explica Pili Carrera: "Nuestro sector ha sabido asimilar las necesidades de un grupo de consumidores de 0 a 14 años, cada vez más exigentes y eso se ha dejado notar en las ventas y la respuesta del público".Concepto integral

Las tiendas han jugado un papel decisivo en todo este proceso de transformación. De hecho, los establecimientos de moda infantil ofrecen a sus pequeños clientes diferentes vertientes de los negocios dedicados al mundo de la infancia. Ya no sólo venden ropa, también, diversión, imagen y comodidad. Lo que al principio se convirtió en una apuesta original, apenas existente en el mercado español, ha tomado visos de ser una tendencia que da resultados. "Esta fórmula, al igual que otros intentos de diversificación, no es más que una estrategia para aportar valor añadido al cliente y evitar su fuga hacía la competencia", afirma María Zamacola directora de Expansión de Neck & Neck. Estrategia o no, la fórmula parece funcionar o al menos arrastra adeptos. Se busca fidelizar a la clientela, aumentar las ventas y ampliar el segmento de mercado y lo cierto es que se está consiguiendo.
Orchestra ha sido una de las enseñas pioneras en introducir en el mercado español esta atractivo sistema de tienda integral: compartir moda y servicios. En sus establecimiento no sólo se pueden encontrar todo tipo de colecciones de moda, sino que están dotados con áreas exclusivas de juegos para los más pequeños. "Los padres acuden a la tienda, con la certeza de que van a realizar su compra con total tranquilidad, sin prisas, mientras sus hijos están bien atendidos y se entretienen", señala el director comercial de Orchestra para España, Erik Mayol. Muchas cadenas han introducido todo tipo de servicios adicionales, no sólo juegos, también vestidores cine, salas de fiestas, etc. Sin embargo, esta tendencia no funciona en todos los establecimientos. "Esta integración, si bien puede darse en grandes superficies, no es habitual en la cadenas de moda infantil con establecimientos, ya que las tiendas de menor dimensión suelen dedicarse únicamente a la venta de prendas de vestir", subraya Emili de Canada House.Canales propios

Pero las líneas de negocio se han diversificado mucho. No se trata sólo de convertir las tiendas en áreas de juego, sino de ofrecer una amplia oferta en artículos, para todas las edades, gustos y situaciones. En este sentido, las cadena se han transformado en verdaderos centros de moda donde se puede adquirir lo último en completas colecciones de diseño para bebés y niños de hasta 12 y 14 años. Los accesorios, las líneas de baño y puericultura son algunas de las colecciones que con más fuerza han irrumpido en los establecimientos. "Nuestras primeras colecciones de bebé y niño/a han dado paso ahora a una mayor diversificación de productos con la incorporación de las líneas de canastilla, ceremonia, óptica, accesorios, sport, puericultura, decoración , cerámica y cosmética hasta una colección de premamá para dar servicio a madres e hijos", subrayan desde Pili Carrera. Esta enseña es un ejemplo de lo que está sucediendo en el sector en este terreno. La respuesta de los consumidores a esta integración de conceptos ha sido total.
Ahora, son las cadenas quienes imponen sus criterios estéticos. Las marcas se encargan del diseño. De hecho, las enseñas son las que se preocupan por dotar a sus colecciones de su propio estilo personal, poniéndolas en mano de sus profesionales. De esta forma, arrebatan a los talleres la capacidad de decisión que tenían sobre las colecciones. La calidad es un factor clave y por el que apuestan todas las cadenas.La entrada de multinacionales

La internacionalización del sector es evidente. La entrada de enseñas extranjeras en el mercado nacional no ha dejado indiferente a nadie. Desde hace un par de año, son muchas as multinacionales que se han sumado a este 'boom' comercial, repartiéndose el mercado con las enseñas de ámbito nacional. "En el mercado de la moda se está desarrollando un proceso de concentración hacia las grandes marcas o cadenas de moda infantil. Esto continuará a corto plazo y sólo las marcas que hayan demostrado la validez de su modelo de negocio saldrán victorisos", asegura María Zamacola de Neck & Neck. Su éxito viene precedido por un aumento en el consumo. Los niños son un negocio. Las empresas lo saben y aprovechan el poder adquisitivo de los padres para fomentar una cadena que no tiene fin. El efecto de este proceso ha llevado a grandes grupos a participar de este mercado.
Inditex ya prepara el relanzamiento de una cadena independiente de moda infantil, Kiddy's Class, que ya cuento con 41 puntos de ventas en el mercado español y las estrellas de cine también juegan a ser empresarios de este sector, como la creación de una firma propia a cargo de la actriz Catherine Zeta Jones. Algo arrastra este ámbito cuando todos ven posibilidades en él. "Siempre es un buen momento para montar una tienda de moda infantil, ya que los niños son los primeros destinatarios del presupuesto familiar y los que llevan todas las atenciones de la familia", apunta María Zamacola. Sin embargo, las bases para invertir en este negocio pueden ser mucho más sólidas como las que destaca Emili Armengols de Canada House: "Estamos asistiendo a la desaparición gradual de las tiendas tradicionales, junto a un incremento cada vez mayor del consumo por lo que hay que dar respuestas rápidas que se ajusten a las necesidades del consumidor".Últimas Tendencias

  1. El diseño se incorpora como sello identidad: ya no basta con vender ropa para niños hay que vender moda.
  2. Mucho más que un establecimiento: Las tiendas de moda infantil se han convertido en ocasionales centros de juego, con áreas lúdicas específicas para los más pequeños.
  3. Fidelización:algunos establecimientos ofrecen servicios complementarios a los padres para fidelizarlos.
  4. Colecciones completas: la rotación de las colecciones se ha ido incrementado, adquiriendo cada vez más importancia para los consumidores.
  5. Fórmula de la tienda global: dotar de servicios añadidos a los establecimientos, con vídeo, televisión, cambiadores para bebés e incluso refrigerios para entretener a los niños y que los padres hagan la compra más cómodos.
Cómo evoluciona el mercado

  1. Concentración en grandes grupos: las grandes cadenas de ropa infantil o aquellas con más peso en el mercado son las que están acaparando el ámbito español de la moda, en detrimento, en ocasiones, de las tiendas multimarca.
  2. La irrupción de enseñas de otros sectores: la moda infantil se está convirtiendo en un apetitoso bocado para importantes marcas pertenecientes al ámbito de la moda que quieren quedarse también con su porción del pastel o incluso para grupos de peso como, por ejemplo, Inditex, que ha relanzado unas tiendas infantiles independientes, o de firmas como Lego que ha creado su propia marca de ropa.
  3. La entrada de marcas extranjeras: el mercado español se está convirtiendo en un escenario muy deseado por las enseñas internacionales del sector, que ven nuestro país como un buen marco para desarrollar sus redes de establecimientos.
Cifras del sector

  • El sector infantil alcanzó en 2001 los 1.515 millones de facturación.
  • La ropa infantil supone un 11% de la facturación total del sector textil.
  • Son más de 500 establecimientos dedicados a la moda para niños.
Por qué es un buen negocio

  1. Los niños siguen siendo los primeros destinatarios del presupuesto familiar y los que se llevan todas las atenciones de padres y abuelos.
  2. La tasa de natalidad española está experimentando un crecimiento progresivo y se prevé que para el 2006 los niños de hasta 3 años representen el 13% de la población.
  3. La creación de canales de distribución propia ayuda a comercializar los artículos, consiguiendo un mayor control sobre la cadena.

Redacción Marzo 2003

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com