Versión desktop Versión móvil

Un sector a todo gas


La calidad de los sistemas empleados, su utilización 'in situ' y la especialización de las cadenas han hecho de este mercado una inversión de futuro. Calidad, rapidez de servicio y ahorro son las tres máximas que avalan el éxito de las enseñas que actualmente se mueven dentro del sector de los servicios a automóviles. A día de hoy, las cifras apuntan a que hay más de 14 millones de vehículos en las carreteras españolas, un mercado potencial, rodante que necesita cubrir una mínimas atenciones y que buscan los sistemas más seguros y económicos para hacerlo. El poder de este sector se sustenta, precisamente, en que esta cifra de automóviles crece anualmente de forma espectacular y que, por lo tanto, el negocio no cesa nunca. Está claro que todos los servicios que tengan que ver con vehículos, es decir, arreglos, reparaciones, reformas de desperfectos, puestas a punto, suponen un gasto importante para el consumidor y todo lo que venga a amortiguar ese gasto, representa un negocio de éxito. "Las perspectivas del sector son prácticamente ilimitadas, en todo lo que tenga que ver con reparaciones y eso lo hemos notado en los últimos tiempos y lo seguimos notando", apuntan desde Glas Weld System, una de las cadenas de ámbito nacional dedicada a la reparación de cristales laminados.


Y es que lejos de percibir la desaceleración económica de los últimos meses, este mercado atraviesa uno de sus mejores momentos. El volumen de negocio que genera viene favorecido, sobre todo, por la irrupción en el sector de enseñas especializadas en aspectos muy concretos que han conseguido modernizar y dotar de vitalidad a un ámbito bastante tradicional. Durante años, los servicios a automóviles estaban limitados a los autolavados, los talleres de reparaciones o el alquiler de vehículos; sin embargo, de un tiempo a esta parte, la oferta se ha multiplicado, pero sobre todo, se ha profesionalizado al máximo. Han jugado con ventaja, han puesto soluciones a las necesidades de unos clientes cada vez más exigentes. "Los clientes buscan calidad, buen precio y rapidez en los servicios para sus vehículos. Anteriormente, cuando un vehículo sufría pequeños desperfectos la solución era no arreglarlo hasta que no fuera necesario, ya que resultaba muy costoso para el usuario, lento y con unos resultados en ocasiones de calidad muy inferior al esperado. Esto, hoy en día, ya no es así", analiza Manuel Cabanelas, responsable de la cadena de reparación rápida Rayas.

Calidad y ahorro

No hay que profundizar mucho en este ámbito para percatarse, que la mecánica rápida y el mantenimiento de automóviles es un mercado en plena expansión. Su popularización llegó hace aproximadamente cuatro años, de la mano de enseñas que extendieron un concepto nuevo de servicio: reparaciones 'in situ'; arreglar todo tipo de pequeños desperfectos al momento sin tener que soportar horas de espera, por parte del cliente, ni estar días sin disponer del automóvil. Este nuevo sistema de trabajo, supuso un cambio en los hábitos de los usuarios, que empezaban a disfrutar de mayor libertad de movimiento y de una oferta más extensa y profesional donde elegir. Para las empresas, también significó un antes y un después y no tardaron en desarrollar sistemas propios capaces de ofrecer soluciones concretas a sus clientes. "No fue un proceso sencillo: había que cambiar la mentalidad de los usuarios, que al principio dudaban, estaban habituados al típico sistema del taller y les resultaba extraño que las reparaciones fueran tan concretas y únicamente en las zonas afectadas; sin embargo, con el paso del tiempo la situación ha cambiado y ahora son los propios clientes quienes nos solicitan más y mejores servicios en esta línea", subraya el responsable de la cadena de reparación rápida Autorestore, Francisco Cayón.Profesionalización

Este proceso de transformación ha dado como resultado la profesionalización del sector, lo que conlleva implícito crear un mercado mucho más competitivo. Cuánto más especializados son los servicios, más efectivos son los resultados. Y, en definitiva eso es lo que se busca: eficacia. "Es evidente que las enseñas se han movido al compás que lo hacía el mercado, respondiendo a una imperiosa necesidad, presente en el sector del automóvil, de encontrar reparaciones rápidas y de gran calidad", matiza Eduardo Vidal, responsable para España de la cadena de reparaciones ChipsAway. Poco tiempo y calidad es lo que caracteriza a este 'revolucionario' sector de servicios al automóvil. "El automóvil supone para cualquier familia el segundo gasto en importancia que acomete a lo largo de su vida, después de la vivienda. Y cualquier consumidor sabe que hay que prestarle una atención periódica, por lo que a la hora de acercarse a un consumidor se busca la máxima comodidad y flexibilidad posible y un plazo de garantía, tanto en la mano de obra como en las piezas", asegura el responsable de Marketing de Midas, Diego Ruiz de Elvira.Sistemas propios

La mayor parte de las cadenas que operan en el mercado español han aplicado sus propias técnicas de investigación para desarrollar sistemas capaces de ofrecer soluciones concretas a sus clientes. ¿Qué quiere decir esto? Prácticamente, que la mayor parte de ellas disponen de una alta gama de productos que reparan arañazos, golpes, bolladuras, pintura, rotura de cristales, de llantas, pinchazos... La oferta es extensísima y la diferencia es que estos productos actúan únicamente sobre la zona afectada. "La técnica actúa sólo sobre el área dañada quedando las reparaciones perfectas con el consiguiente ahorro de coste y tiempo, por lo que las reparaciones se llevan a cabo en menos de dos horas y a la mitad del precio de un taller convencional", explica Eduardo Vidal.Cómo funciona

Lo que ha convertido este sector en un negocio potencial es su capacidad para crecer y adaptarse a las necesidades de los clientes y del mercado. Hasta aquí, no hay ninguna duda. Es más, la tendencia del sector es seguir por esta línea. Es difícil competir con una oferta extensa en servicios, capaz de dar respuesta al más mínimo problema y cuya solución se realiza instantáneamente, ahorrando dinero y tiempo. Dos valores esenciales en la sociedad actual, ya que ambos elementos mueven el mercado del automóvil y a sus usuarios. Pero también es cierto que una de las ventajas que ha proporcionado un mayor auge a este sector es la rápida extensión de las redes comerciales de cada enseña. Las cadenas ofrecen condiciones muy atractivas a los emprendedores que quieran invertir en este negocio, lo que les ha convertido en una opción idónea para el autoempleo. "Debido a la reciente ley que permite la liberalización de marcas y repuestos se abre un mercado con potencial. Los servicios especializados de automóvil presentan una oportunidad para las franquicias de autoempleo", destacan desde Glassinter, enseña especializada en la reparación de cristales de automóviles. La escasa inversión que se necesita, la facilidad de gestión del negocio y la particularidad de que para muchas enseñas no sea necesario disponer de local juega a favor de esta actividad.
Muchas de las empresas optan por dotar a sus franquiciados de una unidad móvil, desde donde éste acude 'in situ' a solucionar el problema del cliente.Quiénes son los clientes

"Hay dos tipos de consumidores. El intermediario o talleres y el cliente final. Los dos básicamente buscan lo mismo: garantía y calidad en el acabado, además de rapidez", insisten los responsables de Glassinter. Así es como llega la rentabilidad de estas enseñas, directamente por su capacidad de dar respuesta a las necesidades de concesionarios y grandes talleres, ya que al tratarse de servicios muy concretos y resolutivos, son su mejor recurso.
Para muchos expertos del sector, este desarrollo es sólo punta del iceberg. Lo que se espera de aquí a un tiempo es un 'boom' aún mayor. "La tendencia es especializarse aún más. Los clientes siguen exigiendo y ya buscan nuestros servicios, acuden sin necesidad de hacer nada a nivel de empresa para llamar su atención, saben que existen y lo que les damos", sintetiza Francisco Cayón.Lo que buscan los clientes

  • Servicio a domicilio.
  • Atención al momento.
  • Soluciones personalizadas para cada problema.
  • Disposición inmediata del vehículo.
  • Resultados eficaces y duraderos.
  • Ahorro considerable de tiempo y costes para los clientes.
Qué aportan estas enseñas

  1. Tiempo: mientras un taller normal precisa de hasta 2 ó 3 días para reparar un vehículo, con algunos de los sistemas empleados bastan entre 30 y 50 minutos.
  2. Comodidad: el cliente no tiene que prescindir de su automóvil, ni dejarlo en el taller. Además, de que puede ser atendido en su propia casa.
  3. Ahorro: los precios de los servicios son inferiores a los de los talleres convencionales.
  4. Calidad: los procesos de trabajo incrementan la calidad del servicio ya que aplican toda una extensa gama de productos innovadores para solucionar cada desperfecto en concreto.
Tendencias del mercado

  • Especialización de los servicios.Es una necesidad del mercado.
  • Entrada de cadenas extranjeras. Qué han descubierto el potencial de negocio que existe en el mercado español, con nuevos servicios especializados.
  • Investigación propia en productos. Con el desarrollo de una gama de productos qué se encargan de ofrecer soluciones concretas, rápidas y efectivas.
  • Nuevas necesidades del consumidor. Tiene menos tiempo y es mucho más exigente, busca soluciones a su medida y las enseñas se han adaptado a ello.

Redacción Abril 2003

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com