Versión desktop Versión móvil

Lo más caliente en restauración

Franquicias y Negocios

Restaurantes basados en los Ibéricos, nuevos conceptos gourmet y restaurantes de tapeo sin cocina, marcan las tendencias del nuevo año Nuevas líneas de negocio pisan fuerte en el mercado de la restauración. Los productos gourmet, el mundo de lo ibérico y el tradicional tapeo son conceptos vivos en el mercado. Sectores en los que se apuesta por rebajar  la inversión inicial, los costes en la gestión diaria del negocio y facilitar su operativa. ¿Cómo lo hacen?

El año 2009 trae renovados aires al sector de la restauración. Nuevos negocios que responden a las necesidades de la sociedad. Por un lado, el consumidor sigue comiendo fuera, pero lo hace escogiendo opciones saludables, rápidas y baratas. Por otro, el emprendedor busca inversiones asequibles, de sencilla gestión y alta rentabilidad. Las necesidades de unos y otros se dan la mano gracias a nuevas líneas de negocio que llegan despuntando al sector de la restauración en nuestro país. Nuevas marcas, algunas basadas en la tradición y otras en la innovación, que varían en la oferta pero que tienen características comunes: cuentan con variadas cartas de productos y no requieren cocina en el establecimiento ni salida de humos, lo que, consecuentemente, reduce la inversión inicial en el local y el gasto en personal especializado.

Reducción de costes
La restauración, sector caracterizado por los amplios márgenes y las altas facturaciones que registra, se adapta así a la nueva situación del mercado. Hasta ahora, el gran handicap del sector ha sido siempre la elevada inversión inicial que se necesita, pero las marcas han sabido cómo desarrollar negocios de éxito reduciendo el coste inicial, abriendo así posibilidades de entrar en esta actividad a emprendedores con menores posibilidades económicas.
Nuevos conceptos que basan el negocio en lo siguiente: la reducción de costes. ¿Y cómo se consigue esta reducción de costes sin afectar a la calidad de los productos?
La primera de las paradas la debemos hacer en los productos de cuarta y quinta gama. Gracias a la introducción de este tipo de alimentos se ha hecho posible la mayor sencillez en la gestión de los negocios de restauración. Éstos platos no necesitan apenas preparación en el mismo restaurante, por que llegan ya elaborados, y tan sólo requieren ser presentados y, a la sumo, calentados.
La cuarta y quinta gama aseguran una calidad unificada en toda la red de restaurantes y, a la vez, la sencillez en el día a día del negocio. Al igual que lo hace la cocina centralizada, muy característica de aquellas cadenas que apuestan por simplificar la gestión y a la vez, reducir gastos e inversiones.
¿Qué supone para una cadena tener cocina centralizada? Significa, primero, que los productos se preparan en un taller central, asegurando unos estándares de calidad para todas las franquicias de la red y eliminando las mermas en el proceso. A la vez, esto facilita enormemente la tarea de elaboración en cada uno de los restaurantes, ya que gracias a este sistema, junto con los alimentos de cuarta y quinta gama, el trabajo se reduce casi a la presentación de los platos.
Por todo esto, los locales no requieren de cocina como tal, ni de salida de humos, lo que supone ahorro en equipamiento, además de en espacio dedicado a la cocina, menor obra a la hora de montar el negocio, menos personal… Es decir, una serie de condiciones que hacen más asequible entrar en el sector de la hostelería.
En esta actividad, han aparecido y se han desarrollado con fuerza una serie de franquicias que encuentran nuevos nichos de mercado a los que dar respuesta. Innovación unida a las tradiciones, convertidas en negocio. Y precisamente todas estas líneas que se abren paso con fuerza responden a la tendencia de ofrecer al emprendedor conceptos con inversiones más reducidas.

Para los gourmet
Las tiendas de productos delicatessen son una de estas líneas que se están haciendo oír. Aunque se dedican a la venta directa, entran también en el sector de la restauración y lo hacen dedicando parte de su espacio a la degustación de sus productos. Ofrecen al consumidor una oferta rápida y de calidad, con lo que pasan a formar parte del sector de los restaurantes, pero con conceptos que requieren una fácil gestión de cara al franquiciado. Hacen uso de los alimentos de cuarta y quinta gama y sus locales no cuentan con cocina: en muchas de estas franquicias con un microondas es suficiente.
Meal Solutions o Hespen & Suárez son dos opciones a la hora de apostar por los productos gourmet: tiendas con espacios para comer algo rápido y de calidad. Por ejemplo, Meal Solutions Shop se basa en un sencillo sistema: el cliente sólo tiene que coger una cesta y escoger de la nevera, pasar por caja y pedirle al personal de la tienda que lo prepare para tomar allí mismo o para llevar. Desayunos, comidas, meriendas, snacks y cenas. Meal Solutions incorpora así el canal retail al foodservice. El negocio no requiere maquinaria ni instalaciones, el local no necesita salida de humos, no hace falta personal cualificado de cocina, no hay mermas y se logra una rentabilidad en línea con el sector. La inversión inicial aproximada es de 120.000 euros.

‘Made in Spain’
Relacionado con los productos gourmet, la franquicia está viendo llegar cada vez más conceptos que basan su oferta en los productos ibéricos. Negocios ‘made in Spain’, que encuentran en estas especialidades al protagonista indiscutible de sus cartas. Espacios de degustación como Don Ulpiano, Jamones Juan Gargallo,  Pantaiberic, o tabernas como Toma Jamón, Jamón y Gambas, Dehesa Santa María… Algunos de ellos complementan su actividad con la venta de productos. Otros se dedican únicamente a la restauración.
Se trata de un número considerable de marcas que apuestan por una oferta que gira en torno a los ibéricos, línea de negocio que ha encontrado una excelente respuesta entre el público. Este nuevo enfoque  es una apuesta por un mercado que crece en una sociedad que valora cada día más la calidad y presentación de los productos.

Cocina centralizada en el tapeo
Prueba de las bondades de la cocina central es la apuesta de cada vez más cadenas por este sistema. El sector siempre demandado de los restaurantes de tapas es otra de las líneas que crecen con fuerza y que lo hacen de optando por los productos de cuarta y quinta gama, la cocina centralizada...  gracias a lo que pueden reducir sus inversiones iniciales. Casa Gilda (150.000 euros de inversión inicial), Dehesa Santa María (140.000 euros), Bodegas Galiana (172.000 euros), Cervecería 100 Montaditos (195.000 euros), Origen 99,9% (187.000 euros), Cheffbuffet (140.000 euros), Taberna Bocatín (185.000 euros), Bodegas La Andaluza (50.000 euros)... son sólo algunas de las cadenas que ofrecen a sus franquiciados las ventajas de este sistema. Negocios que, además, disfrutan de una media de ingresos a la altura de otros conceptos de restauración.

Es una tendencia que responde a las demandas del mercado: la línea conductora de todos estos negocios es la ausencia de cocina en el local, de salida de humos y de personal especializado. ¿Resultado? Simplificación de la gestión y reducción de gastos. Ya sea a través de tiendas con espacios de degustación, tabernas especializadas en productos gourmet e ibéricos o las cada vez más marcas que optan por el sistema de cocina centralizada (muchos dedicados al tapeo), entrar en el sector de la restauración puede ser más fácil, más asequible y una oportunidad hasta para aquellos sin experiencia en el sector.
Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com