Versión desktop Versión móvil

No es oro todo lo que reluce.


Siempre hay que estar muy alerta pero cuando se trata de invertir una suma considerable de dinero en un nuevo negocio cabe asegurarse al máximo que realmente lo que reluce es oro y no cualquier metal de segunda clase que nos quieren endosar. Pero ¿cómo descubrir si un franquiciador es honrado? ¿Cómo asegurarse de que la franquicia en la que se va a invertir es seria y está bien gestionada?.

La verdad es que no existe ningún manual de donde sacar los trucos infalibles para descubrir a los malos franquiciadores. Pero sí unas pautas, unos puntos en los que fijarse a la hora de tantear el terreno. Antonio López, de la consultoría ADF, señala ocho casos que pueden indicar que la empresa franquiciadora no es seria o que puede engañarnos:1.- Imposibilidad de hablar con el departamento de franquicias de la compañía que nos interesa o bien inexistencia del mismo.

2.- Constatar que la persona que nos atiende no sabe responder a nuestras preguntas acerca del negocio.

3.- Comprobar que el Documento de Información Precontractual (DIP) está incompleto.

4.- Negación absoluta por parte de la empresa a facilitar datos sobre sus franquiciados.

5.- Detectar que el franquiciador nos ha dicho alguna mentira

6.- Tener acceso a un informe comercial y financiero deficitario o negativo. Aunque éste no es un punto muy fiable puesto que puede tratarse de una compañía muy seria y leal pero que no pase por un muy buen momento.

7.- Observar que en el contrato sólo figuran les obligaciones del franquiciado y, en cambio, se elude hablar de las del franquiciador.

8.- Presión de la empresa para que nos decidamos rápido a invertir en su negocio.Dennis Chaplin, editor de la revista inglesa Franchise International, especializada en franquicias, advierte de otro aspecto que debe llamarnos la atención: "A la hora de fijar las condiciones económicas -dice-, si se observa que el negocio del franquiciador depende en gran medida de los royalties que te impone, huye de él como si fuera una plaga porque eso quiere decir que ése empresario está utilizando el sistema de franquicias para hacer dinero en lugar de para ampliar su negocio".LOS PUNTOS NEGROS
A la hora de hablar de sectores conflictivos ninguna empresa de las consultadas quiere definirse. La mayoria aseguran que los timadores pueden estar en cualquier campo, al mismo tiempo que empresas serias y eficaces se hallan en todas partes. En cualquier caso, diversas fuentes consultadas apuntan que las empresas que distribuyen cartuchos de toner, las de máquinas expendedoras de café y las procedentes de países del sud de Europa, especialmente Italia, son las que más descontento han generado entre los pequeños inversores españoles. Obviamente es imposible y absurdo generalizar puesto que en estos casos también existen compañías serias que operan sin presentar problemas e incluso generando beneficios.

Por lo que se refiere a los motivos que causan más descontento entre los franquiciados, el presidente de la Asociación Catalana de Franquiciados, apunta la falta de seguimiento del día a día del negocio, unos beneficios económicos inferiores a los que el franquiciador había prometido y la falta de respuesta cuando se dan situaciones de competencia desleal o de invesión del territorio exclusivo.

En todos estos casos, el franquiciado no está nunca desprotegido, ya que siempre puede denunciar el caso por la via judicial puesto que los franquiciadores son considerados legalmente como proveedores, según informa Ramón Iborra.ANTE TODO ANÁLISIS
Todos estos puntos no es que sean un signo inequívoco que nos encontramos ante una mala empresa franquiciadora. Puede darse el caso que algunas compañías cumplan algunos de estos requisitos y que, a pesar de ello, sean completamente serias. Sin embargo cuando se observen entre 6 y 8 de estos puntos hay razones suficientes para desconfiar.

El caso contrario también es posible. Puede darse la circunstancia que un franquiciador que aparentemente tenga todos los papeles en regla, sea atento, didáctico, informativo y aparentemente sincero, esté tendiéndonos una trampa. Y es que, como recuerda el consultor Antonio López, "una empresa que se dedique a timar a la gente también conocerá los puntos débiles por donde se la puede descubrir y, por tanto, los evitará o esconderá tanto como le sea posible.

Haciendo un análisis harto pesimista, López se atreve a asegurar que algunas entidades financieras e incluso algunos franquiciados pueden estar comprados por la propia empresa franquiciadora de manera que cuando se les pidan informes siempre los faciliten muy positivos. Sin embargo, López asegura que esta situación extrema sólo de da en casos aislados y poco comunes.

En cualquier caso, aunque la situación ha canviado mucho, siempre se corre el peligro de invertir de forma inadecuada. Por eso todos los consultores del sector recomiendan que se haga un análisis exhaustivo de la empresa antes de invertir en ella. Un análisis que dificilmente se podrá hacer a nivel individual. La consulta a una buena asesoría que conozca el sector franquicias es altamente recomendable.DESPIECE: CRONOLOGÍA DE LOS TIMOS
A mediados de los años 90 el sector de las franquícias experimentó un fuerte boom en el mercado español. Muchas compañías empezaron a franquiciar sus negocios y eso llamó la atención de pequeños y medianos inversores. Fue en esta etapa cuando se produjeron más timos y engaños. "Surgieron muchos listillos que querían hacer negocios redondos montando empresas imaginarias", cuenta Ramon Iborra, presidente de la Asociación Catalana de Franquiciados (ACF).

El caso más frecuente se producía con empresas que vendían maquinaria o ideas cobrando un cánon de entrada fuerte y ofreciendo a cambio un know-how extremadamente pobre. Luego se olvidaban del franquiciado. No le ofrecían ni asistencia, ni asesoría, ni hacían un seguimiento técnico del negocio, de modo que el franquiciado se veía solo ante el peligro, con grandes deudas iniciales y con negocios que, a menudo, no fueron rendibles.

Antonio López, de la consultora ADF, explica que también hubo empresarios que perjudicaron a muchos pequeños inversores pero sin mala fe. Eran gente que realmente creía en su negocio o idea dice López- y no se daban cuenta que realmente esos proyectos no tenían futuro y que todas las inversiones que se destinaran a los mismos caerían en saco sin fondo. El problema, prosigue el asesor, es que la gente ponía demasiado rápido el dinero sobre la mesa. En cuanto veían una idea que les parecía novedosa o atractiva se lanzaban sin pensarlo demasiado. Mucha gente fue engañada, concluye López.

A medida que han ido pasando los años y que el mundo de las franquicias en España se ha ido asentando, el número de engaños ha caído en picado. Ahora las cosas han cambiado mucho, asegura el presidente de la Asociación Catalana de Franquiciados, las grandes marcas están muy consolidadas y la gente tiene más información.DESCONFÍA SI EL FRANQUICIADOR
1.No identifica su empresa o sus responsables.
2.Es muy vago resoecto a los programas de soporte y formación que ofrece.
3.Se muestra poco exigente con la selección de franquiciados
4.Intenta renegociar el precio.
5.Define vagamente las zonas de exclusiva o no tiene.
6.Es reacio a definir las localizaciones que funcionan.
7.No tiene inscrita la empresa en el registro de franquiciadores.
8.Da la seneación de no conocer el mercado ni sus competidores.
9.No ha testeado el concepto de su compañía suficientemente.
10.Te presiona para que tomes una decisión rápidamente.
11.Te promete grandes beneficios con poca inversión.
12.Te promete ventas fáciles.

Franquicias y Negocios - Julio 2000

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com