Versión desktop Versión móvil

Grupo Nacional Editores, al acecho de un 'best seller'


Comenzaron su actividad con una editorial y un proyecto innovador en la cartera…ha pasado poco más de un año y ya cuentan con cuatro sellos editoriales distintos y más de 100 libros publicados, Grupo Nacional Editores se lanza a copar un sector virgen en el ámbito de la franquicia: el editorial. Ya son más de 100 títulos los que han visto la luz bajo el sello editorial del Grupo Nacional Editores –Editorial Lagares- un volumen, lo suficientemente interesante para que en un año la enseña se haya planteado realizar toda una transformación en su enfoque de negocio. Todo ello con un objetivo: dar el salto nacional con mucha más solidez. De esta forma, es como se ha gestado la primera enseña editorial en franquicia en el mercado español, Grupo Nacional de Editores, respondiendo a la expansión que ya iniciaron como Editorial Lagares hace apenas un año. "No sólo hemos cambiado la firma con la idea de que los franquiciados puedan crear sus propios sellos franquiciados y englobarlos dentro de esta misma marca, sino también para dar una solución al crecimiento que estábamos experimentado tanto en delegaciones como en marcas", destaca el responsable del grupo, Diego Lagares.

Sellos independientes
Hasta el momento son cuatro los sellos editoriales independientes creados por los propios franquiciados y que operan bajo esta marca. Desde sus inicios y más ahora, el grupo ha contado con la ventaja de enfrentarse a un mercado sin competencia, donde no sólo han sido los primeros en hacer de la edición de libros un negocio en franquicia, sino que, además, han trazado un sistema que contempla las máximas ventajas para sus franquiciados. "Hay aspectos obvios en nuestro negocio que nos hacen desmarcarnos del mercado: somos la primera editorial en franquicia, hemos sabido adaptarnos a la demanda del mercado y nos hemos volcado no sólo en la imagen del grupo sino en facilitar al máximo la entrada y el éxito de los franquiciados a nuestra red", señala Diego Lagares.

Claves de editar
Son 19 franquiciados los que ya funcionan y las expectativas del grupo pasan por abrir en breve entre 8 y 10 delegaciones nuevas. Todas ellas, distribuidas por toda la geografía nacional. Las zonas de actuación de cada franquiciado son exclusivas y se delimitan por provincias. De esta manera, el franquiciado tiene marcado su territorio a la hora de buscar a los futuros 'escritores' y sus obras. De hecho su labor se centra precisamente en el aspecto comercial, ya que es la central la que se encarga de la corrección de la obra, el diseño y la comercialización de los libros, evitando todo este proceso a los franquiciados, que no tienen que invertir en maquinaria ni realizar grandes desembolsos, ni preocuparse en buscar imprentas o negociar precios... "Lo que nosotros ofrecemos es la experiencia, los medios y los conocimientos necesarios para poner en circulación libros de autores –señala Diego Lagares- y lo hacemos aplicando las máximas ventajas que son las claves de este negocio".

Inversión asequible
La rentabilidad del negocio, que las obras que se publiquen bajo sus sellos editoriales respondan a los cánones de calidad estipulados por el grupo y mantener una progresiva expansión de su red franquiciada son los aspectos que Grupo Nacional de Editores pretende seguir manteniendo. La enseña se jacta de contar con una inversión muy baja, que no supera los 9.000 euros y de no exigir a sus franquiciados ningún tipo de canon ni de royalties, beneficiando la entrada de emprendedores al negocio. Pero no todo se reduce a este aspecto. Desde la central vigilan que la calidad de las obras publicadas no merme la solidez que el grupo está adquiriendo en el panorama empresarial. ¿cómo controlar este hecho? Ofreciendo a los franquiciados un servicio de revisión estilística, con el objetivo de controlar qué títulos salen al mercado bajo esta arca editorial.

100% de beneficios
El 100% de los ingresos que se obtienen de la comercialización de las obras recae directamente en los franquiciados, ya que la central no participa de ningún tipo de beneficios. Para Diego Lagares este es uno de los factores que ha contribuido al éxito del negocio y que haya experimentado en tan poco tiempo una expansión tan importante. Tanto, que se han visto obligados a realizar toda una transformación en lo que a marca e imagen se refiere. Leer ya empieza a ser rentable.

Los requisitos…

  • 9.000 euros de inversión total
  • No se exige abonar ningún tipo de canon no royalties
  • No es preciso local: basta con una oficina para atender a los clientes.

Se trabaja con zonas de exclusividad: una provincia completa para cada franquiciado. El franquiciado se queda con todos los beneficios: todos los ingresos que se obtienen durante y tras la publicación de un libro por parte de un franquiciado, le corresponde a él. La central no recibe ningún beneficio. No tienen competencia: se mueven en un ámbito donde no existen otras editoriales que crezcan bajo el régimen de franquicia. Sin inversión adicional: el franquiciado no necesito realizar un desembolso en maquinaria, ni diseñadores, ni canales de distribución, etc…

Cómo se trabaja
La labor de los franquiciados del Grupo Nacional de Editores es puramente comercial. Ellos son los encargados de buscar a los posibles autores que deseen publicar sus obras y establecer los presupuestos del coste de las mismas. Desde la central, en Sevilla, se encargan de la corrección estilística del libro, la valoración de la obra –siempre que el franquiciado lo solicite- el diseño del mismo, la impresión en las mejores condiciones y posterior comercialización y distribución del mismo.

"Así damos una mejor respuesta a la demanda"
Con 19 franquiciados operativos –uno de ellos en México- y cuatro sellos editoriales independientes creados por los propios franquiciados, Editorial Lagares ha ido dejando atrás su concepto de enseña para convertirse en un grupo editorial de peso y pionero en el mundo de la franquicia. Todo en apenas un año de vida que ha dado como resultado la evolución de la cadena hasta convertirse en Grupo Nacional de Editores y continuar su expansión bajo esta marca. "El cambio de nuestra imagen corporativa ha sido una necesidad para albergar otros grupos, una evolución para adaptarse a la demanda del mercado", explica Diego Lagares, fundador del grupo editorial.

Cómo se gesta un grupo editorial

  • Comprobando el mercado: Comprobaron que existía una necesidad por parte de muchos autores de publicar sus obras: tesis, investigaciones, obras literarias, etc… y que no encontraban la forma de hacerlo.
  • Constituyendo el despacho editorial: con la constitución de una sociedad limitada y la ubicación de un despacho editorial.
  • Aplicaron una fórmula de éxito: optaron por crecer en franquicia, con una inversión muy baja y sin aplicar cánones a los franquiciados, sino permitiendo que se queden con los beneficios e sus clientes.

Editando…
  • Se valora la calidad de la obra. Se hace en la central, por envíos de los propios franquiciados.
  • Se realiza un estudio precio, con la intención de valorar cuántos ejemplares se editan.
  • Maquetación y diseño, que no se efectúa sólo en papel sino también en formatos digitales.
  • Impresión.
  • Estrategias de marketing y publicidad, con el fin de promocionar cada obra antes de salir al mercado.
  • Distribución final.

Redacción Mayo 2004

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com