Versión desktop Versión móvil

Tapas Bar... Con el sabor de la experiencia


Tapas Bar... Con el sabor de la experiencia Acaban de replantearse su expansión, centrándose en un perfil muy concreto: la reconversión de establecimientos ya operativos. Una fórmula cómoda, económica y moderna para los emprendedores. Con 22 establecimientos, el grupo pretende alcanzar los 100 locales para 2005, mientras, ya han inaugurado en Alemania y México. Saben lo que quieren, cómo lo quieren y qué hacer para obtenerlo. Son profesionales de un ámbito de la restauración al que llevan ligados alrededor de 15 años y que les ha permitido desarrollar una fórmula de éxito con resultados palpables. A Tapas Bar le precede la historia y la experiencia que, como enseña especializada en restauración española y dieta mediterránea -con una dedicación absoluta en el mundo de las tapas-, se ha ido labrando. El grupo no ha escatimado en esfuerzos, I+D, creatividad y proyectos con el único fin de seguir haciendo bien lo que, según palabra de su director general, Juan Carlos Cidoncha saben hacer: "Dar bien de comer. Ese es nuestro negocio: calidad y un buen saber y hacer, y lo que aportamos a nuestros franquiciados es lo que nos aportamos a nosotros mismos". Con estas directrices de trabajo tan claras no es de extrañar que hace un año se encontraron ante sí con un dilema: continuar creciendo a la misma velocidad u optar por otras alternativas, quizás más rentables.

Reconversión de locales
Habían transcurrido 9 años desde que abrieran su primer establecimiento Tapas Bar y contaban con una veintena de locales en funcionamiento cuando el grupo optó por reconducir su expansión. ¿Motivo? Buscar una alternativa a la hora de ubicarse. "Desde el principio, siempre que hemos abierto un establecimiento lo hemos hecho en centros comerciales, pero los altos precios de los alquileres y la dificultad de encontrar locales adecuados nos llevo a replantearnos este sistema de expansión", matiza Juan Carlos Cidoncha. Un año para reposicionarse fue suficiente. A raíz de ahí, Tapas Bar ofrecía una nueva oportunidad a los emprendedores: hacer de sus establecimientos, locales modernos y mucho más rentables. "Nos replanteamos nuestra expansión, qué hacer y cómo y el resultado fue este: abrirnos a establecimientos operativos que ya estuvieran en funcionamiento y que estuvieran dispuestos a reconvertir su imagen y enfoque de negocio", explican el director general del grupo. Ahora, la enseña ha centrado su expansión en este perfil. Buscan emprendedores con establecimientos a pie de calle, que funcionen, y con propietarios al frente del mismo, que tengan intención de reconvertir sus establecimientos.

Modernización rentable
La propuesta resulta muy atractiva para los futuros franquiciados y, sobre todo, rentable. La inversión es mínima -apenas el cambio de imagen del establecimiento que puede rondar los 12.000 euros, dependiendo del estado del mismo- ganan en comodidad; se solucionan todos los aspectos relacionados con la logística y la contratación de personal; se incrementa la rentabilidad de los establecimientos que se benefician de un ahorro en las compras del 15%. Todo esto... con sólo entrar a formar parte del grupo. "Es obvio que los locales tiene que cumplir unos requisitos exigidos por nuestra central o, al menos, comenzar a cumplirlos a partir de ese momento. Las ventajas saltan a la vista para el emprendedor que observa como realmente se incrementa su rentabilidad", señala Cidoncha.

Expansión segura
El 90% de la expansión de los establecimientos Tapas Bar se centrará en la reconversión de locales. Es una forma lógica de dar más dinamismo a la marca y de suplir algunos de los 'handicaps' que arrastra la búsqueda de locales en centros comerciales. Sus previsiones son alentadoras. De cara al próximo año pretenden alcanzar los 100 establecimientos. De momento, la cadena ya cuenta 22 locales abiertos en el ámbito nacional, aunque sus miras van mucho más allá. México y Alemania ya cuentan con establecimientos de Tapas Bar a través de master franquiciados. Y la idea del grupo es entrar en breve en EEUU, Reino Unido, Italia y Francia con su cocina mediterránea. De hecho, fuera de nuestras fronteras, Tapas Bar está posicionado como un restaurante español de nivel medio - alto – alto, donde las tapas son una suculenta propuesta, su especialidad.

Cocina centralizada
Dos veces al año se renueva toda su carta de productos, buscando mantener el interés y el gusto de los clientes. Para ello cuentan con un departamento de I+D más todo un equipo que se encarga de degustar y probar la calidad y facilidad de elaboración de los distintos platos. No hay que cocinar nada en el establecimiento. El 90% de los productos que se consumen llegan directamente desde las cocinas centralizadas del grupo. Esto supone un importante ahorro para los franquiciados, que ven como no precisan de la labor de un cocinero profesional y, en ocasiones, tampoco de locales con salida de humos. Además, de que el gusto original de cada plato es idéntico en cada establecimiento, por muy distantes que estén; un hecho diferencial. Y es que, a la hora de tomar unas tapas, hay que probar antes lo que hay detrás...

"Sabemos dar muy bien de comer"
A eso se dedican: a ofrecer el mejor servicio en restauración y la mayor calidad de productos en todos sus establecimiento y en ello han basado el éxito de su actividad desde 1993. Juan Carlos Cidoncha, director general de Tapas Bar tiene muy claro cuál es la base de este grupo y porqué han tenido tan buenos resultados: "Somos una empresa de restauración que nos dedicamos a la franquicia". Así es como han conseguido posicionarse en este mercado, profesionalizar el ámbito de la tapa y hacer de la comida española- mediterránea que ofrecen en sys establecimientos una insignia. "Comprobamos cada nuevo plato, experimentamos y lo degustamos. Tenemos un equipo de i+D que se encarga de buscar nuevos productos y ofrecer alternativas y de un comité que se encarga de degustarlos y comprobar si es factible o no llevarlo a cabo", matiza Cidoncha. De esta forma, los productos salen de las cocinas centralizadas del grupo directamente a los establecimientos, donde únicamente tienen que regenerar y preparar los platos ya cocinados.. Los conocimientos que se precisan en cocina son mínimos, ya que no es necesario. "Es así como conseguimos mantener la calidad de nuestros productos en todos nuestros establecimientos. Estén donde estén ubicados", subraya Cidoncha. Dos veces al año, como mínimo, se renuevan las cartas y se introducen productos nuevos con el único fin de que los clientes encuentren siempre con algo que probar.

Locales en busca de marca
Durante un año, los responsables de Tapas Bar mantuvieron su proceso de expansión en 'stand by' con el objetivo de replantearse su fórmula de crecimiento. Hasta ese momento, se habían centrado en abrir establecimientos en centros comerciales, sin embargo, los problemas derivados de este sistema les llevó a optar por una fórmula más cómoda y rentable de cara al emprendedor: reconvertir establecimientos ya operativos en locales Tapas Bar. La fórmula –mucho más rentable y atractiva para los propietario- les supone un ahorro considerable, ya que la inversión se reduce al limitarse a adecuar el establecimiento a la imagen de marca. La opción es modernizar establecimientos ya existentes, beneficiándose éstos del respaldo de una marca sólida. No es válido cualquier local, sino que se tiene muy en cuenta su ubicación, que cumpla con todas las normas pertinentes pero sobre todo que el propietario esté al frente del establecimiento.

El 90% de su expansión se va a centrar en locales reconvertidos. Cerrarán el año 2005 con 100 establecimientos abiertos. EEUU, Gran Bretaña, Italia y Francia son los países donde pretenden continuar su expansión internacional.

Hablando de rentabilidad

  • Imagen de marca moderna y respaldada con años de experiencia.
  • Condiciones de compra que conllevan un ahorro del 15%.
  • Una gastronomía propia y probada, además de mantener, si las hubiera, las especialidades que el establecimiento aporte.
  • Un know-how probado.
  • Suministro de los productos de forma continua desde las cocinas centrales del grupo.
  • Solución a los aspectos logísticos y de personal: no se necesita cocinero, por lo que se reduce costes.

Requisitos

  • Locales a pie de calle
  • Con un espacio de entre 125 y 250m2
  • Canon de entrada de 18.000 euros

Con el certificado de calidad
Como grupo de restauración, Tapas Bar acaba de conseguir la certificación de calidad ISO 9001 – 2000, por segundo año consecutivo - el anterior se hizo con el ISO-9004- "Esto lo que nos ayuda es a continuar trabajando en una misma línea y de una determinada manera, con un rigor y unas formas que dan resultado", apunta Juan Carlos Cidoncha. Tapas Bar ha superado todos los controles necesarios, tanto logísticos, como de personal, infraestructuras, de mercancías, documentación y un largo etcétera... Además también están certificados como concepto de franquicia y como establecimiento.

Redacción Mayo 2004

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com