Versión desktop Versión móvil

Lipocero entra en franquicia creciendo

REdacción 24/02/10

Lipocero entra en franquicia creciendo Especialista en el remodelado corporal sin cirugía y con tarifa plana, esta enseña ubre un hueco de mercado desatendido con un negocio de baja inversión, ideal para el autoempleo.
Lipocero llegó al mercado a principios de 2009 con su centro piloto tras observar un hueco en el sector de la estética. "Observamos la buena respuesta de la demanda ante las cadenas de fotodepilación con tarifa plana y nos dimos cuenta de que en el ámbito de los tratamientos de adelgazamiento no había nada similar al alcance de todos los bolsillos", explica José Luis Soto, director general de Lipocero. Fue entonces cuando un equipo de profesionales de la estética puso un marcha el proyecto Lipocero. En noviembre de ese mismo año, cuando esta enseña de lipoeliminación sin cirugía había probado su negocio en el mercado, inició su expansión en franquicia. Unos meses después, la enseña ya cuenta con 13 franquicias en España y una en Portugal, además de su centro piloto en las Rozas. "Vemos que hay mercado para crecer, la gente está interesada en nuestros servicios y atractivos precios", señala Soto.
Y es que el sector de la estética y la belleza es uno de los que menos afectados en épocas de crisis. “La gente no abandona su cuidado personal, va a seguir cuidándose a pesar de que la situación económica no sea propicia”, destaca el director de Lipocero. La marca dirige sus servicios a todos los públicos: hombres y mujeres de todas las edades. “En nuestro centro piloto de las Rozas, por ejemplo, el 10% de los clientes son hombres”, apunta Soto. Lo que importa realmente en esta cadena es el precio: sólo 35 euros por sesión es lo que cuestan sus tratamientos. “Con nuestros precios conseguimos fidelizar a nuestros clientes, ya que pueden permitirse acudir de manera frecuente a realizarse uno de nuestros tratamientos”.

¿Qué hacen?
Lipocero ofrece en cada uno de sus centros una serie de tratamientos con resultados inmediatos y duraderos para la eliminación de la celulitis, la grasa localizada y el remodelado corporal, utilizando tecnologías de última generación. Sus aparatos de cavitación, terapia subdérmica con radiofrecuencia, presoterapia y sus plataformas vibratorias permiten a los clientes alcanzar sus objetivos de adelgazamiento de manera efectiva. Todo ello con una tarifa fija de 35 euros por sesión. De manera complementaria, y con el fin de mejorar los hábitos alimenticios de sus clientes, Lipocero ofrece un servicio de nutrición, en el que se hacen dietas personalizadas para cada cliente desde su servicio central de nutricionistas.

Su crecimiento
La empresa tiene ambiciosos objetivos den todo el mercado ibérico y para ello busca franquiciados que respondan a alguno de los siguientes perfiles: "Por un lado, buscamos emprendedores con o sin experiencia en el sector de la estética que busquen ser sus propios jefes. Por otro, buscamos inversores que busquen una actividad en auge en la que ganar dinero. También nos interesamos por inversores que ya operen en el sector de la estética con otras marcas y que quieran entrar en una nueva actividad estética de manos de Lipocero", detalla el director de la enseña.
A nivel internacional, la enseña también tiene objetivos de expansión. "Ya tenemos una franquicia en el mercado portugués y pretendemos seguir creciendo en él", explica José Luis Soto.
La inversión de Lipocero es de 40.000 euros, en la que se incluye el equipamiento y aparatología del centro (equipo de cavitación, equipo de terapia subdérmica y radiofrecuencia, presoterapia, dos plataformas vibratorias, analizador corporal y tres camillas hidráulicas), además del material corporativo y el mobiliario. El local en el que se instalen sus centros deben tener una dimensión de unos 60 metros cuadrados en poblaciones de más de 30.000 habitantes.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com