Versión desktop Versión móvil

Seguros, ante todo


Seguros, ante todo Tecnología de tercera generación, etiquetas rígidas de tamaño reducido para pequeños artículos de cosmética y perfumería, más de 50 tipos distintos de etiquetas adhesivas de última generación… Los sistemas anti hurto se han especializado en el punto de venta. Ahora, que los productos se exponen directamente al cliente, hay que estar seguros.

Desde un libro hasta barras de labios expuestas a los ojos del consumidor ¿Quién no asume hoy en día que los establecimientos son una tentación constante para los pequeños robos? No es que lo faciliten pero hay aspectos que no se pueden cambiar, y entre ellos está el hecho de que el producto de hoy se expone libremente en los puntos de venta para facilitar la compra por impulso, ya que el consumidor busca 'mirar' y 'tocar' lo que va a adquirir, sino es así, la venta se pierde. Los responsables de los comercios tienen que convertirse en verdaderos expertos en seguridad. Toda precaución es poca y en este sentido los sistemas para proteger los artículos desempeñan un papel fundamental: el de ser cada vez más efectivos y discretos.

Disuadir del robo    

"Actualmente, la protección electrónica de artículos es la más adecuada para evitar los robos, porque además de proteger los productos utilizando etiquetas tanto rígidas como adhesivas, según sus características, tiene un efecto disuasorio en sus responsables de hasta un 80%. Esto influye directamente en el descenso de robos", explica Jordi Valls, responsable de la empresa JVD Group, una compañía especializada en la comercialización y fabricación de sistemas anti hurtos, con más de 20 años en el mercado. Y, esa es la idea: frenar la intención de robo.

Aunque sean minoría, los clientes que roban pueden tener un importante impacto sobre los márgenes de beneficios de un comercio. El robo externo es responsable de casi el 50% de la merma en los ingresos minoristas pero también es el elemento que obliga al uso de sistemas de protección electrónica que a veces resultan incómodos o poco estéticos, como son las etiquetas electrónicas: duras y adhesivas, que se aplican tanto en el 'packeging', como en el exterior o el interior de artículos. Su protección consiste en que las antenas detectoras situadas en la línea de cajas o en la salida de la tienda activan las alarmas, al detectar una etiqueta que no ha sido desactivada. Y que utilizan todos los comercios, independientemente de su sector, hay una solución que se ajusta a cada necesidad.

Sistemas anti hurto

La tecnología punta ha venido a aportar más capacidad y efectividad a estos sistemas que se han especializado al máximo. Existen tres tecnologías distintas e incompatibles entre si en el ámbito de la protección electrónica de artículos; la que se utiliza en el 80% de los casos es la radiofrecuencia, que tiene unas ventajas muy claras con respecto al resto. Las ventajas son muy efectivas para los responsables de establecimientos: por un lado, su instalación es sencilla y permite proteger cada vez artículos más pequeños es el caso de la nueva y minúscula etiqueta 'Stamp' que la multinacional Chekpoint, fabricante y distribuidora de soluciones de identificación y protección de artículos para la cadena de suministro, ha puesto en el mercado. ¿La diferencia? Sigue siendo una etiqueta rígida pero bien distinta del resto, por su utilización: para artículos de dimensiones muy pequeñas.

¿Pérdida desconocida?

No se trata de evitar grandes robos, pero las sustracciones de artículos de pequeño tamaño, ropa o productos innovadores que llaman la atención de los clientes es una realidad cada vez más presente en el comercio minorista. Los productos más vulnerables son las bebidas alcoholicas (4%), los artículos de perfumería y cosmética(2%), y aquellos relacionados con el hogar y la moda (1,7%) o de bricolaje y decoración (1,5%).

Los expertos se refieren a ello como 'pérdida desconocida', probablemente porque no atinan a deducir de dónde procede esos extravíos. Lo cierto es que el comercio minorista cada vez se ve mas afectado por las sustracciones de pequeños artículos o medianos, el robo no identificado.Y la situación va más allá de algo meramente anecdótico, sobre todo si se tiene en cuenta que este tipo de pérdidas equivale al 1,5% de las ventas del comercio general en España, lo que equivale aproximadamente a unos 1.800 millones de euros, Cifra que no pasa desapercibida y que obliga a los profesionales a tener las mejores herramientas en etiquetas de protección electrónica.

"Se trata de estar al tanto. Por lo general, no es que sea una constante pero hay artículos que 'se pierden' literalmente y no queda claro si esta 'pérdida desconocida' proviene de pequeños hurtos, internos o externos, o de errores en la cadena de suministro, por lo que cuanto más controlado esté, mejor", señalan desde la AEOC.

En las cadenas de establecimientos toda medida que se tome al respecto para paliar sus efectos, es poca. Los clientes que roban no son mayoría, suele ser caso puntuales de consumidores que ven pasar por delante de sus ojos la oportunidad o que no están dispuestos a pagar por obtener un producto de última generación o que consideran excesivo. En una palabra, que puede tratarse de clientes 'ocasionales' o, en mayor medida' de 'profesionales del robo en comercios'. Lo cierto es que entre unos y otros, sus efectos se dejan notar.

Radio frecuencia de identificación

Como no todos los comercios son iguales, ni tienen los mismos productos, las soluciones se ajustan a las necesidades de protección de cada cliente, que varían en función de elementos como la disposición de las tiendas y la forma de exposición de los artículos. Ahora, eso sí, para que la solución de protección adoptada surta efecto deberá integrar buenas etiquetas de seguridad y antenas adecuadas para detectarlas ubicadas en la entrada del establecimiento, así como desactivadotes y desacopladotes eficaces y un programa informático que le permita controlar todo el sistema. Lo último que ha salido en el mercado es la radio frecuencia de identificación, una nueva tecnología que cambiará los hábitos de compra de los consumidores.

Qué vigilar en el punto de venta

Hay zonas que son más proclives que otras para los robos y donde hay que estar mucho más atentos:

  • Las zonas de probadores, en los establecimientos de moda.
  • Las 'zonas muertas': detrás de los pilares, huecos, etc…
  • Las puertas de emergencia: no suelen disponer de antenas etectoras de etiquetas y no están cerradas.
  • Los momentos en que se devuelve un producto.

Lo más puntero en etiquetas

Se denomina 'Stamp' y ha salido al merado de la mano de la compañía Checkpoint. Esta etiqueta de radio frecuencia está considerada como una de las más pequeñas del mundo, con una dimensiones (27x30 y 25x28) que le permite proteger todo tipo de artículos de pequeño tamaño Sobre todo se pueden aplicar en los lineales de cosmética y perfumería, donde el tamaño reducido de los artículos exige la inserción de soluciones de muy pequeño tamaño. Carrefour ha sido la primera empresa en probar en sus centros esta nueva tecnología para proteger a los artículos de menor tamaño y más desprotegidos.

No sólo etiquetas

Además de etiquetas antihurtos las empresas han perfeccionado otros sistemas antirrobo para los puntos de venta algunos de ellos para evitar situaciones comprometidas antes de que se produzcan. Es el caso de 'Metalguard', postes situados a la entrada el establecimiento que sirven para detectar los elementos o artículos que llevan los clientes –tipo bolsos, mochilas, abrigas…- que pueden ir forrados con aluminio y que se utilizan como pantalla para las protecciones antihurtos. Evitan que suenen las alarmas de las etiquetas.

Pulso-escucha: Monoantena, emisora y receptora a la vez que se sitúa en las entradas a los establecimientos y que permite ganar ancho de paso.

¿Cómo protegerse?

  • Etiquetas Electrónicas Antihurtos: se utilizan tres tecnologías diferentes no compatibles entre sí: Radio frecuencia –la más empleada con una participación en el mercado del 80%- Electromagnetismo y Acustomagnetismo. Existen dos tipos de etiquetas: 1.Rígidas : se incorporan a artículos textiles, pero también a otros artículos. Existen varios tipo de etiquetas rígidas, pero las más utilizadas son 5x4, 'pico'; 7x6 y Ovni, cada una adecuada para un tipo de producto y una distancia de detección. 2.Adhesivas : diseñada para productos de pequeño tamaño como joyas, bebidas alcohólicas y artículos pequeños de difícil vigilancia. Las más utilizadas son las de tamaño 4x4.
  • Clavos, retenedores y latiguillos: van unidos a las etiquetas rígidas.
  • Etiquetas Flex-Tag; etiquetas de plástico que llevan un circuito de RF y que se utilizan normalmente para productos que necesitan rotección con menos peso que una etiqueta rígida e incluso se pueden personalizar.
  • Protectores policarbonato: cajas de plástico que protegen desde CD's y DVD's, juegos por ordenador, consolas, videojuegos, vídeos, etc. Estan fabricados en policarbonato y son reutilizables.

Por qué la radiofrecuencia

La radiofrecuencia se puede utilizar tanto en etiquetas rígidas como adhesivas y aportan numerosas ventajas para los responsables de las tiendas:

  • Mejores índices de detección a mayores distancias.
  • Alta fiabilidad en la detección y ausencia e falsas alarmas.
  • Instalaciones sencillas
  • Posibilidad de combinar etiquetas rígidas y duras.
  • Mejor activación y desactivación en el punto de venta
  • Posibilidad de desactivación remota.

Puntos de venta más protegidos

  • Situar aquellos productos más críticos o apetecibles para el robo en las zonas más visibles de las tiendas. 
  • Prestar atención a los clientes con actitudes sospechosas. 
  • Formar a los empleados en lo concerniente a la identificación de señales sospechosas, como gestionar las devoluciones o en el servicio correcto a clientes.

 

Franquicias y Negocios Julio 2004

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com