Versión desktop Versión móvil

Consum expande su modelo cooperativo

Cindo Días | 15/01/2007 | 9:37

La compra de la red de Dinosol en Cataluña por parte de Consum introduce un elemento adicional a la propia integración de las 53 tiendas Supersol y de las dos plataformas logísticas en la estructura de la cooperativa valenciana de distribución.

Es precisamente la forma jurídica de Consum, una cooperativa en la que los trabajadores son socios de la compañía, la que añade a la compra la necesidad de que, en un futuro más o menos cercano, los aproximadamente 1.000 empleados que trabajan en las nuevas tiendas acaben integrándose como cooperativistas. “No tenemos prisa, pero lo normal es que con el tiempo los trabajadores de Dinosol vean las ventajas de ser socios de la cooperativa”, explica Evarist Casany, director de recursos humanos de Consum.

Casany asegura que así ha ocurrido con otras adquisiciones que ha realizado la cooperativa a lo largo de su historia. El caso más destacado fue la compra de la valenciana Jobac, en la década de los noventa, que suponía la absorción por parte de Consum de una red de supermercados mayor que la que ellos tenían entonces. “Se incorporaron tantos empleados con contrato normal como trabajadores cooperativistas teníamos nosotros”, señala el responsable de personal de Consum. La inmensa mayoría se hizo socio de la cooperativa.

De hecho, tras los distintos procesos de integración, en Consum sólo quedan 38 empleados que trabajan bajo la figura de subrogado de empresas compradas. Y es que ese será el proceso a partir de ahora. Los trabajadores de la red de Dinosol en Cataluña verán su contrato subrogado a Consum en las mismas condiciones que tienen actualmente. Si bien la normativa para las cooperativas impide que más del 10% de la plantilla sean trabajadores no socios –Consum tiene en la actualidad 6.500 trabajadores, de los que el 95% son cooperativistas y por tanto tienen empleo fijo–, los empleados subrogados no entran en esta cuenta, con lo que Casany insiste en que no hay ningún problema.

El trabajo que le queda por delante a Consum ahora es explicar a los trabajadores de Dinosol las ventajas de ser cooperativistas, porque el principal recelo que tienen los empleados es el de la cuota de que deben aportar para hacerse socios y que asciende a 6.000 euros.

“Los trabajadores pueden hacer la aportación poco a poco con pequeñas retenciones en el sueldo por ejemplo, lo que no supone un gran problema”, señala Casany, que insiste en que además la aportación obligatoria tiene una rentabilidad muy atractiva. “A ver qué banco te da el 7%”, apunta. El socio también puede realizar aportaciones voluntarias con un interés del 4,5%.

Pero aportar más capital no significa tener más poderes políticos, ya que por definición, una cooperativa responde al modelo de un socio un voto, independientemente del cargo que tenga o de la cantidad que desembolse y que se le reintegra cuando deja la cooperativa.

Es el modelo que eligió esta cooperativa cuando nació y por el que sigue apostando en su expansión fuera de la Comunidad Valenciana.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com