Versión desktop Versión móvil

Consejos para crear y expandir tu empresa

Project Management para la creación de una franquicia II

Adrián Soler

Project Management para la creación de una franquicia II

Cómo se concreta la idea de negocio y qué pasos seguir a continuación. Estos son los aspectos que Adrián Soler, director general de FDS Group analiza en esta segunda parte del 'Project Management' para la creación de una franquicia, un artículo en el que seguimos adentrándonos en todos los aspectos claves de un proyecto. ¡Atentos!

Concreta tu idea de negocio:

  • Objetivo: planifica tu proyecto.
  • Aclara qué venderás, a quién y cómo lo harás.
  • ¿Por qué triunfarás y por qué ganarás dinero con ello?
  • La idea de negocio se debe poder entender fácilmente. La idea te va a impulsar, pero ni es patentable ni tiene gran valor. No es tan fácil de copiar como te parece.
  • Prepara tu plan de negocio (ver otro artículo dedicado a este tema).

Financia tu proyecto:

  • Objetivo: Consigue todo el dinero.
  • Deberás financiar tu proyecto.
  • La capacidad para aportar capital propio facilitará la puesta en marcha .
  • Puedes acudir primero, a los friends & family. La gente que más que te conoce es quien es más probable que confíen en ti.
  • Después puedes acudir a un banco. La capacidad de conseguir avalistas y de presentar un buen plan de negocio marcarán las posibilidades de conseguir crédito. No se recomiendan importes de crédito elevados ( más del 40%) del total de la inversión. No puedes depender de la financiación bancaria para montar un negocio ya que es un complemento no la base.
  • Existe el mercado de los Business Angels, pequeños inversores que buscan entrar en nuevos proyectos de alto riesgo que puedan obtener altas rentabilidades desinvirtiendo si el tema tiene mucho éxito. Existen diferentes redes de inversores privados que buscan proyectos. No todos los proyectos encuentran financiación.
  • Puedes obtener algunas subvenciones, según la comunidad autónoma, pero siempre como complemento y a toro pasado. Es decir primero montas tu empresa y quizá algún tiempo después recibas fondos. No puedes depender de las subvenciones ya que no te cubrirán una parte importante ni te llegarán a tiempo.
     

Lanza tu negocio

  • Objetivo: Empezar.
  • Entras en la fase de partir de la idea, del plan a la primera realidad. Es la hora de la acción, de comenzar a ejecutar el plan. Si tienes el plan bien trabajado, te será más fácil ya que no habrás de pensar tanto durante la ejecución.
  • Elige un nombre societario y regístralo.
  • Constituye tu sociedad.
  • Elige una marca y regístrala.
  • Da de alta tu sociedad en Hacienda y en la Seguridad Social. Consigue tu NIF.
  • Haz tu imagen corporativa y registra tu logo.
  • Haz tus herramientas de marketing y papelería corporativa: Web, folletos, catálogos, tarifas, tarjetas de visita, social media,  carpetas, hojas de factura, hojas de pedido, albaranes, papel de carta, sobres, plantilla de  fax, plantilla de email,  etc.
  • Configura tu software: elige el software de apoyo para tu negocio y realiza la implantación inicial para poder operar.
  • Consigue a tus proveedores principales. Busca, negocio e inicia las relaciones con tus proveedores principales de referencia.
  • Monta tus instalaciones. Consigue un local y acondiciónalo. Decora tu negocio con el estilo de la imagen corporativa.
  • Ficha a tu personal. Encuentra a los perfiles que necesitas para los puestos que necesitas.
  • Forma a tu personal: Explícales la misión de la empresa y de sus puestos de trabajo. Clarifica sus funciones y sus tareas diarias. Define bien su puesto de trabajo.
  • Organiza a tu personal: Asegúrate de clarificar la división del trabajo pero también la coordinación del equipo. Clarificar cómo deben relacionarse y resolverse las cuestiones.
  • Saca tus licencias: Consigue tus licencias de actividad, tus permisos de obras y demás.
  • Realiza tus compras iniciales de mercancías: El pedido inicial para empezar el negocio.
  • Prepara tu campaña de marketing de lanzamiento: Conseguir los primeros clientes es muy importante. Diseña la campaña, contrata a los medios y planifica su seguimiento.
  • Realiza la apertura del negocio.
  • Busca a tus primeros clientes: Es el termómetro del grado de refinamiento que necesitarás en la fase siguiente de pilotaje. El cliente es el árbitro del negocio. Lo que me ofreces es bueno o no, lo compro o no. El cliente tiene razón, es tu razón. Aunque quizá no todos puedan ser tus clientes, ni todo lo que te digan será viable para ti.
  • Sirve  a  tus  primeros clientes: Además de vender hay que servir y satisfacer a los clientes. Si este mecanismo no funciona, la empresa no es viable.
  • Empieza a cobrar tus ventas. Deberás aprender a cobrar. Es la gasolina de tu negocio.
     

Pilota el negocio hasta que madure

  • Proyecto clave: hacer el negocio rentable y estable.
  • Una vez hemos abierto el negocio entramos en la fase del proyecto más difícil.
  • Estamos ya en marcha pero casi todo está por ajustar.
  • Lo normal en esta fase es que el negocio no funcione. Tengamos más costes que ingresos, muchas cosas no funciones del todo bien, el equipo humano no está estabilizado. Unos no sirven, otros se van por que no encajan.
  • Lo que hicimos en el Plan de Negocio estuvo muy bien en su momento pero la realidad nos obligará a cambiar las cosas para adaptarlas a la realidad.
  • Aprenderemos mucho en esta fase y es clave saber mejorar para resolver todos los desajustes que surgen en el negocio.

Deberemos afinar con sintonía fina las variables del negocio:

  • Los materiales de marketing: ¿Son buenos?, ¿Se entienden?, ¿Son atractivos?, ¿Ayudan a vender?, ¿Son creíbles?, ¿Reflejan los argumentos clave de venta?, ¿Cómo se comparan con la competencia?
  • Los productos. ¿Son las propuestas de valor buenas?, ¿Qué nos falta?, ¿Qué nos sobra?, ¿Tenemos un buen mix de producto?, ¿Debemos hacer cambios?
  • Los argumentarios de ventas: ¿Debemos incluir mejores argumentos?, ¿Qué funciona con los clientes?, ¿qué no funciona?
  • Los precios: ¿Somos demasiado caros?, ¿Qué nos dicen los clientes?, ¿Son coherentes los precios de los diferentes productos?, ¿Estamos vendiendo demasiado barato?.
  • El proceso de ventas: ¿Es eficaz?, ¿Es eficiente?, ¿Tenemos suficientes contactos? ¿Necesitamos más candidatos a clientes?, ¿Son buenos nuestros ratios de conversión?, ¿Cuántos vendedores necesitamos?, ¿Qué canales de venta nos están funcionando mejor?
  • El target de cliente: ¿Qué quieren?, ¿Cómo son?, ¿Qué piden?, ¿De qué se quejan?, ¿Por qué compran?, ¿Por qué no compran?, ¿Hay algún target que no toquemos y que pueda ser interesante?, ¿Qué conclusiones sacamos de las conversaciones con el mercado?
  • Las Operaciones: ¿Somos rápidos?, ¿Damos calidad?, ¿Somos eficientes en coste de producción?, ¿Tenemos los mejores procesos de trabajo?, ¿Podemos hacerlo mejor?, ¿En qué somos buenos?, ¿En qué somos malos?
  • Las compras: ¿Compramos bien?, ¿Tenemos buen precio?, ¿Suficiente margen?, ¿Hay proveedores mejores?, ¿Podemos pagar más tarde?
  • El equipo: ¿Somos suficientes?, ¿demasiados?, ¿Tenemos una buena organización del trabajo?, ¿Tenemos a los mejores perfiles para cada puesto?, ¿Cómo vamos de costes y productividad?, ¿Funciona el horario?, ¿Cómo nos organizamos en vacaciones?
  • Funciones de soporte: ¿Tenemos la información básica que necesitamos?, ¿funciona el software?
     
  • Esta fase puede alargarse entre 1 y 3 años. Es la fase de creación en marcha, sobre la práctica en la que el mercado da respuestas a nuestras iniciativas y dónde verá si somos capaces de comprenderlo y adaptarnos a él de manera rentable. El verdadero arte de emprender está en esta fase.
    Hay muchos directivos que saben gestionar el día a día de una empresa estabilizada, pero no todos son capaces de hacer cambiar las cosas  para que una empresa funcione.
    Es una fase difícil pero gratificante y si se supera el premio es importante: se tiene una empresa.
    ¿Cómo sabremos que hemos superado esta fase?: Esta es una pregunta de difícil y subjetiva respuesta.  La primera gran prueba de fuego es si estamos generando más ingresos que costes. El beneficio es un gran primer indicador. Pero también hay mil detalles que poco a poco se irán tranquilizando e iremos teniendo controlados. Cuesta mucho saber en qué momento se supera esta fase. Un directivo puede sentirlo antes que otro; lo que está claro es que hasta que no se supera el primer año no se sabe qué pasa en las diferentes estaciones. Eso sería un mínimo. 
    En la práctica estaríamos entre uno y tres años desde la apertura, dependiendo del caso. Es cierto que hay casos más lentos y casos más rápidos.
     

Expande tu negocio:

  • Objetivo: Ganar dimensión de ingresos, beneficios y activos estratégicos que permitan competir mejor.
  • Con el negocio en marcha y las operaciones principales estables, se entra en la fase en la que podemos hacer crecer la empresa.
  • En esta fase nos deberemos plantear diferentes cuestiones: ¿Cómo queremos crecer?: Con otras unidades igual que la que hemos abierto?, ¿con nuevos productos?, ¿con negocios nuevos?
  • ¿En qué mercados?: ¿Expansión geográfica? ¿Expansión a otros targets de clientes?
  • ¿Con qué recursos?: ¿Cuánto disponemos y con quién contamos para llevar a cabo la expansión?
  • ¿Con qué formulas?: ¿Con unidades propias?, ¿con franquicias?, ¿con exportadores?, ¿con agentes?
  • En esta fase deberemos actualizar nuestro plan de negocio estratégico, para decidir a dónde vamos a ir.
  • La base de toda empresa es la creatividad, la innovación y el crecimiento. Son el motor de una empresa. La búsqueda de la prosperidad más allá de la supervivencia.
Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com