Versión desktop Versión móvil

Balnearios, el negocio del agua más urbano


En Europa apenas existe nada similar. Los balnearios urbanos representan un atractivo sector donde invertir, pero sobre todo se trata de un mercado virgen. Conoce todas sus posibilidades. Centros casi exclusivos donde el agua actúa como terapia, esta es la definición más extendida del término "balneario", pero este concepto profundamente arraigado está cambiando.

Si los balnearios nacieron como instalaciones de reposo, selectos en su mayoría, con una gran tradición a sus espaldas y donde el agua y sus beneficios eran su principal motor; en la actualidad, los establecimientos herederos de aquellos macro centros se han convertido en una atractiva oportunidad para invertir.

Son los balnearios urbanos, spas, centros de hidroterapia, estaciones termales. en definitiva, lugares donde el agua fluye en todos los sentidos y donde se concentran el mayor número de servicios y remedios para la salud. Pero, en este caso, con una irresistible particularidad: se encuentran al lado de casa.Negocio innovador
Los balnearios urbanos se enmarcan dentro del amplio sector de la estética y la belleza, como servicio muy demandado por el público.

Tal es así, que ahora son los spas urbanos los que han diversificado su oferta y acogen entre su amplia gama de especialidades tratamientos de estética, cabinas de bronceado o incluso espacios deportivos con los que seducir a su público.

Para muchas empresas de este ámbito, el balneario en sí representa el 70% del espacio, mientras que el 30% restante se distribuye entre otros tipo de servicios complementarios, un sistema que ayuda a incrementar la rentabilidad y manteer un fluido ritmo de visitas.Balnearios tradicionales
Trasladar la cultura del agua de los tradicionales balnearios minero-medicinales dispersos por toda la geografía nacional al centro mismo de las ciudades fue una idea que cuajó a la perfección hace dos años, cuando comenzaron a abrir sus puertas los primeros centros denominados "balnearios urbanos". Resultaron una tentativa oferta para paliar el frenético ritmo de vida de la sociedad actual: estrés, depresiones, falta de sueño. La búsqueda de un bienestar corporal total para el gran público es el fin de estas instalaciones.

La proliferación de estos balnearios urbanos por las principales ciudades de nuestro país no hace más que constatar esta tendencia: un negocio innovador, cargado de servicios dirigidos a un amplio segmento de publico, sin distinción, cómodo y asequible.

De ahí, que en dos años se hayan posicionado en el mercado ofreciendo un revolucionario concepto de cuidados y salud. Y que haya sido, precisamente, en el ámbito de la franquicia donde hayan encontrado su sistema para crecer.Quiénes son sus clientes
En la actualidad, tanto hombres, en un 40%, como mujeres, el 60% restante, sin límite de edad, es el perfil de consumidores habituales de estas nuevas termas urbanas. Es un negocio atemporal, abierto todo el año, para el que no existe una causa o un motivo determinado que invite a acudir, basta con querer relejarse o sentirse bien.Beneficios al 100%
Estos balnearios permanecen abiertos la mayor parte de la jornada, ininterrumpidamente y, en ocasiones, muchos de estos centros están operativos durante los siete días de la semana. Se trata de una fórmula eficaz para acercar sus servicios a un mayor volumen de público, y ser mucho más rentables.

El concepto de negocio se ha orientado a conseguir la mayor rentabilidad en un tiempo medio. ¿Cómo? Tratando de facilitar al máximo el flujo de clientes, con una amplia oferta de servicios personalizados que le ayuden a fidelizarlo.

En este sentido, se han creado una serie de centros "tipo" con una superficie predeterminada y unos servicios adecuados a las necesidades de diferentes perfiles de inversores.

Centros "tipo"
El centro mínimo que se puede montar con unas garantías de efectividad y rentabilidad atractivas es de 150 m2, a partir de aquí, cada enseña estipula su dimensión máxima.

Por lo general, hasta los 200 o 230 m2 se puede hablar de un balneario urbano medio, capaz de dar unos beneficios aproximados al franquiciado de 15.000 euros. Por supuesto, trabajando al 100% y con un lleno total del centro: entre 20 y 33 personas a la hora.

Esta rentabilidad se va multiplicando a medida que crece la superficie del balneario. La clave está en mantener un buen ritmo de entrada de clientes, ni demasiado excesivo que impida el buen funcionamiento de todos los servicios, ni tampoco escaso. Con esta técnica se puede obtener una rentabilidad de hasta 26.000 euros con un centro de 250 y 300 m2. Esto se traduce en una afluencia de visitantes a la hora de aproximadamente entre 33 y 38 personas.

Circuitos o personalizados
El personal médico sanitario es básico en todo spa urbano. Los cursos de actualización son periódicos y la formación de la plantilla, constante.
En la mayoría de las ocasiones, tanto la preparación como la búsqueda del personal corre por cuenta de la central, que trata de garantizar así la efectividad de sus servicios.

Los spas actualmente en funcionamiento se decantan por ofrecer dos fórmulas: los tratamientos personalizados y los circuitos de una hora u hora y media, compuestos por multitud de terapias complementarias.
Estos circuitos de agua han sido los responsables de la popularización del concepto de negocio ya que abarcan todos los aspectos posibles: desde programas antiestrés, circulatorios, relajantes, tonificantes o anticelulíticos. El reducido tiempo que se emplea en su ejecución y los importantes beneficios que acarrean para el cliente han hecho el resto.Precios ajustados
La tarifa media oscila entre los 10 y los 30 euros y de ahí en adelante, siempre según el balneario, el tiempo de estancia y el servicio requerido.

A pesar de tratarse de un concepto muy joven, su imagen innovadora ha sido el principal reclamo de estas instalaciones que siguen una metodología propia para cada tratamiento.Qué invertir
¿Es caro montar un balneario? El capital mínimo necesario para empezar a plantearse esta opción de negocio ronda los 60.000 euros a raíz de esta cantidad la inversión se incrementa a medida que lo hagan las dimensiones del centro. Del tamaño final del balneario dependerá la calidad y cantidad de servicios que se ofrezcan.

Lo habitual es aportar un capital de entre 100.000 y 180.000 euros como media. Las obras son casi inevitables, ya que acondicionar el establecimiento es una máxima imprescindible que cumplir y supone un esfuerzo importante. Hay que realizar un primer esbozo de todos los espacios con los que un balneario debe contar, el número de piscinas, zonas reservadas, entradas y salidas de agua, áreas de relax, zonas de tratamientos que tendrá el centro y construir el local en consonancia.

Por supuesto hay unos mínimos servicios que ofrecer y un espacio, por tanto, que hay que adecuar a esas necesidades. La inversión no es sólo económica, también supone dedicar un tiempo y un esfuerzo importantes.Cómo montar un balneario
El principal problema con el que se encuentran los futuros empresarios de este sector es encontrar el local adecuado. Sus dimensiones: 250 m2 como media, invitan ya a moverse sobre un mercado reducido en posibilidades.
Muchas enseñas facilitan al futuro franquiciado la búsqueda del establecimiento o le apoyan en la criba. No obstante, las cadenas se han decantado por ofrecer un "balneario tipo" con unas dimensiones ya predeterminadas que ayuden al emprendedor en su elección previa.

Hasta 500 o 600 m2 se puede hablar de un balneario urbano "normal". Sólo hay que tener en cuenta el radio de acción que acaparará y los beneficios que obtendrá a raíz de ello. Por eso, las empresas optan mayoritariamente por realizar un estudio de mercado previo que les permita valorar la viabilidad del centro y de su ubicación.Ubicaciones estratégicas
Estos templos del agua tienden a situarse en zonas estratégicas en las ciudades a un paso de los hogares o de los lugares de trabajo, ya que su principal arma de marketing es esta: ofrecer curas de agua sin salir de la ciudad y en un tiempo récord.

No pueden descuidar su ubicación, ni tampoco el ámbito en el que se mueven.Funcionamiento de la actividad
El número de trabajadores dependerá del enfoque que se le de al negocio, así como del horario. Esto, independientemente de las colaboraciones médicas que se tengan puntualmente con el personal sanitario.

En muchos centros, enfermeras, fisioterapeutas y técnicos tienen presencia habitual, de hecho son los más requeridos por los clientes, ya que les aportan confianza y seguridad en los servicios.

Ni que decir tiene que hay horas punta en las que estos balnearios presentan un lleno absoluto, especialmente en las grandes ciudades. Los mediodías y las tardes noche son las franjas horarias más solicitadas mientras que el resto de la jornada puede ser mucho más relajada en afluencia de público.Máximo rendimiento
De cada empresario dependerá obtener el máximo provecho de sus instalaciones, siempre siguiendo las directrices de la central, que aporta todo el merchandising y el apoyo publicitario necesario para dar a conocer el negocio y extender su potencial.

Actualmente son pocas las empresas que se desenvuelven en este mercado, y concretamente en régimen de franquicia el número más limitado, prácticamente un par de marcas ya afianzadas en el sector de cosmética. Su experiencia y su conocimiento del mercado contribuyen a respaldar la entrada del inversor en este negocio. No sólo se les aporta las directrices para dirigir estos centros innovadores, también se trabaja con una relación de productos complementarios, en algunos casos, marcas propias de las empresas para la aplicación de determinados tratamientos.Franquiciados inversores
Las características ya definidas de este negocio lo hacen más asequible para el perfil de un inversor, tanto por el desembolso de capital que se necesita como por las cualidades requeridas. Toda apunta a una persona que dirija, coordine y administre las instalaciones, implicándose en todo lo necesario y que delegue en un gerente para controlar el día a día del negocio.

Sin embargo, esto no es óbice para que muchos emprendedores opten ellos mismos por ponerse al frente de la actividad. En ese caso, una persona emprendedora, con espíritu joven y que, por supuesto, se implique en el negocio es lo más adecuado.Futuro prometedor
Lo cierto es que para estos balnearios del siglo XXI, herederos de las aguas griegas, las termas romanas o los baños árabes, y asentados en los centros de las grandes urbes, el futuro se presenta ante ellos como un potencial mercado para expandirse.

De momento, han sido empresas españolas las primeras en trazar las bases de esta actividad pionera. En Europa, el concepto de balneario urbano apenas existe dentro del sector de la estética.

De hecho, estos servicios. principalmente la hidroterapia o los masajes especializados, se ofrecen de forma individualizada y nunca como un compendio en instalaciones preparadas para ello. Esto convierte a las primeras empresas franquiciadoras del sector en baluartes de esta actividad, con un ancho mercado en el que establecerse. Las primeras tentativas se han probado en América Latina y EEUU, donde las cámaras de comercio han comenzado a estudiar con detenimiento las expectativas de este reciente mercado.Conoce el sector
Local de entre 150m2 y 250 m2 como mínimo y hasta 600 u 800 m2.
Inversión a partir de 60.000 euros, no obstante el coste medio alcanza los 180.000 euros.
El perfil de franquiciado que se busca es mayoritariamente el de un inversor, capaz de controlar el negocio.
Dos personas son suficientes para llevar un centro: mañana y tarde.Las cifras del negocio
Los siguientes datos son aproximados para un balneario de 250 m2, trabajado al 100% de sus posibilidades.

La facturación para un centro medio de 250 m2 es de entre 35.000 y 40.000 euros mensuales.
Los beneficios trabajando al 100% pueden alcanzar los 43.000 euros.
La rotación máxima de clientes al centro debe oscilar entre las 30 y 35 personas a la hora.
El 60% de los clientes que acuden a un balneario son mujeres.
Estos centros abarca la totalidad de la franja horaria, ininterumpidamente, durante casi todos los días de la semana.Conceptos a tener en cuenta
Talasoterapia
. La utilización con fines terapéuticos del medio marino.
Algoterapia. Tratamientos con algas marinas.
Masoterapia. Conjunto de técnicas cuya base es el masaje.
Aromaterapia. Tratamientos con aceites aromáticos.
Cromoterapia.

B.R. FyN. Junio 2002

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com