Franquicias: Portal de todos los negocios en franquicia de España

jueves, 21 de agosto de 2014

Lavanderías autoservicio ¿cómo montar una?


Acaban de aterrizar en España y ya tienen un extenso hueco de mercado por cubrir. Las lavanderías autoservicio son el concepto de negocio del futuro. Se adaptan a los nuevos hábitos sociales y disponen de un amplio segmento de población dónde actuar: 3,2 millones de hogares españoles compuestos por una o dos personas. Así funciona una lavandería autoservicio. El sector de las tintorerías es uno de los ámbitos que más y mejor se ha desarrollado en el mercado español en los últimos años y eso se deja notar en las cifras. Desde 1999, la evolución en el número de establecimientos se ha ido incrementado progresivamente. El resultado son más de 1.500 tintorerías operativas actualmente, pertenecientes a unas 25 redes, lo que ha permitido asentar las bases para un sector que marcha pero que también tiene que evolucionar. Los cambios en las costumbres y los hábitos sociales, la escasez de tiempo, las prisas y el alto índice de población rotatoria que precisa de ciertas comodidades han obligado a este sector a tomar medidas y a ofrecer conceptos nuevos adaptados a estas necesidades. La respuesta ha sido la irrupción en el mercado español de las lavanderías autoservicio. En España, es un concepto relativamente nuevo, mientras que en otros países europeos y en EEUU forman parte de su sistema de vida. El potencial es enorme, especialmente para enseñas extranjeras que observan con avidez las oportunidades de nuestro mercado. Por eso, y a pesar de las reticencias que pudiera levantar en un principio, su crecimiento está siendo veloz.Transformación social

Considerado un modelo norteamericano con pocas expectativas en nuestro país, las lavanderías autoservicio se están afianzando, abarcando un amplio segmento de la población para conseguir abrir su propio hueco de mercado. Las zonas costeras y turísticas primero, y los centros de las grandes ciudades (donde se concentraba un alto índice de población flotante entre universitarios e inmigrantes) han contribuido al éxito de este nuevo concepto. Tal es así, que en la actualidad ya existen una treintena de lavanderías en España y las expectativas son aún más halagüeñas. De hecho, el mercado español se está convirtiendo en un apetitoso bocado para la entrada de cadenas extranjeras que han vislumbrado las posibilidades de negocio en el mercado español.Qué significa autoservicio

Quizás lo que más cuesta asimilar de este concepto, especialmente al principio, sea su carácter de autoservicio. Las lavanderías son locales adaptados con maquinaría de la más alta tecnología pero que tienen una particularidad: no necesitan personal para que las hagan funcionar. Todo está automatizado. Cada lavandería dispone de 4 o 5 lavadoras y 2 o 3 máquinas secadoras, este número aumenta o decrece según la superficie del local, todas ellas llevan incorporadas un monedero prepago. Esta característica, tan funcional, convierte este negocio en una opción rentable, donde se recortan costes y se incrementan las ventas. "Es un concepto donde se dan dos aspectos importantes, por un lado, la evolución de un sector ya maduro que precisa de nuevas opciones más adecuadas a las necesidades del mercado actual, y por otro la existencia cada vez más acuciante de un amplio segmento de la población que necesita utilizar estas lavanderías", explica Santiago Peribáñez, director de Peribáñez y Asociados y responsable de Expansión de las lavanderías Wash´n Dry.Cómo funcionan las lavanderías

El elemento característico de este negocio es su capacidad de dar servicio. Las lavanderías autoservicio están dirigidas a un segmento de población cada vez mayor y con necesidades cada vez más específicas. Esto hace que sus establecimientos permanezcan abiertos la mayor parte del tiempo: jornadas laborales completas, festivos y fines de semana inclusive. Su sistema de trabajo invita a que los horarios se alarguen al máximo, por lo general desde las siete de la mañana hasta las once de la noche, durante los siete días de la semana. Esto se traduce en un constante proceso de ventas, ya que abarca un segmento de clientes muy importante.
Los ingresos son mayores y el franquiciado no tiene que hacer frente a grandes gastos. Su sistema de funcionamiento es muy sencillo, en el autoservicio es el propio cliente quien lava y seca su ropa. Por lo tanto, a no ser que la lavandería incluya otros servicios añadidos a la clientela u ocupe una gran superficie, no necesitará emplear a una persona. Si por el contrario opta por incorporar una zona de mostrador, entonces con una o dos personas será suficiente para recibir, ordenar y entregar la ropa, aunque por lo general, este tipo de lavanderías prescinden de la zona de mostrador. En el local puede encontrar todas las máquinas y elementos necesarios para ello. Las lavadoras disponibles tienen una capacidad para 8, 13 y hasta 16 kilos de ropa. Lo más común es que en un establecimiento de lavandería de 40 m2, hay espacio para 4 o 5 lavadoras y 2 o 3 secadoras y un dispensador de detergente y suavizante. Todas ellas con un sistema de monedero pre pago que puedan ser utilizadas cómodamente. Todas las máquinas están diseñadas y fabricadas con el fin de ser lo más prácticas, sencillas de utilizar y resistentes al uso.
El franquiciado ahorra también en consumo de agua y energía, ya que se procura que el gasto de las máquinas sea lo más reducido posible.Adiós a la estacionalidad

Las lavanderías consiguen convertirse en un establecimiento cercano, prácticamente "de barrio", al que los clientes acuden a diario para lavar prendas de todo tipo. Esto supone para el negocio un avance importante, ya que rompe con la estacionalidad que desde siempre ha caracterizado a las tintorerías del sector que acumulaban gran parte de su trabajo a principios de temporada. Las lavanderías amplían sus servicios a todo tipo de prendas, desde las más sofisticadas o complejas de lavar hasta las que se usan a diario, por lo que los ingresos son más constantes y el negocio no sufre parones estacionales.Cómo montar un local

No se necesita ningún permiso especial para montar una lavandería. Lo único que se requiere es una salida de vahos o un permiso para instalarla en la finca de la propiedad o comunidad de vecinos. Tampoco es necesario realizar una gran obra civil. A partir de 30 m2 de superficie se puede montar una lavandería autoservicio. Sin embargo, las dimensiones de un local pueden alcanzar hasta los 120 m2. Es muy importante su ubicación. Se trata de un servicio especializado que debe llegar directamente al consumidor y éste hacer uso de él, por ello las zonas céntricas, de gran tránsito de personas o las áreas de colectivos como las zonas de esquí y montañas, universitarias o turísticas son las que ayudan al éxito de este negocio.Servicios complementarios

Muchas enseñas han comprobado como la incorporación de otros servicios añadidos en el mismo local contribuyen a incrementar los ingresos de sus establecimientos. Los arreglos de ropa, el servicio de plancha o incluso la posibilidad que ofrecen algunas lavanderías de combinar su formato con algunos servicios propios de tintorerías como la limpieza o el lavado en seco de pieles, alfombras, mantas, etc, hacen de este negocio una oportunidad mucho más atractiva.Mercado potencial

Las lavanderías vienen a ocupar un hueco de mercado aún por explotar y que engloba a más de 3,2 millones de hogares españoles compuestos por una o dos personas o parejas donde ambos trabajan fuera de casa. Una cifra que seguirá creciendo en los próximos años y que gracias a la imposición social terminará por adaptar las lavanderías a nuestra forma de vida, al igual que ya lo es en otros países. Italia es uno de los ejemplos más recientes. Su mercado, similar al español, ha visto como en poco tiempo las lavanderías se han adueñado de su paisaje. Los cambios en las costumbres a la hora de lavar la ropa, el escaso tiempo del que se dispone hoy en día y la movilidad social invita a buscar otras opciones más asequibles. Por eso, las lavanderías autoservicio están pensadas para adaptarse a centros turísticos o zonas costeras, donde el flujo de personas sea constante.Perfil de franquiciado

"En esta actividad se busca un franquiciado que se implique en el negocio y que trabaje en pos de crear su propio nicho de mercado para contribuir a su buena marcha", anuncia Santiago Peribáñez de Wash´n Dry. El perfil del franquiciado es el de un inversor dispuesto a estar al frente de la actividad. Las centrales se encargan de poner a su disposición todo el equipo técnico y de proporcionarle la formación que precisen para llevar el negocio, tanto en el funcionamiento de las máquinas como del sistema de trabajo en las mismas lavanderías. Desde luego, una actividad de la que aún queda mucho por hablar.Perfil de usuarios

Cada vez son más los colectivos de población que precisan de los servicio de lavanderías self service, debido a los cambios que la sociedad actual está experimentando.



  • Universitarios.
  • Amas de casa.
  • Jubilados.
  • Turistas.
  • Profesionales libres.
  • Inmigrantes.
Dónde montar una lavandería

Las características de estos establecimientos, los convierten en un negocio fácil de ubicar en zonas de gran tránsito de personas:

  • Ubicación en calles comerciales.
  • Calles de segunda línea.
  • Urbanizaciones.
  • Barrios urbanos.
  • Poblaciones costeras.
  • Zonas muy céntricas.
  • Zonas de esquí y montaña.
  • Localidades turísticas.
  • Áreas universitarias.
Puntos fuertes


  1. Vence la estacionalidad que caracteriza a las tintorerías: Toca ropa de cada día, por lo que es mucho menos estacional que las tintorerías que tiene épocas de trabajo más elevados, al comienzo y al final de una temporada. En las lavanderías, este "handicap" se supera.
  2. Amplios horarios: Las lavanderías abarcan toda la jornada laboral, desde las 8:00 de la mañana hasta las 23:00 horas, abriendo durante los fines de semana y festivos.
  3. Gestión sencilla:El negocio es fácil de controlar dadas sus características. Esto permite al franquiciado mucha más libertad de movimiento.
  4. Rapidez de ventas: El secreto de este negocio está en sacar el producto lo más rápidamente posible, es así como se hace mayor numero de ventas.
  5. Amplio mercado. El público objetivo también crece gracias a que las características de estas lavanderías llegan a un amplio segmento de mercado, por lo tanto, también se incrementan las posibilidades de negocio.
Qué maquinaria se necesita

El autoservicio consiste en que sea el propio cliente quien lave y seque su ropa en el local. Para ello, estos establecimientos disponen de las siguientes máquinas, que pueden incrementarse en número según la superficie del local. En principio, lo habitual para montar una lavandería autoservicio de hasta 40 m2 son:



  1. 4 o 5 lavadoras con monedero autoservicio y capacidad para 8 kilos de ropa especialmente desarrollada para el autoservicio: resistentes y de fácil utilización. Lavado de 30 minutos y bajo consumo de agua y energía.
  2. 1 lavadora similar a la anterior pero con un tambor capaz de soportar hasta 13 kilos de ropa. Indicada para lavar mantas, edredones, fundas de sofás, sábanas, toallas, grandes cantidades de ropa, etc. También con monedero preparado para autoservicio.
  3. 2 o 3 secadoras preparadas para el autoservicio mediante pago con contador de monedas y que ofrecen un secado de calidad, evitando en ocasiones hasta el planchado. Alta productividad.
  4. Dispensador automático de detergente y suavizante, que regula la dosis por temporizador electrónico.
Qué monto

Por lo general, las lavanderías ofrecen otras posibilidades para ayudar a incrementar sus ventas, más allá del autoservicio básico. Estas son algunas de esas opciones.

  1. Lavanderías autoservicio:

    • No necesita personal.
    • Sin zona de mostrador.
    • Todo automatizado.
    • Ubicada en poblaciones costeras, zonas muy céntricas, de mucho paso o cerca de otros comercios de proximidad.
    • Local de entre 30 y 40 m2.
    • Entre 5 y 7 máquinas.


  2. Lavandería autoservicio con servicios añadidos:

    • Servicio de mostrador para entregar y recoger la ropa.
    • Incorpora el servicio de lavandería para particulares y pequeñas empresas.
    • Local de entre 60 y 80 m2.
    • Entre 7 y 9 máquinas en funcionamiento.
    • Ofrece otros servicios adicionales como el taller de plancha o arreglos de ropa, etc.
    • Ubicada en zonas comerciales, de paso o comercio de proximidad de grandes ciudades.



  3. Lavanderías y servicios de tintorería:

    • Locales de hasta 120 m2.
    • Ciudades de más de 80.000 habitantes.
    • Tratamientos más específicos como lavado y limpieza en seco de ropa más especial, pieles y alfombras, etc.
    • Servicio.
Qué se necesita


  • Local diáfano, con mucha iluminación a partir de 35 m2 y hasta 125 m2.
  • Fachada amplia, de 3 metros como mínimo.
  • Necesidad de que el local disponga de salida de vahos o permiso para instalarla en la finca de la propiedad o comunidad de vecinos.
  • Inversión entre 50.000 y 120.000 euros.
  • 1 o 2 personas según las dimensiones del establecimiento y de si se trata sólo de una lavandería autoservicio o con otros servicios añadidos.
De dónde vienen los ingresos


  1. Ventas de servicio directo: es decir todos los servicios que se realizan dentro del establecimiento con los medios humanos y técnicos propios puestos a disposición del franquiciado, como los obtenidos a través de autoservicio de lavandería.
  2. Ventas de servicios complementarios: muchas lavanderías añaden otro tipo de servicios complementarios como arreglos de ropa, servicio de planchado o incluso la subcontratación de tintorerías, el lavado en seco de pieles, alfombras, etc. Esto también supone unos ingresos extras.

Redacción Enero 2003

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2014
Diseño web disgrafic.com