Versión desktop Versión móvil

Los errores de las empresas que empiezan a franquiciar


Cada año se incorporan cerca de 100 nuevos franquiciadores. Muchos de ellos, la mayoría quiero pensar, con la sana intención de construir un negocio de futuro en la que ambos franquiciador y franquiciado puedan ganarse la vida. Un buen manual va a permitir transmitir más eficientemente el sistema de negocio, formar más eficientemente a los franquiciado, y servir de referencia para el funcionamiento diario del establecimiento.
¿cómo podemos quejarnos que los franquiciados no lo hacen bien ?.UN CONTRATO DE FRANQUICIAS POBRE
El contrato de franquicias será el marco fundamental que guiará la relación entre franquiciador y franquiciado. El contrato debe realizarse atendiendo a las necesidades específicas de cada negocio, y atendiendo no solamente a las necesidades actuales sino también a las necesidades futuras.

Suele ser habitual que muchos contratos no tengan en cuenta aspectos tan importantes para el desarrollo de una cadena de franquicias como la futura incorporación de un fondo de publicidad, la redecoración de los locales, la incorporación de nuevas marcas o líneas de producto, la venta de la cadena de franquicias, y muchos otros aspectos que pueden condicionar el desarrollo futuro de la red.
Un mal contrato de franquicias con los primeros franquiciados suele pagarse bastante caro después. Si esta posibilidad no se recoge en el contrato, luego cuando con suficientes franquiciados quiere empezarse a invertir en campañas de publicidad para reforzar la marca, puedes encontrarte que los nuevos franquiciados tengan la obligación de destinar una cantidad al fondo de publicidad, mientras los primeros no tienen esta obligación.

Por lo tanto, un buen contrato debe recoger las necesidades presentes y futuras y atender a las necesidades específicas de la franquicia. De hecho en países donde la franquicia está algo más desarrollada, suele ser habitual que el franquiciador recompre la franquicia al franquiciado por 4 o 5 veces lo que los franquiciados pagaron en su día por ella. Y ya en nuestro país, el franquiciador debe indemnizar al franquiciado porque quiere poner una nueva franquicia demasiado cerca.

Llegado a este punto hay que decir que un franquiciador inexperto suele subestimar los costes que le va a suponer poner en marcha un establecimiento (seleccionar un franquiciado, buscar ubicación, coordinar el montaje, formación inicial, soporte para el arranque,..) y dar soporte a una red de franquiciados.

Suele ser habitual que la rentabilidad real que se obtiene de un franquiciado sea bastante inferior a lo previsto.LA UTILIDAD DE UN BUEN MANUAL
Mejorar la actuación del franquiciado. Reforzar lo que dice el contrato. El contrato de franquicias debe ser explícito y recoger en detalle todos los aspectos del negocio, pero el negocio es un ser vivo y va evolucionando, y no podemos esperar que el contrato vaya cambiando. Por lo tanto el manual completará y detallará las obligaciones del franquiciado.
Ahorrar tiempo en la formación inicial.
Evitar dudas y consultas del franquiciado.
La mayoría de empresas suele subestimar la necesidad de preparar la empresa para franquiciar, prepararse para franquiciar es algo más que hacerse con un contrato de franquicias y decidir cuanto va a ser el royalty.OPTIMIZAR
Una vez se empiece a franquiciar si en el modelo inicial hay errores estos se multiplicaran.SISTEMATIZACIÓN
Si no hay un procedimiento establecido para hacer las cosas, ¿cómo podemos decir que las hacen mal?.PLANIFICACIÓN
Cuando no se tienen franquiciados, lo de la zona de exclusividad suele tomarse a la ligera.

Jordi Boix, FDS Consultores

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com