Versión desktop Versión móvil

Franquicias de hostelería para inversores

Superinversiones en la franquicia

Leticia Medina | 04/05/2015 | 8:20

Superinversiones en la franquicia

Muchas franquicias de restauración, por las características inherentes al negocio, requieren grandes inversiones iniciales. Son franquicias interesantes para aquel perfil de franquiciado con alta capacidad inversora que busca una elevada rentabilidad, implicándose en mayor o menor medida en su gestión.

Se habla mucho de las franquicias de baja inversión. Ésas que, por el bajo coste de su inversión inicial, permiten a un mayor número de emprendedores acceder a sus modelos de negocio. Estos conceptos de autoempleo con inversiones reducidas generan, especialmente en épocas de crisis, un mayor interés entre los emprendedores.

Pero por las características del propio negocio, existen muchas franquicias que requieren inversiones elevadas, como por ejemplo los restaurantes. Estos negocios generan también mucho interés en un determinado perfil de inversores-gestores. Emprendedores y empresarios con potencia financiera que buscan opciones rentables para gestionar y, sobre todo, para obtener beneficios.

Perfiles inversores
El perfil ideal para este tipo de negocios es el de inversores con voluntad de implicación en la gestión del negocio, con una mayor o menor dedicación de tiempo, pero en definitiva, que estén al día en cuanto a la organización de la franquicia, su control, supervisión y gestión de los recursos humanos.

Se trata de perfiles con experiencia empresarial, acostumbrados a gestionar equipos e interpretar cuentas de explotación y que, en muchos casos, suele tener varios negocios cuya gestión combina.

Hay también empresas que buscan la figura del inversor puro que busque negocios con los que conseguir rentabilidad delegando en un tercero la gestión del negocio, es decir, sin implicarse de manera directa en el día a día de la franquicia. En este sentido, por ejemplo, The Eat Out Group (propietario de marcas de franquicias como Pans&Company, Frescco, Dehesa Santa Maria, Ribs… entre otras) ofrece al inversor la opción de modelo de gestión delegada, que consiste básicamente en que Eat Out se encarga de la gestión diaria del restaurante.

Grandes inversiones
Las hay incluso que superan el millón de euros, como es el caso, por ejemplo, de KFC y su formato de restaurante Free Standing (local tipo chalet), cuya inversión varía entre 1 y 1.4 millones de euros. Los restaurantes italianos de La Tagliatella, por ejemplo, también requieren inversiones de más de 700.000 euros. RIBS, la cadena especialista en costillas del grupo Eat Out también tiene inversiones igual de elevadas, aunque no detalla la cifra concreta.

Dentro de todas estas inversiones, las partidas más elevadas son las dedicadas a la obra civil, que supone entre el 50% y el 65% del gasto total. La decoración, la maquinaria de las cocinas y las instalaciones técnicas para adaptarse a las normativas son partidas muy costosas que encarece la inversión en negocios de este sector. Una vez puesto en marcha, estos negocios necesitan un número alto de trabajadores.

Alta inversión, altas facturaciones
Estos conceptos requieren inversiones elevadas, pero hay que tener en cuenta que la facturación y rentabilidad que se obtiene es elevada también. Inversiones que van desde los 200.000 euros aproximadamente a más del millón de euros, y también de facturaciones anuales de entre 500.000 y 1.000.000 de euros, según la cadena y las características del local.

Los locales para estas franquicias son por lo general de grandes dimensiones, de mínimo 200 metros cuadrados en adelante y con sus características terrazas, salones, cocinas…
 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com