Versión desktop Versión móvil

Estrategias de Moda

Redacción FyN

La moda femenina ha sabido sortear la crisis con numerosas estrategias y responder así a la demanda. Hay sectores que responden a la crisis. Y la moda femenina ha sabido moldearse a los nuevos hábitos de compra de las españolas. El sector textil facturó en 2008 un 10% menos que en 2007, alcanzando los 19.847 euros, según la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos. De entre este gasto, que incluye las ventas del textil para el hogar, la mayor parte de la facturación se destina a la moda femenina. La mujer es la que más ropa compra, y el de las cadenas es el canal de venta que más cuota de mercado se lleva.
Durante el primer semestre del año, las ventas del sector han bajado de nuevo pero no de manera tan pronunciada como el pasado año. Los expertos detectan mejorías.

Con nombre propio
Peter Murray, Crysanna, Kookaï, Benetton, Kiabi, Selvatgi, Tentazioni… son algunas de las más de 50 marcas que desarrollan sus conceptos en España a través de establecimientos franquiciados. La inversión media para estas enseñas gira entorno a los 90.000 euros y los locales suelen requerir un mínimo de 100 m2. La ubicación, en zonas céntricas y de paso, es muy importante. Y ahora que el precio de los alquileres ha bajado, encontrar locales a mejor precio es posible.
Durante este año, son varias las marcas que han hecho su entrada al sector de la franquicia de moda femenina en España. Es el caso de la francesa Kookaï, perteneciente al Grupo Vivarte, que con más de 400 tiendas en todo el mundo, ha empezado a franquiciar en España este año.  Se trata de una multinacional que encuentra mercado en nuestro país. Y es que la confianza de los consumidores se refuerza y según los últimos datos de ACOTEX, las ventas se recuperan poco a poco: el período de rebajas de verano sirvió de empuje para el mercado de la moda femenina, aumentando las ventas un 12% respecto al mismo periodo del año anterior.
Una de las claves que explican esta recuperación de las ventas es la cartera de estrategias utilizadas por las empresas para motivar las ventas. Las promociones son la respuesta de muchas cadenas, optando por ofertas del tipo 2x1; o la segunda unidad al 50%… Llamadas atractivas al público.
La reducción de precios también ha sido la opción recurrente. Una bajada de precios que es posible gracias a las políticas de reducción de costes impuestas en muchas empresas. Pero es importante no bajar el precio a costa de bajar la calidad.

La fuerza del bajo coste

En relación al precio, este año han tomado fuerza los conceptos ‘low-cost’. De hecho, los ‘outlet’ han alcanzado una cuota de mercado del 11%, dato destacable si se tiene en cuenta que en 2000 este tipo de tiendas no tenían apenas representación.
Las tiendas que ofrecen sus diseños a precios asequibles están atrayendo a cada vez un mayor número de clientes. La irlandesa Primark, la española Zara y la sueca H&M son algunos de los ejemplos que avanzan con sus prendas de bajo coste.
Otro ejemplo: Mango, con el objetivo de unirse a esta corriente, ha lanzado una colección ‘low-cost’, Think Up, por la que ha seleccionado más de 90 prendas de entre sus colecciones desde 9 euros. Mango se une a la moda low cost  “como reacción a la difícil situación económica que existe en la actualidad a nivel internacional", explican desde la compañía.
La diversificación de la oferta, las campañas publicitarias que permiten crearse una imagen reconocida, y la venta por Internet son otras de las vías para aumentar los ingresos.

Internacionalización    
El mercado exterior es otra de las vías de crecimiento de la franquicia española, y las de moda son las que cuentan con más establecimientos y cadenas en el mercado internacional. El 23% de las marcas españolas en el extranjero y el 35% de los establecimientos, son de moda. Y es que aunque aún lejos de países como Italia y Francia, España ocupa un importante lugar dentro del sector de la ropa para mujer en el mundo. Sus marcas llegan a Asia, Oriente Medio, Estados Unidos, Europa… conquistando nuevas ciudades día a día.
La moda femenina ha sido desde siempre un negocio atractivo, que atrae a emprendedores y clientes. Y hoy, lo sigue siendo. Las marcas españolas crecen en España y en el extranjero y nuevas cadenas internacionales se expanden dentro de nuestras fronteras. Las posibilidades de los emprendedores son también mayores. Con estas perspectivas, la franquicia es una firme candidata a triunfar en el mundo de la moda femenina.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com