Versión desktop Versión móvil

El negocio de la moda femenina

Franquicias & Negocios

La moda mujer es una de las actividades más atractivas de la franquicia

El mundo de la moda y todo lo que le envuelve mueve unas cifras de negocio realmente interesantes. Y las franquicias de moda mujer tienen algo que decir en este mercado. Son unas  50 marcas las que operan en la moda femenina en franquicia, firmas que generaron en 2007 unas ventas de unos 1.111 millones de euros.

El pasado año, cada español gastó en moda una media de 621 euros, según datos de TNS World Panel. En los meses de enero y febrero de 2008, el gasto en ropa ha sido de 4.888 millones de euros (127 euros de media por persona).
Del total de la facturación de sector textil en España (en 2007 el sector facturó 19.584,34 millones de euros), el mayor porcentaje responde a las ventas de ropa.
Las cadenas especializadas en moda crecieron el primer trimestre de este año un 5,6%, representando un 31% del total del mercado. Y dentro de este segmento, la ropa femenina es la que se lleva el número uno en ventas.

Las ventajas
La moda es una de las actividades que más emprendedores atrae en la franquicia, en especial la moda mujer. Y es precisamente el sistema de franquicias el que permite entrar en este sector con todas las ventajas de una marca ya organizada y con un nombre conocido.  Son cada vez más los diseñadores y grandes marcas que optan por expandir su empresa a través de franquicias. Los grandes ven este sistema como la mejor y más rápida manera de llegar a toda la geografía nacional e internacional. “Supone una reducción importantísima en los costes del producto (…).  Un dinero que antes pagaba a intermediarios, ahora hace posible mejores tiendas, mejor servicio y lo que es más importante para el consumidor final, mucho mejor precio”, explica Roberto Verino, diseñador y presidente de Roberto Verino S.A.  Pero este sistema no es sólo interesante para las centrales franquiciadoras. “La franquicia ofrece, de entrada, seguridad a ambas partes. Y la rentabilidad es directamente y proporcional al compromiso tomado”, explica Andrea F. Dotti, responsable de expansión de L’Officina della Moda para España.
 
El poder de la marca
Los emprendedores que se unen a una franquicia consiguen operar con una marca reconocida por el público desde el primer momento, con lo que las ventas se ponen a funcionar desde el día uno. La experiencia y el know how que aporta la marca hace mucho más fácil entrar en el sector de manos de un concepto competitivo desde el inicio. “Se consigue tener un concepto de negocio rentable probado en el mercado, reduciendo así el riesgo que conlleva iniciar en solitario una actividad comercial”, explica Javier Mendaza, responsable de Administración de Camille Camisas. “Es una garantía de gestión y rentabilidad”, añade Roberto Verino. 

Trabajar sin riesgos
Otra de las ventajas más importantes que aportan las franquicias de moda mujer es lo referente a las colecciones. Las centrales facilitan a toda su red un número determinado de colecciones anuales, probadas en sus tiendas propias. El franquiciado no tiene que dedicarse a escoger las prendas, buscar proveedores o surtido, sin saber si funcionarán o no. De esto se encarga la cadena, que proporciona colecciones, muchas veces propias, con la calidad asegurada y testadas de manera exitosa en el mercado.

Venta en depósito
El sistema de venta en depósito es otra de las grandes ventajas del sistema de franquicia. Gracias a este sistema de venta, a final de temporada no existen riesgos: lo que no se vende se devuelve a la central, sin suponer pérdidas para el franquiciado. “Gracias al sistema de género en depósito no se acumula stock. El franquiciado, al final de la temporada, devuelve el stock que le sobra, no arriesgando nunca en compra”, explica Sergio Díaz, director general de Golo Golo.

Las claves
Es muy importante diferenciarse de la competencia y hay determinados aspectos que, según los profesionales del sector, son básicos para conseguir esa diferenciación. Tener una imagen conocida y respetada (valor de marca) y un producto competitivo, que tenga una buena relación calidad-precio, son algunos factores esenciales. 
Que las colecciones sean exclusivas, diferenciadas de las de la competencia es también un aspecto valorado por las clientas. Para lograr la fidelización se tiene que mantener las colecciones renovadas y las tiendas bien surtidas. Además, es básico ofrecer un trato exquisito a los clientes con un personal formado y preparado.

Conclusiones
Por una media de 92.000 euros de inversión es posible entrar en el sector de la moda mujer de manos de la experiencia de alguna de las más de 50 marcas que existen en este sector en franquicia. Vestir al público femenino se convierte en un negocio atractivo, en el que la rentabilidad se convierte en el principal aliado.

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com