Versión desktop Versión móvil

¿Es posible?

Financiación para emprendedores

Redacción Infofranquicias

La financiación de un nuevo negocio es uno de los aspectos que más preocupan al emprendedor. El primer paso es plantearse cuáles son las necesidades y las vías para obtener dinero: ¿Cuánto dinero necesito? ¿Cuánto puedo conseguir? ¿A qué fuentes puedo acudir?

¿Cuánto dinero necesito realmente?

La primera cuestión es importante. Debemos saber realizar una estimación del importe que nos va a hacer falta para acometer el proyecto. Al tratarse de una franquicia, el franquiciador debe ayudarnos a realizar esta estimación, usando su mejor experiencia para reconocer qué partidas hay que llevar a cabo y de qué nivel de inversión es cada una.


Que nos ayude, no significa que no debamos intentar hacer nosotros la mejor estimación que podamos y que creamos además que es realista. A la hora de realizar las previsiones conviene tener en cuenta que los ingresos suelen tardar más en llegar y que los costes llegan antes.
A la hora de calcular el montante total que necesitamos se deben considerar tanto los inmovilizados que se deben adquirir de entrada como el capital circulante que vamos a tener que financiar.

Un aspecto que también deberíamos analizar es cuándo vamos a necesitar el dinero. ¿Lo necesitamos todo de entrada?, ¿podemos hacer una financiación por tramos?, ¿se puede diferir alguna partida?

Lista de partidas a calcular:

  • Activo Circulante y capital circulante: Tesorería, Stocks y clientes. Son aquellas partidas que suponen la gasolina del negocio. Según el nivel de actividad que tengamos subirán o bajarán. Al aumentar las ventas, aumentan las necesidades financieras del circulante. Se suelen financiar, en parte, con las famosas pólizas.
  • Activos Fijos y fondos permanentes: Son aquellas inversiones en infraestructura fija que necesitamos para llevar a cabo el negocio como las instalaciones, las máquinas y demás activos que se usen a largo plazo y que están sujetos a amortización. Estos tipos de activos se suelen financiar con fondos más a largo plazo por su propia naturaleza productiva.
  • Gastos de constitución: No debemos olvidarnos de todas aquellas partidas que vamos a tener que acometer para iniciar el negocio. Son gastos que no son propios de la operación diaria pero si que incurren la primera vez que se arranca el negocio. Dentro de esta categoría nos encontramos partidas como el canon de entrada, el coste de la formación inicial de una franquicia, los impuestos iniciales de consitución, los costes de constitución de la sociedad que vehícule la inversión, etc.


¿Cuánto dinero puedo conseguir?

Debemos aclarar cuánto podemos llegar a conseguir. Para ello deberemos conocer de cuánto capital propio líquido podemos destinar al proyecto y con qué bienes podemos avalar un crédito para pedir financiación bancaria.

El conocimiento de cuánto podemos tener realmente nos marcará a qué tipo de proyectos podemos aspirar.


¿A qué fuentes puedo acudir?

Fuentes de capital:
El capital son los recursos propios y permanentes de la empresa. Son fondos que no deben devolver a quien los aporta. El capital es el propietario de los beneficios que generará el negocio.
Existen vías para  conseguir capital de terceros como los Business Angels y empresas de Capital Riesgo o Venture Capital.

Las vías típicas son:

  • Friends and familiy (amigos y familia:): Muchos emprendedores comienzan con sus propios ahorros y el de las personas más cercanas a él. En ocasiones otros emprendedores cercanos pueden ver positivamente la colaboración en entrar en otro proyecto. El compromiso financiero del emprendedor y su entorno es la primera señal de confianza para el resto de inversores.
  • Business Angels: Se trata de pequeños inversores privados que entran en proyectos de inversión. A veces lo hacen de manera particular, pero es común que lo hagan en grupos de varios inversores. Se trata de inversiones pequeñas que rondan de los 20.000 € a los 200.000 € por inversor. Se buscan proyectos con potencial de crecimiento, de beneficio y la confianza en el equipo directivo.
  • Las redes de inversores privados o Business Angels: La función de estas redes es presentar y seleccionar nuevos proyectos a sus inversores afiliados, facilitando el proceso de inversión y la canalización de recursos financieros en forma de capital y toma de participaciones en esas empresas.  Estos inversores invierten en proyectos reciuén nacidos, jóvenes, start ups con necesidad de financiación. Además de aportar fondos financieros, este tipo de inversores, llamados también business angels, aportan un gran valor añadido a las empresas en las que invierten: experiencia, compromiso, contactos…


Redes de Inversores Privados:

 

  • Venture Capitalists o Capital Riesgo: Son inversores profesionales que buscan proyectos consolidades que estén en fase de expansión y necesitan capital para crecer. Suelen ser inversiones a partir de 3 millones de euros que buscan salir de la participación en un plazo de 3 a 5 años, con rentabilidades altas, superiores al 20% anual. Inveready Seed Capital: www.inveready.com Ysios Biofund I: www.ysioscapital.com
  • Fuentes de crédito: Las Instituciones finacieras se dedican a prestar recursos para proyectos con una buena capacidad de devolución de los préstamos. Los bancos tienen la obligación de mirar por los depósitos que sus clientes les han prestado, por eso, buscan minimizar el riesgo de los préstamos que otorgan valorando el riesgo caso a caso.
  • La Financiación Bancaria. A la hora de dirigirse al banco para pedir un crédito, los responsables en la materia recomiendan decisión y convencimiento.
    Los elementos que buscan los bancos para valorar el riesgo de un proyecto son:
  1. Buena gestión
  2. Buena estructura financiera el proyecto (relación capital propio – deuda bancaria). No es sensato montar un negocio con excesivo nivel de deuda sobre capital (apalancamiento).
  3. Implicación en el proyecto del emprendedor: financiero y humano
  4. Plan de negocios consistente, riguroso y detallado. Con diferentes escenarios según la posible evolución.

Con un buen Business Plan bajo el brazo, lo mejor es contactar con los bancos y buscar información y asesoramiento sobre el procedimiento a seguir: productos, plazos, tipos de interés… Algunas entidades bancarias cuentan con departamentos específicos para franquicias.

Es habitual, en los proyectos de nuevo lanzamiento en el que no existe un historial sobre la sociedad que solicitará el crédito, que el banco pida garantías y avales sobre el importe prestado.

También ocurre, en ocasiones, que el banco vé reducido su valoración de riesgo al tratarse de una franquicia que ya se ha demostrado viable en muchos otros casos.

  • Los créditos Ico: El Instituto de Crédito Oficial dispone de diversas Líneas de Mediación cuyo objetivo es impulsar y apoyar las inversiones productivas de las empresas españolas, promover los proyectos de autónomos y pymes y facilitar el acceso al crédito a ciudadanos y familias. Las Líneas de Mediación ICO le ofrecen préstamos con largos plazos de amortización, tipos de interés preferencial y sencilla tramitación a través de los principales bancos y cajas implantados en España. Las Entidades de Crédito se encargarán de analizar los proyectos y aprobar la concesión de los préstamos. Las Líneas de Financiación ICO están destinadas a una amplia variedad de clientes y de actividades: autónomos, pymes, empresas, particulares y entidades públicas. www.icodirecto.es/webcomercial/portal/
  • Las Sociedades de Garantía Recíproca. Otra de las posibles vías financieras son las Sociedades de Garantía Recíproca. Se trata de entidades financieras sin ánimo de lucro y ámbito de actuación específico (por autonomías o, en menor medida, sectores) cuyo objeto principal es procurar el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas y mejorar, en general, sus condiciones de financiación a través de la prestación de avales ante bancos y cajas de ahorros, entre otros. Se beneficia de ello la PYME, pues es avalada ante la entidad de crédito y se beneficia ésta, pues invierte sin riesgo –la SGR responde, como avalista, en caso de fallida–, aportando, además, el valor añadido del estudio y seguimiento de la viabilidad de la operación por la SGR.

Como consecuencia de la minimización del riesgo gracias al aval SGR, el banco o caja presta una financiación a tipos bajos y plazo largo mediante convenios o líneas de crédito con las SGR. A cambio de la garantía recibida, la PYME, por su parte, tiene la obligación de adquirir una cuota social de la SGR, que pasa a formar parte de sus recursos propios.
 

Visite nuestros portales internacionales de franquicias en: Franquicias Colombia Franquicias México Franquicias Argentina
© Infofranquicias - 2016
Diseño web disgrafic.com