Siete aperturas en los tres próximos años

La franquicia El Templo del Masaje crece en el sector de la estética

Redacción Infofranquicias | 15/11/2013 | 9:49

La franquicia El Templo del Masaje crece en el sector de la estética

Para convertirte en franquiciado de esta cadena no se requiere experiencia previa en el sector.

El Templo del Masaje, franquicia de centros especializados en masajes terapéuticos y relajantes y tratamientos estéticos, abrirá siete nuevos centros en los próximos tres años.

La empresa, creada por tres jóvenes emprendedoras, quiere consolidar su presencia en la Comunidad de Madrid, donde ya cuenta con tres locales, y empezar su expansión con las dos Castillas. “Creemos que es una excelente oportunidad para empezar en un negocio probado con una marca sólida y en crecimiento. Nosotros como Templo del Masaje queremos seguir en esta línea de crecimiento y aportar a los franquiciados nuestra experiencia para seguir mejorando juntos”, explica Marina Assir, directora de expansión.

El Templo del Masaje ha incrementado en un 15% la facturación de sus locales y sus responsables proyectan un futuro muy positivo: “Los datos económicos globales muestran claramente que el sector ha salido beneficiado de la situación actual, ya que la demanda de servicios viene creciendo de una manera constante en los últimos años, independientemente de la tendencia general. Por eso creemos que es una excelente oportunidad para emprender en un negocio probado con una marca sólida y en crecimiento”, afirma Marina Assir, que además apunta que “estamos abiertos a todo tipo de personas emprendedoras que tengan ilusión e interés por el sector. No es imprescindible una experiencia previa aunque por supuesto siempre da una ventaja”.

Desde la Central de la empresa estiman una facturación media por establecimiento de 230.000 euros durante el primer año, mientras que el retorno de la inversión se realiza entre los 24 y los 36 primeros meses. Y es que el sector de la belleza y estética ha tenido una evolución positiva en los últimos años.