Una buena oportunidad para entrar a formar parte en una red de franquicias

Invertir en reventas de franquicias

Florenci Gallart, responsable de expansión

Invertir en reventas de franquicias

Si estás pensando en invertir en una franquicia y tienes claro el sector, considera también la posibilidad de adquirir un negocio que ya funciona. Hay franquiciados que, por motivos diversos, quieren desinvertir. Puede ser una buena oportunidad para entrar a formar parte en una red de franquicias.

Un negocio que ya funciona puede ser una buena opción. Analízala. Contarás con un personal formado, una base de clientes, un histórico, un flujo de caja, un local... Los beneficios de una reventa parecen claros.

Si consideras la compra de una franquicia en traspaso dispondrás de unas variables ya dadas que deberás valorar. Analiza cuáles son ventajosas y cuáles no: local (situación, superficie, alquiler…), detalle de las inversiones, de los stocks, intangibles, nivel de formación del personal y sus costes, evolución de las ventas, de los márgenes, calidad de los proveedores y perfil de clientes, y las cuentas de explotación que aquí serán las reales y no estarán basadas en estimaciones o previsiones futuras, al tratarse de un negocio que ya funciona. Está claro que podrás obtener más fácilmente tus conclusiones sobre si te conviene o no invertir en el negocio.

Si bien los beneficios están a la vista, también es importante saber que no podemos bajar la guardia al considerar este tipo de inversión. Todas las reglas que se aplican normalmente a la compra de una nueva franquicia son igualmente aplicables a la compra de una franquicia en funcionamiento que se traspasa.

Estas son solo algunas de las áreas clave que necesitas conocer para decidirte:

  • ¿Qué motivos mueven al franquiciado para desinvertir en la actividad?
  • ¿Qué opinión tiene la central sobre el punto de venta?
  • ¿Somos el perfil adecuado que se busca para formar parte de la franquicia?
  • ¿Disponemos de toda la información necesaria sobre el negocio? Si observamos o intuimos falta de transparencia, ¡mal síntoma!, mejor no continuar con la negociación por mucho que nos guste la franquicia.
  • Analizar el precio de venta: ¿es el adecuado?, ¿en qué nos basamos?, ¿el periodo de retorno es el esperado/razonable?, ¿las condiciones negociadas tienen en cuenta todos los elementos, equipos, stocks...?
  • ¿Qué responsabilidades y riesgos asumimos? ¿Y en el apartado de personal?
  • Investigar a fondo tanto el modelo de franquicia como las relaciones con la central. Además de las consultas habituales, tratemos de hablar con el mayor número de franquiciados posible para obtener sus puntos de vista. Sabremos mucho más sobre la salud del negocio y su potencial.
  • ¿Cómo está estructurada la venta? ¿Compramos acciones o activos?
  • El arrendamiento del local, ¿cómo me afectará en su clausulado?, ¿habrá incremento de rentas?
  • Revisemos el contrato de franquicia y veamos si el traspaso genera o no unos costes añadidos. ¿Qué exigencias y protocolos establece la central en estos casos?
  • ¿Tenemos los recursos suficientes? Seamos prudentes y añadamos al capital necesario para la compra unos fondos llamémosles de seguridad. En principio siempre será más fácil obtener recursos vía financiación bancaria en un negocio que tiene un historial y es rentable.
  • Estudiar toda la documentación económica y contractual con especialistas de nuestra confianza. Nos saldrá mucho más barato.

Siempre habrá más puntos a considerar para la compra de una reventa de franquicias, pero si los datos analizados nos convencen, es una excelente opción para entrar a formar parte de una red de franquicias sabiendo de antemano lo que generaremos desde el primer día en el negocio.